La polémica del día giró en torno a los Pitufos camaradas

Por: Leonel García

Actualidad

13/02/2017 15:07

La polémica del día giró en torno a los Pitufos camaradas

ECOS

La oposición reaccionó. Primaria retrucó que no es un texto oficial. La editorial subrayó que es objetivo. Y Twitter se hizo un picnic.

El libro de 150 páginas, publicado en 2015 por editorial Índice, titulado “Uy – Siglo XX” y pensado para alumnos de sexto año de Primaria, comienza en la página 115 el capítulo sobre Revolución Rusa, hablando de la situación en ese inmenso país durante el zarismo. En la 116 introduce las nociones sobre el marxismo. En la 117 acaba comparando a una sociedad comunista con Los Pitufos. Y ahí ardió Troya.

Los políticos de la oposición pusieron el grito en el cielo. El Consejo de Educación Inicial y Primaria (CEIP) aclaró que ese no es el texto oficial para la educación pública. Uno de sus consejeros, Héctor Florit, aseguró que fue una comparación “desafortunada”. La directora de Índice, Adriana Fernández, dijo que esa relación fue “sacada de contexto”, que es un trabajo “objetivo” y que buscaba “explicar un tema difícil” a niños de sexto de escuela. Y las redes sociales se hicieron un picnic.

También para la risa se tomó el tema el dirigente comunista Jorge Bermúdez, secretario general de la Federación Uruguaya de la Salud (FUS): “Yo estoy más para Asterix”.

"Quizá te ayude el siguiente ejemplo para acercarte a la idea de sociedad comunista. ¿Conoces a Los Pitufos? Son una comunidad que vive en una aldea. Todos tienen acceso a la vivienda. Nadie pasa hambre. El pozo de agua es para uso colectivo, no es de nadie y es de todos. Todos tienen obligaciones con la comunidad, por ejemplo el ocuparse de aquello que saben hacer, Pitufo cocinero cocinará, Pitufo carpintero arreglará lo que se rompa, y así cada uno de la comunidad aporta con su trabajo y recibe del trabajo de los demás. El comunismo podría ser una situación similar a esa", señala el texto, cuyo valor en plaza es de 700 pesos (según pudo averiguar ECOS en Bookshop), encima de una ilustración de las criaturas azules creadas por el dibujante belga Pierre Culliford, “Peyo”, en su aldea de hongos, Pitufilandia.

Explicaciones


“Vamos a pedirle explicaciones a (la) Ministra (de) Educación. Capáz que por la metáfora, dice que es una mezcla de Reina Reyes con Rosa de Luxemburgo”, tuiteó el diputado nacionalista Pablo Iturralde a última hora del domingo. Refería a los recientes comentarios de la ministra de Educación, María Julia Muñoz, que había comparado al presidente del Consejo Directivo Central (Codicen), Wilson Netto, con José Pedro Varela.

También por Twitter, Iturralde había subido el polémico fragmento de ese texto junto con el comentario “Sin comentarios. Me lo mandó un amigo”. Más que comentar, enseguida anunció que iba a “cursar (un) pedido de informes para empezar”.

Esa iniciativa fue apoyada por la también diputada blanca Graciela Bianchi y por el líder del Herrerismo, el senador Luis Lacalle Pou. Este a su vez tuiteó que iba a llamar a comisión a las autoridades del Ministerio de Educación Pública.

Esto último fue retrucado, también por Twitter, por el diputado del Frente Amplio Sebastián Sabini: “El libro en cuestión (pitufos comunistas) no lo usa ni recomienda el Consejo de Primaria, superficial e irresponsable Lacalle Pou”.

Efectivamente, el consejero del CEIP Héctor Florit le dijo a ECOS que el libro "Uy - Siglo XX" no es el texto utilizado para sexto de escuela en los centros de enseñanza públicos.
Consejero Héctor Florit.
Consejero Héctor Florit.

El jerarca recordó que "desde hace siete u ocho años" que se distribuye en las escuelas públicas el mismo texto de Ciencias Sociales para los alumnos de sexto año.

"Este (Uy-Siglo XX) es un libro de una editorial privada, que supongo que se querrá vender a (instituciones) privadas", afirmó Florit. "Prácticamente, desconozco a ese texto. Solo vi un debate que se armó y vi una comparación desafortunada", subrayó, en alusión a la relación entre la sociedad comunista y los Pitufos.

Florit dijo a ECOS que el CEIP no puede decirle a los centros de enseñanza privada cuáles libros puede usar y cuáles no. “Eso colide con la libertad de enseñanza”, expresó. Lo que sí puede hacer la autoridad educativa es una inspección a través del Departamento de Educación Privada “si existiera algún tipo de denuncia” sobre las actitudes de los docentes o el cumplimiento del programa. “Pero no existe nada parecido a la censura previa”, expresó.

Objetivo


Adriana Fernández, directora de Índice, lamentó que se enfatizara un párrafo “totalmente fuera de contexto” del texto. “Hay dos páginas anteriores que casualmente no se mencionan. Esto comienza con la Revolución Rusa, luego explicamos qué es el marxismo, siempre de forma muy objetiva. Y luego, ahí sí, para ayudar a entender esto, porque es difícil hablar de marxismo a niños de esa edad, está esa forma de explicar el comunismo, que es algo que está en el programa. Y el libro sigue el programa de Primaria”.

Si bien subrayó que el CEIP no tiene a “Uy – Siglo XX” como texto oficial, “lo más importante es que los libros se vendan en librerías, para que los docentes tengan la libertar de comprar los textos con los que quieren trabajar en clase”.
Para ella, toda esta polémica es un tema “político”: “Yo no soy del Frente Amplio, yo no he votado al Frente Amplio. Lo que a mí me interesa es la información objetiva”, le dijo a ECOS.

La autora, Silvana Pera, ya había sido parte de una polémica similar. Según recordó este lunes El País, en su versión digital, ella había sido coautora junto a Leonor Berna y Pablo Langone del libro “Historia económica y social del Uruguay (1870-2000)”, un texto pensado para sexto de liceo donde se calificaba al neoliberalismo como una “escuela de pensamiento económico” para la cual “no son prioridades” ni la justicia, ni la libertad, ni la igualdad, y fue aplicado aquí tanto por la dictadura militar como por los gobiernos colorados y blancos que les sucedieron. El trabajo incluso puso en duda la condición de “democráticos” de estos últimos.

A su vez, ese portal publicó un artículo del suplemento Radar, del diario argentino Página/12, sobre el ensayo "El libro azul: Análisis crítico y político de la sociedad de los Pitufos", que relacionaba a la estructura social de estas criaturas con el estalinismo (una versión del comunismo muy alejada a la descrita en “Uy – Siglo XX”) y el nazismo.

A Jorge Bermúdez, principal dirigente de la FUS y miembro del Secretariado Ejecutivo del PIT-CNT, le da risa esa comparación. Integrante del Partido Comunista del Uruguay (PCU), le dijo a ECOS que prefiere a Asterix antes que a los Pitufos. “Yo creo que sería una buena parodia para carnaval. Gargamel sería un buen Rasputín”.

El tema en las redes