Galería I Barrio Sur y Palermo vibraron al ritmo del candombe

Actualidad

10/02/2017 06:52

Comparsa La Carpintera Roh

Comparsa "MQL"

EFE

La comparsa Nimba desfila en la primera jornada de las Llamadas.

EFE

La comuna destinó 170 mil dólares para mejorar la infraestructura por donde desfilaron las comparsas en el primer día de las LLamadas.

Los barrios Sur y Palermo de Montevideo vibraron al ritmo del candombe con el tradicional desfile de Llamadas, que volcó a miles de uruguayos y turistas a las calles.

En las Llamadas, la marcha culmen del carnaval, las comparsas de negros y lubolos rinden su homenaje al rey Momo y evocan las costumbres de los negros que vivieron la época colonial, cuando solían reunirse con un par de tambores y recorrer las calles del barrio Sur y Palermo.

La esencia del evento sigue intacta, aunque se ha vuelto más profesional y son 40 las comparsas que desfilan durante los dos días en los que se extiende el desfile.

Estas agrupaciones se preparan durante todo el año para brillar en las Llamadas, donde las cuerdas de tambores, vedettes, bailarinas, escoberos, gramilleros y mamas viejas cumplen un rol fundamental.

Mientras transcurrió el desfile, un jurado compuesto por doce personas evaluó los diferentes aspectos de la propuesta, que van desde el desplazamiento y la expresión corporal, la sincronización de la cuerda de tambores y la representación de los personajes típicos, como los gramilleros, escoberos y mamas viejas.

Estos tres últimos evocan al médico o curandero africano de la época colonial, el ministro de las naciones africanas en el candombe y la dignidad de las mujeres negras, respectivamente.

Al cabo de los dos días de desfile, las mejores 20 comparsas clasificarán directamente a la edición del año siguiente, mientras que las demás deberán pasar una prueba de admisión para poder participar del concurso en 2018.

Asimismo, las mejores calificadas recibirán premios que van desde los 153.000 pesos uruguayos (unos 5.300 dólares), hasta los 74.000 pesos uruguayos (unos 2.500 dólares).

Por otra parte, la Intendencia de Montevideo (IM) destinó recursos de la comuna para repavimentar las diez calles por las que transcurre el desfile, que además fueron pintadas de blanco para resaltar los colores de las comparsas y sus vestuarios.

Gerardo Reyes, director de Eventos de la IM, aseguró que este año la comuna "apostó a una mejora de este gran evento", en el que desfilan, en cada una de las dos jornadas, tres mil personas.

Consultado sobre la decisión de pintar de blanco la calle Isla de Flores, Reyes explicó que se trató de una decisión que buscó "potenciar todos los colores" que presentan las diferentes comparsas y así mejorar la estética del espectáculo.

Asimismo, señaló que se mejoró la iluminación y se implementó un registro electrónico de todos los integrantes de las comparsas.

Según indicó Reyes, la comuna capitalina invirtió 170.000 dólares en mejoras de infraestructura.

"Esta es la cuna del candombe, por acá desfilan las comparsas habiendo Llamadas o no. Por lo tanto, son cosas que se van a usar todo el año", aseguró Reyes en relación a las diferentes cuerdas de tambores y conjuntos que todos los fines de semana llenan las calles de los barrios Sur y Palermo de música y baile.

La primera edición oficial de este desfile se realizó en febrero de 1956.

La primera etapa del desfile, que contó con la participación de 18 comparsas, se completará este viernes, cuando las 22 agrupaciones restantes continúen con la fiesta.