Sunca prepara año lleno de movilizaciones por "recortes" en licencias

Actualidad

6/02/2017 18:30

Sunca prepara año lleno de movilizaciones por "recortes" en licencias

MEC.GUB.UY

El gremio no acepta la modificación al cálculo de licencias al sector de la construcción y anuncia paro.

El Sindicato Único de la Construcción y Anexos (Sunca) advierte de un 2017 lleno de movilizaciones si el Banco de Previsión Social (BPS) aprueba, como ya ha dicho que haría, modificar el cálculo de los días de licencia en el sector.

Para este miércoles 8, día en que votará esa modificación, calificada de “equilibrada” por el BPS y de “absurda” por el Sunca, el gremio de la construcción tiene previsto un paro nacional parcial de 9 a 13 horas. Si bien habrá movilizaciones en todo el país, el gremio prevé concentraciones en Montevideo, Canelones y San José frente a las sedes del Banco.

“Nosotros vamos a tomar un plan de movilizaciones de acá a que se cambie esta resolución. Puede ser todo 2017, pero también 2018 y 2019. En principio, vamos a implementar medidas de acá a octubre. No vamos a aceptar un recorte de esta naturaleza. Vamos a ver qué medidas se pueden instrumentar, recorridas, asambleas en los barrios, jornadas de sensibilización, seminarios en el Parlamento”, dijo a ECOS Oscar Andrade, secretario general del Sunca. Paros de mayor magnitud que los del miércoles están muy lejos de estar descartados.

Desfasaje

Analizando los balances 2014 y 2015, el BPS concluyó que tuvo pérdidas estimadas en 300 millones de pesos en el cálculo de las licencias del sector de la construcción. En marzo de este año se presentará el balance 2016, que se asegura estará en la misma tónica.

En cualquier otra actividad, es el empresario el que paga al trabajador por concepto de salario vacacional, aguinaldo y licencia. En el sector de la construcción, en cambio, por ley es el BPS que recibe por este concepto de los empleadores y le termina pagando a los obreros.
En principio, vamos a implementar medidas de acá a octubre. No vamos a aceptar un recorte de esta naturaleza.

Al analizarse el balance 2014, el BPS percibió por primera vez un desfasaje negativo entre lo que recibían y lo que abonaban por este concepto. “No se había dado hasta entonces la situación que no se cubriera. Por eso, se estuvo trabajando durante buena parte del año 2015 y 2016, y se llegó a la conclusión que había inconsistencias en la forma de cálculo tanto en la parte del aporte como en el de los pagos”, le dijo a ECOS Heber Galli, presidente del organismo.

De ahí que el BPS instrumentó un incremento de los aportes empresariales de 0,6 puntos porcentuales, de 28% a 28,6% por concepto de licencia por antigüedad. A su vez, también buscó una fórmula que eliminara las “distorsiones” a la hora de pagar a los obreros.

“Son ajustes mínimos”, señaló Galli, indicando que ahora para generar 20 días de licencia el obrero deberá haber trabajado siete jornadas más que ahora, de 216 a 223.

Recortes

Aquí es donde el Sunca se pone de punta, subrayando lo “inexplicable” de esta modificación, a la que no duda en calificar de “recorte”, cuando si se considera el periodo que va de 2002 a 2015 el balance es superavitario. “De esos 14 años, en 12 fue más el aporte que han hecho los empresario que lo que el BPS ha tenido que pagar”, afirmó Andrade.

Ese superávit, precisó el dirigente gremial es 2.465.801.193 pesos, “unos 86 millones de dólares. Aun considerando los dos años de déficit. Por eso decimos que es inexplicable”.

Según el gremio, esta modificación haría que se recorten entre el 8,6% y el 9,5% de los jornales de licencia, “entre 160 y 170 mil”.

Andrade precisó que como promedio, un obrero de la construcción genera
7,6 jornales de licencia al año. “Eso pasa porque trabajás tres meses, otro tanto estás desocupado, arrancás de nuevo… Con esta propuesta, pasarías a generar seis y fracción; se afecta a un sector que tiene enormes dificultades para alcanzar los veinte días de licencia anual”, expresó.

El secretario general del Sunca señala que el 17% de los obreros llega a los veinte días de licencia. “Con esta propuesta inaceptable pasarán a ser el 13%”. Para él, se puede dar el caso “máximo del ridículo” que “recorten la licencia y el vacacional y que 2016, que aún no está cerrado, haya dado superávit”.

Galli admitió que considerando todo este período, el balance no es deficitario. “Pero si bien ha habido históricamente números positivos, esto no se lleva como una cuenta. Todavía el Estado no ha tenido que poner plata pero, justamente, en esto no tiene que poner plata porque es una carga salarial. Y si sigue dando déficit, un día se va a agotar”. Paralelamente, el jerarca da por seguro que 2016 también será deficitario, lo que agravará la situación.

Contrapuestos

“Lo del déficit es falso”, subrayó Andrade, señalando que al no haber habido instancias de negociación, prácticamente se han sentido obligados a la movilización. Según el dirigente gremial, esta medida iba a ser votada por el directorio del BPS a fines de diciembre, lo que finalmente fue postergado a instancias del PIT-CNT. “Iban a votar entre gallos y medianoche, en plena licencia de la construcción, sin aceptar un argumento nuestro, eso no es negociar”.
El Estado en esto no tiene que poner plata porque es una carga salarial.

“El BPS planteó una fórmula equilibrada”, retrucó Galli, indicando que sí hubo negociaciones y que tanto los trabajadores como los empresarios estaban al tanto de esto desde mediados del año pasado.

“Los trabajadores tienen derecho a tomar las medidas que crean convenientes, pero las arcas del BPS no pueden estar destinando recursos a algo que no es otra cosa que lo que cualquier empleador le paga a su empleado”, subrayó. Entre dos posturas en apariencia intransigentes, el próximo capítulo será el miércoles.