PIT-CNT: "Empresarios ponen al país en una lista negra"

Actualidad

31/01/2017 18:08

PIT-CNT: "Empresarios ponen al país en una lista negra"

PIT CNT

La central cargó contra las cámaras empresariales por haber retomado la demanda ante OIT. "No vamos a permitir que se reglamente la huelga".

El Secretariado Ejecutivo del PIT-CNT dedicó este martes su primera reunión del año a analizar los pasos a seguir luego que las cámaras empresariales resolvieran reactivar una demanda, en procura de modificar la Ley de Negociación Colectiva, ante la Organización Internacional de Trabajo.

La acción, que retoma una queja presentada en 2009, persigue el objetivo que se reglamente el derecho de huelga, en particular el instrumento de las ocupaciones de los lugares de trabajo.

Los empresarios también buscan que la negociación colectiva se limite a aspectos puntuales como la fijación de salarios mínimos, dejando el resto de las condiciones libradas a acuerdos bipartitos sin injerencia del gobierno.

“La decisión empresarial es equivocada y coloca al país en un lugar en el que no debe estar, en una lista negra de países observados por la violación de los derechos fundamentales de trabajadores”, dijo el presidente de la central, Fernando Pereira.

Se refería a la lista que el organismo confecciona con los países que no cumplen con la normativa mínima internacional, incluyendo los que permiten el trabajo infantil o esclavo.

El dirigente cuestionó que en su accionar los empresarios le generan al Uruguay una imagen negativa inmerecida.

El presidente del PIT consideró que no existen margen para acercar las posiciones antagónicas entre las cámaras y la central.

“Ellos plantean una negociación libre y voluntaria, como sucedía entre 1990 y 2005, cuando sólo en el 20% de los casos se lograban acuerdos. Hoy se logra el 90%”.

Pereira defendió la negociación colectiva como un instrumento de distribución del ingreso, con el que se logró que el salario real creciera 50% en la última década, y que llegó en los últimos años al sector rural y doméstico.

“¿Por qué querer modificar una ley tan buena?”, se preguntó.

El presidente del PIT defendió a su vez el derecho a ocupar los lugares de trabajo, al que la central obrera considera una extensión del derecho de huelga y que no es reconocido por los empresarios. “No vamos a permitir que se nos reglamente de esta forma”, sostuvo Pereira.

Para el dirigente sindical, el gran problema es que la propia normativa de la OIT al respecto es inaplicable.

Es que la recomendación del organismo es que la ocupación debe garantizar el derecho al trabajo a los que no se plieguen a la medida, y también a los patrones a seguir gestionando la empresa.

“¿Alguien piensa que eso es posible? No tiene sentido ni discutirlo”, afirmó. Si bien reconoció que algunas veces la medida “no se aplicó en la progresividad correcta”, sostuvo que se trata de una medida de aplicación muy menor en el ámbito sindical uruguayo.

“Vamos a defender nuestra postura ante la OIT”, aseguró Pereira.

Dilema prespuestal

Además, el Secretariado del PIT-CNT dejó en clara su postura con respecto a la Rendición de Cuentas que será discutida este año.

Para la central el Poder Ejecutivo debería negociar los incrementos salariales con los sindicatos públicos antes de definir el mensaje presupuestal.

“No es posible negociar un convenio en 15 días, como se hizo en 2015”, recordó.

Los profesores de Secundaria ya anunciaron que reclaman un salario de 30.000 pesos mensuales para una carga horaria de 20 horas semanales.

Pereira ratificó lo señalado a fines de diciembre por el Instituto Cuesta Duarte, en cuanto a que el gobierno se enfrenta este año a un “dilema” presupuestal.

“Con el crecimiento de la económica que está planteado no será posible llegar, por ejemplo, al 6% del PBI para la educación. Necesariamente, o se grava a los sectores que más tienen, o las prioridades quedarán por el camino”, sostuvo.

Inserción capilar

Con unos 420.000 afiliados cotizantes, el PIT-CNT comenzó a delinear este lunes un plan de expansión que, fuera de fábricas, empresas y lugares de trabajo, permita una mayor inserción de la central en la sociedad.

“Nos falta llegar a los barrios”, admitió Pereira.

La prioridad está dada en sectores con poca sindicalización, como los de los trabajadores rurales, domésticos o de sector de las nuevas tecnologías.

Parte del plan será fomentar el diálogo de los sindicatos con la iglesia, las cooperativas y los pequeños comerciantes.

Según el presidente, la acción “ensanchará la incidencia y la inserción capilar" de la central obrera en las pequeñas localidades.