Bonomi: 6 años ministro, 7 interpelaciones, 3 pedidos de censura

Por: Anabella Aparicio

Actualidad

6/12/2016 08:08

Bonomi: 6 años ministro, 7 interpelaciones, 3 pedidos de censura

Dep. Fotograf. Parlamento

Diputados vota este martes el octavo llamado a sala del ministro del Interior. Aquí se repasan las anteriores convocatorias.

El ministro del Interior Eduardo Bonomi afrontará su octava interpelación desde que asumió como secretario de Estado, el 1 de marzo del 2010, al mismo tiempo que José Mujica juraba la Presidencia de la República.

Es el ministro que cuenta con más convocatorias al Parlamento desde que el Frente Amplio asumió el poder, en 2005.

Siempre acompañado por su equipo de asesores, discursos redactados y cifras sobre rapiñas, homicidios u otros índices de seguridad, las críticas de la oposición no han podido con la mayoría parlamentaria del Frente Amplio, que siempre declaró satisfactorias las explicaciones del ministro en todas las oportunidades.

Cárceles, el primer tema

Llevaba apenas cuatro meses como ministro cuando tuvo que concurrir por primera vez al Parlamento a rendir cuentas.

El 8 de julio de 2010 a la madrugada, un cortocircuito dentro de la cuadra 2 de la Cárcel de Rocha, generó un incendio que terminó con 12 presos fallecidos.

Por este motivo, el diputado del Partido Nacional por Rocha, José Carlos Cardoso, lo convocó para que respondiendo unas 40 preguntas, explique cómo ocurrió este incidente y qué medidas se tomarían al respecto.

Fue el primer llamado a sala de la administración del presidente José Mujica, quien concurrió ese día para “saludar a un amigo”, en referencia al ministro.
Abril del 2012 fue uno de los meses más trágicos en la historia del sistema carcelario.

Durante casi 12 horas de sesión, la oposición responsabilizó al gobierno por la falta de inversión en el sistema penitenciario.

Bonomi dijo que el problema se arrastraba desde 1971 y que la izquierda hizo la mayor inversión para el sector en la historia del Uruguay. También indicó que esperarían los resultados de las investigaciones sobre el incendio para resolver las medidas sancionatorias a funcionarios.

En ese entonces, Cardoso empezó a mencionar la posibilidad de pedir la renuncia de Bonomi, expresión que poco después se convirtió en un reclamo constante de algunos sectores políticos.

La oposición consideró insuficientes las explicaciones del ministro. Pero finalmente el Legislativo las declaró “ampliamente satisfactorias”, con la mayoría parlamentaria del Frente Amplio.

Casi dos años después, abril del 2012 fue uno de los meses más trágicos en la historia del sistema carcelario.

El 20 de abril hubo un motín en el Comcar que terminó con los módulos 4 y 5 destruidos. El 21, murió el recluso Brasil Sastre y días después el policía Oseas Pintos, tras un enfrentamiento en el Penal de Libertad.

El Ministerio del Interior en coordinación con el sindicato policial, resolvió suspender las visitas días después y los efectivos trabajaron “de duelo” en ambos centros, sumándose a la medida la Cárcel de Mujeres.

Allí, el 30 de abril unas 70 presas destruyeron parte del piso tres con el objetivo de matar a un policía para vengar la muerte de Sastre.
Bonomi admitió que la cantidad de asesinatos en 2013 se debió al incremento de escenarios de violencia

Ante este panorama el 5 de junio del 2012 Bonomi volvió al banquillo, convocado nuevamente por Cardoso. Se reclamó la falta de respuestas sobre lo ocurrido en la cárcel de Rocha. Y solicitó información sobre los nuevos hechos.

En esta ocasión, el diputado fue por más y promovió el primer pedido de censura para Bonomi.

El Frente Amplio se valió de su mayoría parlamentaria, y por 49 en 67 legisladores, se consideraron “plenamente satisfactorias” las respuestas del ministro, quien enumeró la serie de cambios e inversiones instrumentadas y las previstas para los próximos años. Finalmente no prosperó la moción de censura.

Robos de verano

Un año después, el 7 de febrero del 2013, la Comisión Permanente recibió a Bonomi convocado por el diputado Colorado Fernando Amado. La denuncia de una agente policial por una presunta violación en Comcar en 2011, el aumento de homicidios y los robos en Maldonado fueron los temas centrales.

Entre ellos estuvo el denunciado por Lapo Elkann, de la familia italiana Agnelli, propietaria de Grupo Fiat, por un total de 3,5 millones de euros en joyas que eran de su novia Lady Goga Ashkenazi, y 25 mil euros en efectivo. A esto se sumó el robo a los empresarios argentinos Santiago Soldati y Alejandro Bulgheroni y a la joyería Brela.

Éste último fue el “único tema grande”, según Bonomi. Mientras, el robo de los europeos no fue denunciado a la justicia y nunca fue aclarado por falta de cooperación de los afectados. “Quizás pretendían cobrar un seguro”, dijo el ministro en su momento.

Amado también cuestionó que durante estos hechos ocurridos en enero, el ministro se tomó 32 días de licencia.

Bonomi acusó al legislador de querer generar alarma pública, pero admitió que la cantidad de asesinatos se debió al incremento de escenarios de violencia y confirmó que no hubo abuso sexual tal como denunció la funcionaria penitenciaria.

Con los votos del oficialismo, las respuestas del ministro fueron consideradas satisfactorias.
Bonomi y Fernández Huidobro rechazaron sacar militares a la calle al considerarlo poco serio

Sobre fin de año, el 14 de noviembre, el ministro del Interior fue de nuevo, acompañado. En esa ocasión fue interpelado junto a su par de Defensa, Eleuterio Fernández Huidobro. El convocante: el senador blanco Jorge Saravia.

La muerte de Sergio Lemos (19 años), baleado por un policía en Santa Catalina, fue el tema que despuntó un debate de al menos diez horas en el Parlamento, sobre la seguridad en el país.

La oposición criticó el accionar del gobierno en esta área. Saravia pidió a ambos ministros que creen una “nueva doctrina de seguridad” con la coordinación de sus carteras, que incluya la salida de militares a la calle.

Bonomi y Fernández Huidobro rechazaron la propuesta al considerarla poco seria y como una forma de militarizar el país.

El senador promovió el segundo pedido de censura contra el ministro del Interior, que no prosperó. Y con su mayoría parlamentaria, el Frente Amplio consideró satisfactorias las respuestas de ambos secretarios de Estado.

Segundo período

Bonomi vuelve a la Comisión Permanente el 11 de febrero del 2015. Esto ocurrió tras las elecciones presidenciales que en segunda vuelta dieron la victoria a Tabaré Vázquez como presidente de la República, y con ella, la continuidad como ministro del Interior.

El diputado blanco Pablo Iturralde pidió al ministro que brindara detalles sobre el robo al entonces jefe de Policía de Montevideo Mario Layera, ocurrido en noviembre del 2014 en Carrasco.

Tras ese episodio, Bonomi dijo en declaraciones a Radio Montecarlo que el hurto fue realizado por “gente a la que no le gustó el resultado electoral” de octubre, en el que el Frente Amplio obtuvo el 47,9% de los votos.
Bonomi dijo que denuncias en la Republicana fueron consecuencia de cambios en su estructura interna

Bonomi aclaró que con sus declaraciones no se refería a organizaciones políticas sino a personas “con alguna influencia”, que dieron sus opiniones al respecto.

La sesión fue pública por diez minutos y el resto se realizó de forma secreta. Allí el ministro leyó a los legisladores un informe de la Dirección Nacional de Policía sobre el robo.

Según informó el diario El Observador, Bonomi dijo que existe una red de corrupción en las dependencias policiales de Carrasco y Punta Gorda, que da información o seguridad a delincuentes para que roben en la zona.

Con la disconformidad de la oposición y la mayoría parlamentaria del Frente Amplio, se consideraron satisfactorias las explicaciones del ministro.

El período de interpelaciones 2016 también fue inaugurado por Bonomi en la Comisión Permanente.

El diputado nacionalista Pablo Abdala lo convocó para que brinde detalles sobre las investigaciones de denuncias por irregularidades en la Guardia Republicana y hacia el director nacional de esta dependencia, Robert Yroa, por agresiones. También pidió la renuncia de este jerarca policial.

Ese 4 de febrero se cuestionaron nuevamente las políticas de seguridad del gobierno, ante el aumento de homicidios y rapiñas.

Bonomi dijo que algunas denuncias en la Republicana fueron consecuencia de los cambios en la estructura interna de la fuerza, ya que hay personas que se resisten. Otras fueron derivadas a la Justicia y anunció el inicio de sumarios a efectivos que lo acusaron de corrupto en Facebook.

A su vez respaldó la gestión de Yroa y dijo que no sería removido. Un mes después, Yroa asumió como jefe de Policía de Colonia.
Este martes se votará una nueva interpelación convocada por Cardoso e Iturralde

Ante el cuestionamiento de la oposición por la diferencia entre las cifras del Observatorio sobre Violencia y Criminalidad del ministerio y las de la Fundación Propuestas (Fundapro), Bonomi anunció la creación de una nueva dependencia de la que participarán entidades como la Universidad del a República, el Poder Judicial y el Instituto Nacional de Estadísticas, para analizar los datos de seguridad.

Tras de siete horas de sesión, los votos del Frente Amplio permitieron que las declaraciones del ministro fueran consideradas satisfactorias.

La última

Por séptima vez, Bonomi y su equipo llegaron al Parlamento en la mañana del 27 de octubre para hablar sobre su gestión. Convocados por el senador colorado Pedro Bordaberry, el llamado surgió tras la notoriedad que tuvo el homicidio de Heriberto Prati en Carrasco Norte, tras enfrentarse a un ladrón. Asimismo, el senador criticó la baja tasa de esclarecimiento de delitos y el aumento de homicidios.

Bonomi informó que gracias a la implementación del nuevo sistema de patrullaje denominado Programa de Alta de Dedicación Operativa (PADO), hubo una baja del 3,1% en la cantidad de rapiñas registradas en abril y que por primera vez se registró una reducción de este índice. Y adelantó que continuará en esta tendencia.

El senador nacionalista Jorge Larrañaga, promovió una moción de censura contra el ministro, la tercera que se pide en su contra. Tuvo el apoyo de la oposición pero finalmente no prosperó.

Tras unas diez horas de interpelación, con los votos del Frente Amplio se declararon satisfactorias las explicaciones de Bonomi.

Este martes 6 de diciembre, la Cámara de Diputados votará una nueva interpelación al ministro del Interior. Esta vez, por primera vez serán dos los legisladores interpelantes: Germán Cardoso (Partido Colorado) y Pablo Iturralde (Partido Nacional).

En esta oportunidad, el tema será los incidentes registrados en las inmediaciones del estadio Centenario, que impidieron la realización del clásico entre Peñarol y Nacional. Los legisladores reclaman que tanto Interior como la Secretaría Nacional de Deportes “lideren el fin de la violencia en el fútbol: cueste lo que cueste y caiga quien caiga”, expresó Iturralde en su convocatoria.

El ministro del Interior cerrará el año con una nueva fecha para concurrir al Parlamento, seguramente para iniciar las interpelaciones que se realizarán en 2017.