Uruguayas hablan sus propias experiencias con la violencia de género

Actualidad

25/11/2016 14:24

Uruguayas hablan sus propias experiencias con la violencia de género
ECOS

Varias referentes hablan de vivencias y medidas urgentes a tomar en el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.

El viernes 25 de noviembre se celebra en todo el mundo el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.

En 2016, en Uruguay 20 mujeres fueron asesinadas por sus parejas o ex parejas. Y está registrada una denuncia por violencia doméstica cada 17 minutos.

Sin embargo, hay muchas expresiones de violencia contra la mujer que exceden la agresión física. Está la violencia psicológica y también la económica. De acuerdo con el portal MujerMujer, la brecha salarial intergéneros en Uruguay es del 26,3%.

ECOS contactó a distintas mujeres referentes en variadas áreas para formularle las siguientes preguntas.

1) ¿Cuándo fue la última vez que sufrió violencia por su condición de mujer?

2) ¿Qué medida urgente considera que debería implementar el gobierno para atacar la violencia contra las mujeres?

Aquí las respuestas, desde perspectivas de mujeres, desde vivencias de mujeres.

Teresa Herrera - Socióloga

1. Ayer, al pasar por una obra en construcción. ¡A pesar de mi edad!

2. Aprobar la ley integral de violencia de género y generaciones. ¿Qué esperan en el Parlamento? Desde abril está presentada.

Daisy Tourné – Senadora del Frente Amplio

1. Es muy frecuente que, si estamos manejando, nos manden a lavar los platos. Hace poquito me dijeron: “Vieja bruta, tarada, andá a lavar los platos”.

2. El gobierno no tiene todas las cartas sobre la mesa: ha hecho mucho mandando el proyecto integral del combate a la violencia contra las mujeres que estamos tratando en el Senado. Creo que los legisladores deberemos aprobar rápidamente este proyecto.

Alfonsina Maldonado – Jineta

1. Fue hace mucho, cuando fui adolescente. En esa etapa no te das cuenta que lastimás a nadie con lo que decís. Una de las cosas que me dijeron fue “manca de mierda”.

2. En hacer muchas campañas. Y en motivar a las mujeres a que no tengan miedo en hacer la denuncia. La mayoría de las mujeres tienen miedo, por ser aún más agredidas. Y que el gobierno les dé un respaldo, un refugio, la seguridad de que no va a ser atacada.

Alexandra Morgan - Gerente de Producción de Canal 12

1. Se nota en la calle, pero lentamente va cambiando. Recuerdo que un tipo me dijo de todo en el tránsito, con esa cara de “sos mujer, por favor”, ahí por los Cuernos de Batlle. Quedamos muy ventana a ventana: “Mire lo que son las cosas: a usted Dios le dio talento para manejar y un mal auto, a mi un mejor auto y poco talento”. Y bajó la guardia.

2. La atención y el cuidado, ante una denuncia, debería ser inmediato. Y se debería erradicar por decreto, por ley suprema, esa presunción social de “algo habrá hecho”.

Luciana Acuña - Actriz, comediante

1. Creo que en la profesión, el hecho de ser mujer era complicado. Ahora cambió pero antes… Y en la calle no solo es un tema verbal, a veces también es una mirada. Me ha pasado siempre y a todas las mujeres también. Y me molesta, por supuesto. Ya es una falta de respeto. Te sentís violentada.

2. Ahora hay una campaña de MujerMujer que habla de la diferencia de salarios entre la mujer y el hombre. De cada 1.000 que gana el hombre, la mujer es 737. Por lo menos, tendría que tomar eso como punto de partido.

Liliana Enciso - Actriz

1. Cuando te dicen las groserías que te dicen en la calle. “Te chupo toda”... Todavía pasa y mucho. O que salgas de noche y te empiecen a seguir, que no tengas libertad para caminar. ¡Acá tenés que tener un encontronazo con ese tipo para que te dejen de molestar!

2. Creo que hay que tomar medidas inmediatas para sacar a la persona que sufre violencia doméstica del medio en que está. Y que no sea un delito excarcelable para el agresor.

Jana Rodríguez Hertz - Docente universitaria e investigadora

1. Por ser mujer, la violencia psicológica es bastante difícil de ver. Yo sé que recibo comentarios violentos por mis comentarios en las redes sociales que a un hombre no le harían. “Que esa mujer se calle”, ha sido alguno de los mensajes que he recibido cuando estaba en La Tertulia. Y a mis compañeros no les escriben: “Que ese hombre se calle”.

2. No sé si hay, pero sería bueno que exista un lugar de acogida a la mujer que denuncia. Porque si sufre violencia intrafamiliar y tiene que salir de eso, no puede. ¿Adónde llamar? ¿Adónde ir? ¿Se sabe quién nos protege? Porque vos precisás, de un día para otro, irte. Pero la principal batalla no la tiene que dar el gobierno, es cultural.

Daiana Abracinskas - Periodista

1. Tuve episodios de violencia en el ámbito laboral. Hace dos años se produjo una discusión con un compañero de trabajo que tenía la misoginia a flor de piel. Prácticamente me dijeron que yo no tenía que opinar y esa respuesta fue basada por mi condición de mujer.

2. Creo que el gobierno está tomando medidas equivocadas. No concuerdo con el proyecto de la ley integral contra la violencia basada en el género. Me parece que todo pasa por la educación y por el cambio de cabeza. Se debería reforzar el sistema de educación, tanto en la escuelas como en los hogares.

Graciela Bianchi - Diputada del Partido Nacional

1. Nunca, el que lo intentó se encontró con una persona de mucho carácter. Lo que sí me ocurre es cuando voy manejando porque los hombres se creen que manejan mejor y la mujer es desvalorizada en ese ámbito. La sociedad uruguaya tiene rasgos machistas.

2. Lo primero es darle recursos a la justicia, hay seis juzgados de violencia doméstica y no dan abasto. Debería haber por lo menos veinte juzgados en Montevideo. A su vez, el Ministerio de Desarrollo Social debería construir una red de refugios que albergaran a las mujeres que sufren violencia de género y deben irse de sus casas. Otro de los puntos esenciales es que el gobierno las ayude a que accedan al mercado laboral, ya que todos sabemos que uno de los inconvenientes cuando se separan es el tema económico, ya que mucha de ellas son dependientes económicamente del hombre.

Mercedes Vigil - Escritora

1. Soy una bendecida por Dios al no haber sido jamás victima de ningún tipo de violencia, pero como todas las integrantes de la que llamo “generación bisagra” diariamente percibo el germen de ese temible flagelo. Ese germen a veces se presenta en forma de subestimación, de una excesiva actitud de “protección asfixiante”, de un menosprecio solapado en nuestras opiniones en ámbitos grupales. Esto llega a su máxima expresión a la hora de ver los recibos de sueldo.

2. Como medida urgente y que reclamo desde hace años es la suba y acumulación de penas como se hace, por ejemplo, en Estados Unidos. Con ese sistema, Pablo Goncalvez, poseedor de una psicopatía incurable, estaría preso de por vida porque la pena se multiplicaría por tres. Como política de largo aliento creo que gobiernos, organizaciones privadas y la sociedad civil deben usar la educación como la mejor herramienta para su erradicación.

Andrea Vila - Modelo y conductora

1. No recuerdo la última vez, pero sí me paso que cuando viví en Argentina de querer presentar mi material a un productor, me invitó a dormir con él con total naturalidad y sin filtros. Para él, esa era la manera en la cual una mujer se ganaba un lugar en la TV. Estaba muy equivocado...

2. La violencia doméstica es el segundo delito más denunciado en Uruguay. Cada trece días en Uruguay, una mujer es asesinada en un caso de violencia doméstica. Cada 17 minutos hay una denuncia por violencia doméstica. Creo que esto responde tu pregunta. Las medidas deben ser urgentes en educación y comunicación masiva a aquellas mujeres que no saben o no pueden manejar esta situación. Que no tienen las herramientas o educación para hacerlo. Hay que darles respaldo y seguridad de forma inmediata.