El dilema del sistema político uruguayo ante las elecciones en EEUU

Por: Fabian Cambiaso

Actualidad

5/11/2016 16:32

El dilema del sistema político uruguayo ante las elecciones en EEUU

Twitter

Con dos opciones "muy pobres" el rechazo hacia Donald Trump genera entre los políticos uruguayos una resignada simpatía hacia Clinton.

El próximo martes, de una forma u otra, todo el mundo pondrá sus ojos en el resultado de las elecciones en Estados Unidos. Más allá de ideologías, la influencia y el peso político, económico y cultural de ese país hacen inevitable que la definición presidencial tenga un impacto superlativo a nivel global.

En el sistema político uruguayo se mira con expectativa lo que pueda ocurrir entre Hillary Clinton y Donald Trump, y el efecto de la definición en los intereses locales. La expectativa está dada concretamente en cuál de los dos será el menos malo para la región y el mundo. En ese sentido, el rechazo hacia el candidato republicano provoca cierta simpatía por la candidata demócrata.

Muy pobres

“Nunca ví opciones tan pobres para dirigir un país tan importante. Clinton y Trump están bastante lejos de la capacidad necesaria para ejercer como presidentes”, dijo a ECOS el expresidente Luis Alberto Lacalle.

Esta es una elección especial, sostuvo, teniendo que en cuenta que los dos candidatos parecen competir por quién se muestra más proteccionista.

“El interés desde aquí siempre es lograr una mayor apertura comercial, pero nos encontramos que los dos, y Clinton detrás de Trump, pugnan por ver quien cierra más el mercado”.

En ese sentido marcó que el magnate no es el clásico republicano como sí lo eran los Bush, y no se siente llamado por las históricas líneas aperturistas de ese partido.

“La verdad es que constituyen una gran pobreza de opciones. Espero que las consecuencias sean lo menos dañosas posibles para el resto del mundo”, dijo.

En una postura similar, se mostró el senador y exmandatario José Mujica, en una entrevista con CNN. "El problema no es Trump, el problema es lo que hay atrás de Trump, el peso social que representa eso, que puede ser que pierda, pero no está solucionado el problema”.

Explicó ese fenómeno en función de la disconformidad de sectores de clase media, rodeados de incertidumbre y miedo sobre su futuro económico, y qué “compró” el discurso de responsabilizar de todo a los inmigrantes.

Este viernes, y desde Roma Mujica, ahondó en sus opiniones. “La imagen de Trump es tan grotesca que uno siente hasta una suave afinidad por la señora Clinton, que es una mujer bastante conservadora”

Peligro para el mundo

“Lo que está en juego el martes es la propia concepción de la democracia”, aseguró el senador y presidente del Partido Independiente, Pablo Mieres.

El legislador se mostró más afín al triunfo de Clinton, en función de la tradicional postura progresista del partido demócrata.

Es por eso, dijo, que la elección del martes cobra una particular relevancia. “Trump representa un gran riesgo para el mundo por su xenofobia, su desprecio a la tolerancia y por lo que representa en cuanto a un manejo abusivo del poder. Es la peor opción desde todos los puntos de vista “.

El ex vicecanciller, Roberto Conde, apuntó que no habrá ningún cambio relevante hacia el continente según cuál sea el resultado de la elección. “Quizá haya un nuevo tipo de relacionamiento con Argentina y Brasil, dado el nuevo signo de los gobiernos en esos países”.

Según Conde, la histórica política de Washington hacia el mundo permanecerá inalterada.

“Clinton es la candidata del 'establishment' y asegura el supuesto rol de su país de gendarme de la democracia y la civilización”.

La interrogante con Trump, dijo, pasa por su postura comercial extremadamente proteccionista. “Si gana tendrá que alinearse, incluso en cuanto a las políticas migratorias. Me inclino a pensar que el establishment hará todo lo imposible para que triunfe Clinton”.

Para el presidente de la Comisión de Relaciones Internacionales del Frente Amplio, José Bayardi, lo que llama más la atención de todo el proceso es el nivel de respaldo con el que llega al día electoral un candidato como Donald Trump.

“Si bien en términos históricos los republicanos han sido conservadores, en este caso esta postura se ha radicalizado y eso es muy preocupante”.

Bayardi atribuyó el éxito de Trump a que supo capitalizar las preocupaciones de gran parte de los estadounidenses en cuanto a empleo y seguridad, atribuyéndole a los latinos y a los musulmanes las causas de la crisis.

“Obviamente hubiera preferido a Bernie Sanders, pero entre las opciones que están planteadas me inclino por Clinton, que ha mostrado ser más previsible”

De todas formas dijo no esperar grandes cambios gane uno u otro al recordar que ese país gran parte de las decisiones no pasan por el gobierno sino por grandes corporaciones que limitan las decisiones de un presidente. “Por más bien intencionado que esté”.

Dijo que tampoco es viable pensar en un cambio en la histórica política hacia América Latina. “Estados Unidos ha tenido una relación equivocada con América Latina en los últimos 200 años, privilegiando la imposición de sus posturas por sobre un vínculo constructivo y de buena vecindad”.

Una mujer como símbolo

La senadora socialista Mónica Xavier dijo esperar un triunfo de Clinton. “El hecho que la primera potencia mundial pase a estar gobernado por una mujer no deja ser fuertemente simbólico”, expresó.

Fuera de eso, dijo no esperar mayores cambios si es electa.”Basta ver lo que fue la administración de su esposo”. Se mostró sorprendida por el respaldo popular que ha cosechado un hombre como Trump.

Su colega nacionalista Verónica Alonso dijo que “hasta por una cuestión de género me resulta más simpática Hillary Clinton".

“Ha sido una campaña bastante inusual, teniendo en cuenta que uno de los candidatos no es políticamente correcto y lo que han sido algunas de sus expresiones hacia algunos colectivos,” dijo en referencia a Trump.

“Escuchar lo que dice me genera mucha inquietud”, expresó.

Según señaló, lo que genera Clinton son certezas. “Ha estado vinculada a la política desde siempre y no da grandes incertidumbres”.

Nocivos para el mundo

“Con franqueza, no deseo que gane ninguno”, dijo el diputado blanco Jaime Trobo. La razón es la tendencia negativa de ambos en cuanto a la apertura económica, lo que afectará seguramente a los países que, como Uruguay, necesiten de acuerdos comerciales.

Trobo marcó también el rompimiento de Trump con la tradicional postura aperturista de los republicanos.

“No tenemos una postura pero ciertamente un gobierno de Clinton podría ser más beneficioso que uno de Trump, que ha demostrado una gran animosidad hacia América Latina, dijo por su parte el diputado colorado Tabaré Viera.

Sostuvo que claramente para los intereses uruguayos sería mejor que ganara la candidata demócrata. “De todas formas el país no es de los más dependientes de Estados Unidos. No deja de ser un hecho importante pero no creo que el resultado pueda afectar demasiado”.

Para Viera lo alarmante de Trump es la defensa a ultranza que hace de los intereses de su país, aún a costa de sacrificar el relacionamiento con el resto del mundo.

“Ambos son nocivos para la la salud del mundo”, aseguró por su parte el diputado socialista Roberto Chiazzaro. “Honestamente, no tienen diferencias entre ellos”.

Las distancias entre Clinton y Trump son más ficticias que reales, aseguró. Gane uno u otro, dijo, EEUU se embarcará en una política de recuperación de su influencia política y militar global.