Coronavirus en Uruguay
1309

Confirmados

37

Fallecidos

1065

Recuperados

Coronavirus en el mundo
19.065.273

Confirmados

713.911

Fallecidos

12.203.812

Recuperados

Editorial:Un presupuesto post pandemia
Ver editoriales anteriores
Lluvias y temperaturas por encima de lo normal para los próximos meses /// Argentina pide aplazar elecciones en el BID y mantiene a Béliz /// Saqueos y tiroteos en Chicago dejan a más de 100 personas arrestadas /// EEUU registra 97.000 niños contagiados de Covid-19 en solo dos semanas /// Maxi López fichó por el Sambenedettese del uruguayo Paolo Montero
Actualidad

30/10/2016 06:00

El diálogo social afronta el desafío de cambiar el ADN de la educación

Por: Fabian Cambiaso

Sectores sociales, religiosos y empresariales respondieron con propuestas a la convocatoria del gobierno en un tema clave para el futuro.

El diálogo social afronta el desafío de cambiar el ADN de la educación

MEC

“Cambiar el ADN de la educación implica los cambios en el proceso de enseñanza y aprendizaje, pero también supone contemplar las transformaciones en la sociedad, el país y el mundo”, afirmó la ministra María Julia Muñoz al participar, semanas atrás, en una de las instancias más concurridas del Diálogo Social, referida a la educación.

El tema generó la presentación de más de 200 propuestas por parte de unas 600 instituciones participantes.

“El diálogo prospectivo es mucho más importante en el momento actual que lo que podría ser hace cuarenta o cincuenta años”, sostuvo Muñoz en momentos en que la gestión educativa genera críticas desde todos los sectores. "Por eso considero al Diálogo Social como una herramienta insoslayable para pensar el futuro del país en términos de educación".

El área está constituida en la Mesa 3 del Diálogo, vinculada al objetivo de “garantizar una enseñanza inclusiva, equitativa y de calidad y promover oportunidades de aprendizaje durante la vida de todos”.

Hasta el momento la discusión giró en torno a la primera infancia, la formación docente y el sistema educativo de cara a 2030.

Cambiar lo que se enseña

Algunas instituciones ya sistematizaron sus planteos. La Universidad Católica del Uruguay presentó una propuesta para la creación de un marco curricular común en la educación básica.

La institución sostiene que los actuales planes de estudios se caracterizan por su acento en los contenidos, con un largo listado de temas a enseñar, muchas veces sin jerarquización.

“No tienen orientación clara a un perfil de estudiante, tendiente al desarrollo de las capacidades necesarias para la ciudadanía responsable y para que los sujetos puedan operar activa y eficazmente en el mundo. Tampoco especifican mínimos en los aprendizajes esperados”, subrayó.

Otra dificultad que se resalta en los currículos actuales es la falta de continuidad y coordinación. “Cada subsistema se estructura sin una mirada general, sin tener en cuenta al aprendiz y su trayectoria”.

Por esta misma razón la UCU afirma que no hay una única visión de qué tipo de persona se espera que llegue a ser el estudiante, lo que contradice y dificulta la selección de contenidos.

“ Es así que es posible afirmar que nuestros currículos no responden a las necesidades educativas del país, a la finalidad del desarrollo de sujetos hábiles para operar el mundo sino que se apegan más a un estudiante que sabe repetir un conocimiento. El reto mayor de la educación actual es el de otorgar herramientas para que los sujetos se sientan hábiles para actuar frente a las contingencias, asuman responsabilidades para mejorar personalmente y en grupo”, dice el documento.

El trabajo bien hecho

La Universidad de Montevideo, en tanto, plantea la creación de un programa de innovación inclusiva para las instituciones universitarias.

“El objetivo es reinstalar el concepto del trabajo bien hecho y al mismo tiempo tener impacto social”, comienza diciendo la propuesta.

En concreto se propone lograr que la mayoría de los proyectos de las diferentes carreras estén vinculados a solucionar problemas de la sociedad uruguaya, aumentando los proyectos que, justamente, tengan un mayor efecto en la sociedad.

Apunta además a “recuperar los valores puros del Uruguay, hacer entender la cultura del trabajo y demostrar la importancia que tiene en la vida de una persona”.

También se plantea fomentar el concepto de mejora continua en la educación uruguaya, comenzando en las escuelas y liceos, y el pensamiento creativo e innovador en los alumnos de las escuelas públicas y privadas.

La propuesta incluye actividades de seguimiento y relevar información para así medir el cumplimiento de objetivos y encontrar oportunidades de mejora.

La idea es comenzar con las zonas más necesitadas, y luego cubrir todo el territorio uruguayo, focalizándose en la población de nivel socio económico bajo y medio bajo.

Algunos de los problemas existentes que se pretende solucionar son el aumento en la asistencia de alumnos de primaria, secundaria y universitarios, mejorar el suministro de agua potable, sensibilizar, desarrollar e implementar plan de alimentación saludable, mejorar las condiciones de vida y encontrar oportunidades de trabajo para los sectores más marginales de la sociedad.

“Creemos que este plan mejoraría la calidad de los recursos humanos del país y aumentaría su competitividad”, se asegura.

Sistema Integrado de Educación

La Iglesia Católica propone coordinar el trabajo que una decena de instituciones educativas instaladas en Casavalle hacen para mejorar la oferta de la zona de contexto más crítico de Montevideo.

La coordinación abarcaría al sector público, de modo de generar sinergias que permitan mejorar los resultados educativos y sociales del barrio.

La idea es apuntar a proyectos que complementen la oferta educativa actual y atiendan las necesidades de cada niño en todos los ámbitos.

Se plantea en ese sentido un abordaje individual, familiar e institucional, para lograr que en 2020 el 100% de los jóvenes de hasta 17 años esté integrado al sistema y que el 75% termine el ciclo de enseñanza media”.

Uno de los puntales de la propuesta es la ampliación de la enseñanza primaria y media de tiempo completo y el apoyo a los docentes para el trabajo en contexto crítico.

También se incluyen programas de acceso laboral de calidad para los jóvenes de la zona.

Otra propuesta vinculada a la Iglesia apunta a “centros educativos donde vivir y aprender”.

Elevada en conjunto con la Asociación Uruguaya de Educación Católica, se propone mejorar la gestión de escuelas y liceos. Para eso plantea avanzar en ciertas reformas institucionales y de organización.

Entre ellas una amplia capacidad de gestión tanto a nivel educativo como de recursos, privilegiando su asignación a los centros que reciben población de menores ingresos.

Se sugiere también fortalecer la gestión de los centros promoviendo el protagonismo de padres, alumnos y docentes.

La Iglesia va más allá y propone un Sistema Nacional Integrado de Educación, como articulador de los distintos subsistemas, con roles de rectoría y ejecución diferenciados, de forma que logre promover la mejora en la calidad educativa.

Se instalaría de ese modo un marco curricular básico abierto y flexible en función del alumno, a través de un sistema de gestión estatal y privada.

Empresas tutoras

La Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresa (ACDE) pretende evitar la deserción educativa por falta de motivación.

Su propuesta apunta a posibilitarle a los jóvenes una inserción laboral que constituya una experiencia de aprendizaje acompañado que permita el desarrollo de competencias y habilidades para el trabajo así como un proceso personal que fortalezca su capacidad para plantearse y sostener un proyecto de vida.

“Desde nuestra perspectiva, basada en el pensamiento social cristiano, el trabajo humano es clave esencial de toda la cuestión social, parte del sentido de la vida, camino de desarrollo humano y de realización personal y colectiva. Queremos propiciar que las empresas contribuyan, junto con otros actores, al desarrollo social, viabilizando el acceso a un trabajo digno para todos”, sostiene.

ACDE considera esencial en ese sentido una articulación entre empresas y centros educativos para facilitar el proceso de reinserción educativa, a partir de la motivación generada por el trabajo en propuestas que permitan visualizar cómo una mayor formación les abrirá nuevas y mejores oportunidades.

“El Estado debería respaldar a los programas que se desarrollen en las condiciones establecidas y en función de los resultados obtenidos mediante estímulos y beneficios que promuevan que estos se extiendan y no resulten sólo experiencias de carácter testimonial”.

Se propone entonces, tomando como punto de partida programas públicos y privados ya existentes, rediseñar un modelo que tenga posibilidades reales de expansión, sostenibilidad y efectividad conjugando el esfuerzo público y privado, apostando a que permitirá generar beneficios para todos los actores. Los mismos se explicitan en los objetivos y las condiciones a generar se detallan en la especificación de la propuesta.

Medir la eficiencia

La Cámara Nacional de Comercio y Servicios plantea por su parte una serie de “reformas” para mejorar la calidad de la educación.

El documento elevado por la gremial comienza marcando, en base a los resultados de las pruebas PISA y en función de las tasas de retorno educación- salario, que Uruguay sale “mal parado” en comparación internacional.

Por lo tanto para mejorar este aspecto de la competitividad es que se identifican reformas en tres áreas clave.

“Rendición de cuentas para medir la eficacia de la enseñanza, autonomía de los centros educativos en aspectos de personal y metodología de trabajo, y mejorar la posibilidad de elección.”

Liceo científico

El Programa de Ciencias Básicas propuso la creación de un liceo científico, a modo de estímulo para el aumento de las carreras tecnológicas.

El documento elevado a la Mesa sostiene que el aumento de ,los recursos humanos para estas áreas constituyen un factor importante para el desarrollo del país.

El nuevo centro educativo tendría una sede en Montevideo y otra en el interior, y se ofrecería en turno vespertino como complemento educativo a la currícula común, a cargo de investigadores y estudiantes de posgrado del programa, con propuestas acordadas con las autoridades.

Formato alternativo

El Centro Educativo Vaz Ferreira propone un “formato alternativo al hegemónico” para la Educación Inicial y Primaria.

“La crisis de la educación, tema recurrente hace muchas décadas, atraviesa todos los subsistemas de la estructura educativa y es en el nivel de la primera infancia donde más debe preocupar, ya que es en esta etapa de la vida de los individuos en que se “matrizan” las bases de su desarrollo futuro”, dice el documento.

Se considera que la separación de los niños en grupos de edades homogéneas, salones como espacios privilegiados, maestro de clase como referente más importante, currículo único impartido en su casi totalidad por el propio maestro, división de la jornada en tiempo de trabajo y tiempo de recreo, respondió a los requerimientos de la sociedad de fines del siglo XIX.


El formato alternativo al hegemónico que se promueve se está aplicando ya en diferentes centros Caif. Implica grupos conformados y utilización de salas en función de las actividades a realizar, un uso diferente de los tiempos educativos y un cambio en los tiempos docentes .
“Buscamos aportar al diálogo social un modelo educativo que contribuya a superar uno de los problemas más injustos que enfrentamos en la sociedad: la desigualdad de oportunidades, ofreciendo la mayor cantidad de opciones a través de las cuales el individuo puede encontrar su realización personal, apostando a una escuela más disfrutable que deje en los niños las mejores huellas para su desarrollo futuro”, sostiene el centro.