“Mi muerte será una victoria”

Actualidad

11/10/2016 12:47

“Mi muerte será una victoria”

El sirio Jihad Diyab escribió un poema en el que vaticina su propia muerte y se proclama mártir.

El refugiado, que realiza una prolongada huelga de hambre en reclamo de poder irse de Uruguay hacia otro país, habría entregado el poema a sus allegados en la mañana del lunes 10, poco antes de perder la conciencia debido a su ayuno.

“Mi muerte hará que mi nación sea escuchada.

Mi muerte será la vida de mi nación.

Mi muerte será el designio de Dios de que muera como mártir”, dice un pasaje de la poesía, publicada en español y en inglés en la página de Facebook “Vigilia por Jihad Diyab”.

El texto completo dice:

No estés triste por mí si me fui.

No estés triste si mi corazón se detiene repentinamente.

No estés triste si la sangre se congela en mis venas.

No estés triste si me fui de la vida.

No estoy solo y no soy sólo el hijo de mi familia,

pertenezco a cada doliente madre y padre que han perdido a sus hijos

debido a una injusticia.

Yo no sólo pertenezco a mi familia, a mis hermanos y hermanas,

sino que soy de cada hermano y hermana privados de sus hermanas o hermanos.

No pertenezco a la mujer que enviudó y sufrió por su marido

en la oscuridad de la cárcel, ni pertenezco el hijo y la hija huérfana cuyo padre sigue

vivo, esposado por la injusticia y la agresión.

Pero nací para cada padre y madre que perdieron a su hijo y para

los hermanos y hermanas que perdieron a su hermano.

Soy un símbolo para cada mujer que perdió a su compañero de vida injustamente y ha

sufrido la separación, la pobreza, la miseria y el desplazamiento y para cada hija e hijo

que perdió a su padre. Soy un símbolo para la comunidad que ha perdido a sus seres

queridos injustamente. He sufrido a causa de naciones que están muertas y mi muerte

va a revelar la falsedad de aquellos que levantan las banderas de humanidad, libertad y

justicia. Mi muerte va a dejarlos expuestos en su hipocresía.

Mi muerte hará que mi nación sea escuchada.

Mi muerte será la vida de mi nación.

Mi muerte será una victoria.

Mi muerte será el designio de Dios de que muera como mártir.

Mi muerte será para mostrar la realidad de mis hermanos que sufren, los

prisioneros de la injusticia y la tiranía.

Y el sufrimiento de los que salieron del cautiverio y fueron despojados

de su contacto con la humanidad. Y

sufren aún la injusticia y la opresión del primer carcelero y del segundo

carcelero, quienes le han negado la vida que esperaban con las personas que aman, sus

esposas y

sus niños.

Si muero es porque represento la razón y la causa de las

naciones que sufren.

No dejes que mi sangre haya sido en vano, no olvides mi nombre.

Yo soy la voz y el gemido de los hermanos que sufren.

Soy un grito de dolor de

Guantánamo.

Soy el gemido de dolor del exilio inhumano.

Yo soy la voz del sufrimiento, el dolor y la esperanza juntos.

La justicia de Dios, y en su Tribunal Supremo será donde me reuniré con mis oponentes.

No estoy solo, Dios está conmigo, y me trajo a este mundo porque mi causa no es una cuestión personal, es la causa de las naciones.

Así que por favor no estés triste, pero ora por mí por el perdón y la misericordia".

Jihad Ahmed Diyab