Coronavirus en Uruguay
789

Confirmados

22

Fallecidos

638

Recuperados

Coronavirus en el mundo
5.683.735

Confirmados

353.998

Fallecidos

2.401.252

Recuperados

Editorial:La otra cara del Mayo francés
Ver editoriales anteriores
El saqueo gasolinero en Venezuela /// ¿Cuántas toneladas de residuos se generan en Montevideo? /// Té: una historia de amor que resiste el paso del tiempo /// Revelan el ángulo del asteroide que pudo acabar con los dinosaurios /// Rania de Jordania y Melania Trump, un duelo estilístico
Actualidad

9/10/2016 19:21

Propuestas para combatir la inseguridad sobre la mesa

Por: Fabian Cambiaso

Escuelas de perdón y reconciliación, fútbol en la calle y grupos de vigilancia civil se plantearon como soluciones para la problemática.

Propuestas para combatir la inseguridad sobre la mesa

Presidencia

Con el horizonte puesto en cumplir en 2030 los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible planteados por Naciones Unidas, el presidente Tabaré Vázquez comenzó a reunir este año las diferentes mesas del "Diálogo Social", uno de los aspectos centrales incluidos en su programa de gobierno.

Entre los temas en discusión se destaca la seguridad, una de las principales preocupaciones de la sociedad y motivo recurrente de enfrentamiento con la oposición.

La convocatoria, concretada la semana pasada, llamaba a aportar soluciones a los principales problemas que visualizan las autoridades: violencia urbana, crimen organizado, narcotrafico, rapiñas, infracciones cometidas por menores de edad y conflictos en el espacio público.

Unas 80 organizaciones se inscribieron para participar de la mesa y elevar sus propuestas.

La "nueva Policía"

Algunas ya habían sido adelantadas previamente por sus propios autores como el Ejército y su planteo para otorgar formación a jóvenes que no estudien ni trabajen.

Otras organizaciones, tanto públicas como privadas, vienen haciendo lo mismo en estos días.

En un documento titulado “Aportes para la construcción de la nueva Policía”, la Dirección Nacional de Inteligencia Policial propone trabajar en la integración de la institución con la sociedad civil.

“La propuesta solucionaría los desencuentros existentes, la desconfianza y estigmatización mutuas. La confianza hacia la institución policial es un aspecto importante de la seguridad ciudadana, entre otros; por lo tanto este trabajo pretende contribuir a prevenir la deslegitimación policial y detener el avance de una cultura de la justicia por mano propia”.

En tanto, la Jefatura de Policía de Paysandú propuso presentar el trabajo que se viene realizando con la sociedad a través de las “Mesas de Convivencia y Seguridad Ciudadana”.

El proyecto apunta a acercar y articular con otros organismos y organizaciones públicas y privadas en busca de soluciones a la problemática. “Se considera de suma importancia el acercamiento con la sociedad, escuchar sus problemas, fijándose como meta la puesta en práctica de las mesas”.

Perdón y Reconciliación

Para el abordaje de los conflictos violentos que vive en forma cotidiana la sociedad, la organización Cáritas Uruguaya plantea el modelo de “Escuelas de Perdón y Reconciliación (Espere), creadas y desarrolladas en Colombia.

La propuesta tiene sus antecedentes en el trabajo que desde hace ocho años realiza esta institución junto a Kolping y El Chajá, en particular en la Cárcel de Las Rosas.

Está conformada por los “Talleres de Convivencia sin Violencia”, grupos de 15 a 30 personas que través de un proceso pedagógico reinterpretan un acontecimiento doloroso de su pasado, deconstruyen la imagen del enemigo-ofensor y generan nuevas narrativas para superar el dolor y los sentimientos de rencor, miedo y tristeza que provocan la venganza y paralizan el desarrollo individual y comunitario.

La propuesta apunta a “prevenir y evitar el ajuste de cuentas, factor principal del escalamiento de la violencia individual y colectiva, buscando superar la dialéctica del ojo por ojo”.

Un gol por la convivencia

Presentada por varios colectivos, la propuesta "Fútbol en la calle" tiene como prioridad mejorar la convivencia en los barrios y como objetivos secundarios construir relaciones de respeto, cooperación, confianza, tolerancia y fortalecer la integración social, incluyendo las de género y generaciones, el desarrollo personal y el sentido de pertenencia de los espacios públicos.

Se eligió el fútbol, dice el planteo, por la gran convocatoria popular que representa y donde se manifiestan con frecuencia situaciones de violencia. Los actores protagonistas son las y los adolescentes que muchas veces son estigmatizados o están en un lugar acusativo en la sociedad.

“Lo esencial y distintivo de este fútbol son las reglas y el espacio de integración social y convivencia que ofrece naturalmente a todas y todos los que participan llegados de los más diversos ámbitos de la sociedad”.

Las reglas son diferentes a las del fútbol tradicional. No hay jueces, es mixto, hay puntos por goles, por solidaridad, trabajo en equipo, honestidad y buenas jugadas.

Puede ganar un equipo que haya hecho menos goles que su rival, ya que la honestidad y el buen desempeño en el juego son fundamentales.

“Estas reglas y modalidad aportan a construir relaciones pacíficas de diálogo e integración. Previenen situaciones de violencia en el deporte y en las relaciones interpersonales”.

lLos militares y la educación en género

El Ministerio de Defensa elevó a la Mesa otra propuesta, a través de la Dirección General de Sanidad de las Fuerzas Armadas, que apunta a reducir las inequidades de género.

“Estas inequidades favorecen las vulnerabilidades tanto para hombres como para mujeres. En este entorno es importante mencionar que la población que integra las Fuerzas Armadas no resulta ajena a las características generales, si bien tiene algunas que la hacen más vulnerable”.

En ese sentido el documento señala que el 51% de sus efectivos vive bajo la línea de pobreza en zonas de alta marginación, con un dificultoso acceso a bienes básicos.

“Surge así la importancia y necesidad de incorporar la Educación en Derechos Humanos, Género y Generaciones, empoderamiento de la mujer y la niña, la Equidad de Género y Salud Sexual y Reproductiva, incluida la prevención de las ITS y el VIH, en los planes de estudio de las Escuelas, Institutos, y Cursos de Instrucción Militar”.

La formulación de un Programa de Educación de este tipo, resulta una Estrategia Preventiva dirigida inicialmente a los cadetes, alumnos de Institutos y Escuelas de formación militar y a los reclutas jóvenes que permitirá propiciar el cambio de conductas de riesgo a conductas saludables, incluida la prevención de la violencia de género, el empoderamiento de la mujer y la niña lo cual redundaría en beneficio no solo personal sino también en beneficio de sus parejas, familias y la comunidad, señala el documento.

Después del plebiscito

El Centro de Participación Popular propone analizar las “cuentas pendientes” luego del plebiscito de 2014 por la baja en la edad de imputabilidad, como forma de pensar de una manera diferente la relación entre adolescentes en conflicto con la ley, su desarrollo y reinserción social.

“Consideramos oportuno y urgente instalar integralmente la discusión acerca de los proyectos pedagógicos durante el cumplimiento de la medida de privación de la libertad, el apoyo en el proceso de reintegración social, el abordaje y el trabajo en red con la familia y los centros educativos, culturales y de salud, la capacitación de los operadores judiciales, sociales y policiales”, expresa la organización.

Repensar la educación en las cárceles

Bajo el lema “Ciudadanos privados de libertad hoy, ciudadanos activos del mañana”, fue elevada una propuesta por parte de la Unidad Penitenciaria de Punta de Rieles, que apunta resolver la dicotomía entre los que exigen medidas más severas en materia represiva y penal y los que promueven invertir en acciones de largo plazo, tendiendo a la rehabilitación de quienes cometen delitos y su inserción social”.

“Se trata de proponer para las Personas Privadas de Libertad (PPL) una educación en sus distintas modalidades, no formal, formal en todos sus niveles. Y pensar en un currículo que, sin que se aparte ni contradiga lo establecido para la educación del país, tenga un énfasis especial en todo lo relativo a derechos humanos que sea una constante transversal del todo”.

Para ello se propone fortalecer y repensar el sistema educativo en las unidades de internación para personas privadas de libertad .

Animadores de la Iglesia

La Iglesia Católica pone el foco en los “Espacios de formación para la ciudadanía”, en una de las varias propuestas que presentó ante el Diálogo Social.

“Apunta a contribuir a la recuperación del tejido social a través de la formación y el empoderamiento de animadores comunitarios que colaboren en la construcción de una mejor convivencia ciudadana.”

La propuesta pretende respaldar la labor que realizan diversas organizaciones en el territorio facilitando el acceso de vecinos de la zona que participan o están interesados en participar en programas comunitarios en estos espacios de formación, cuyos contenidos serán acordados previamente y adecuados a las necesidades y requerimientos locales.

Se propone trabajar sobre cuatro grandes áreas, respetando los intereses y diversidad de necesidades y expectativas en cada territorio. Estas son: educación intercultural, educación ética, derechos humanos, paz y desarrollo.

Para viabilizar su implementación se plantea la creación de un Fondo para la Promoción de la Ciudadanía Activa con aportes de recursos públicos, privados y trabajo voluntario, que potencie a través de espacios educativos el trabajo tendiente al fortalecimiento de la participación ciudadana y genere incentivos para multiplicar acciones en este sentido.

Otra organización socio-religiosa, la Escuela Científica Basilio, propone colaborar efectivamente desarrollando las tareas de fortalecimiento para cambiar modelos de educación en desuso, buenas costumbres y valores afectivos que se han distorsionado en la vida social.

“Consideramos imprescindible que las Orientaciones religiosas demostremos esta vez, sin doctrinas imperantes una auténtica integración que será imperioso para llevar adelante los cambios que la familia hoy necesita recuperar”.

Vecinos alerta

Un sistema preventivo que impida la actuación de la delincuencia o que le sirva a la Policía para actuar en simultáneo, es lo que promueve la organización civil El Ochógono, que pretende atacar la “insoportable inseguridad pública” que vive el Uruguay.

“Lograr que todos los ciudadanos honestos, nos unamos solidariamente para brindarnos mutuamente, una sincera y activa colaboración con el sistema que hay que crear. La propia naturaleza y complejidad del problema, ofrece la oportunidad de aprovecharla, para lograr un gran respaldo solidario y responsable de todos”.

Al respecto se plantean acciones que lleven a localizar a los delincuentes, en los lugares donde viven o se ocultan y no en el momento que éstos tengan la posibilidad de cometer sus delitos.

“Tienen que crearse y funcionar redes de entendimiento y colaboración, entre la Policía y todos los vecinos de cada lugar. Se debería crear una organización en todos los centros poblados, ciudades o pueblos, las que tendrían como centro cada una de ellas las comisarías existentes”, dice la propuesta.

Racismo y prevención

El Comité Central Israelita plantea, por su parte, educar para prevenir el racismo y la xenofobia.

“Es necesario incorporar a través de la educación formal e informal y las herramientas comunicacionales, los elementos necesarios para generar una cultura de condena a la discriminación basada en "motivos de nacionalidad, edad, sexo, orientación sexual, identidad y expresión de género, idioma, religión, identidad cultural, opiniones políticas o de cualquier otra naturaleza, origen social, posición socioeconómica, nivel de educación, condición migratoria, de refugiado, repatriado, apátrida o desplazado interno, discapacidad, característica genética, condición de salud mental o física, incluyendo infectocontagiosa, psíquica incapacitante o cualquier otra”.