Avanza plan para revitalizar la Ciudad Vieja a una escala humana

Por: Fabian Cambiaso

Actualidad

24/09/2016 07:00

Avanza plan para revitalizar la Ciudad Vieja a una escala humana

Intendencia de Montevideo

La recuperación de la calle Buenos Aires es parte de un proyecto a dos años destinado a hacer resurgir a la zona histórica de Montevideo.

Este lunes la Intendencia de Montevideo comenzará los trabajos de recuperación y ampliación de veredas junto a la repavimentación de la calle Buenos Aires.

Se trata de la primera gran etapa del “Plan de Revitalización de la Ciudad Vieja”, uno de los proyectos prioritarios de la actual gestión comunal, que implica una serie de obras y cambios que permita la resurrección del casco histórico de la capital "a escala humana".

Los trabajos en esa vía de salida hacia el Centro, que exhibe hoy un notorio deterioro, se extenderán por cuatro meses. Incluye la colocación de un nuevo sistema de señalización del transporte público.

La Intendencia plantea el plan de revitalización, que prevé estar finalizado a mediados de 2018 y cuyo costo se estimó en $ 130 millones, en cuatro ejes estratégicos: movilidad sostenible, accesibilidad universal, la concepción del espacio público como un lugar de encuentro y democratización, y una gestión integrada.

En ese sentido la comuna implementó por primera vez una metodología de trabajo que incluye en el diseño y la ejecución del plan a los vecinos, comerciantes y organizaciones de la zona.

Un punto focal será la reparación total de las veredas de la Ciudad Vieja, con la colocación de pavimento liso y continuo de hormigón que abarca 35.000 metros cuadrados. Todo el barrio pasará a ser accesible, al contar cada esquina con rampas.

Al final de la ejecución del plan, las angostas veredas deberán ganar ancho, para darle mayor seguridad al peatón.

Otro aspecto central será la readecuación vial y del circuito de transporte público del barrio, cuyo trazado actual es de hace 300 años y con dimensiones que no responden a las necesidades de movilidad actuales.

En ese sentido el programa prevé un circuito único de buses a través de toda la zona.

Se renovará gran parte del alumbrado con tecnología LED sostenido sobre lingas, realizando iluminaciones especiales en ciertos edificios patrimoniales como el Cabildo, la Iglesia Matriz, la Puerta de la Ciudadela o la Chimenea de Arteaga.

Un detalle llamativo del plan implica la creación del “Laboratorio de Montevideo”, pensado como un espacio de innovación de políticas públicas para la ciudad que será alojado en el edificio del Cabildo.

En ese sentido las Peatonales Sarandí y Pérez Castellanos junto a las plazas Zabala e Independencia tendrá conexión wi-fi gratuita para transeúntes y visitantes.

El plan pasa también por la renovación de gran parte del equipamiento urbano. Las señales de tránsito pasarán a estar amuradas sobre las fachadas. Se colocarán papeleras más adecuadas al nuevo ancho de las veredas. Se uniformizará el nomenclátor y se ubicarán “tótems informativos” en las paradas del transporte público.

El plan incluye intervenciones en diversas zonas emblemáticas del barrio.

Se ampliará el espacio peatonal en el perímetro de la Plaza Zabala, reduciendo por ende la zona de tránsito vehicular y de estacionamiento. Se instalará allí nueva iluminación para brindarle más espacio a la convivencia.

La Plaza Larocca, en las calles San José y Florida, verá la incorporación de jardines, juegos integradores, bancos, papeleras y luminarias. Allí será colocada un fotogalería destinada a los niños y adolescentes de la zona.

Por otra parte se recuperará la Plaza Gradín, en Cerrito y Guaraní, a través de una intervención integral.

En cuanto a la zona de la costa, el proyecto procurará revertir el proceso de degradación existente en el área comprendida por las calles Piedras, Rambla Monteverde y Rambla Francia hasta la calle Juan Lindolfo Cuestas, a través de la generación de nuevos espacios públicos y la promoción de viviendas, oficinas y estacionamientos.