Reclusos piden se valore por igual el trabajo y el estudio en cárceles

Actualidad

1/09/2016 12:41

Reclusos piden se valore por igual el trabajo y el estudio en cárceles

@sofipastorino90

Operadores penitenciarios creen que se debe definir cómo y para qué se quiere educar a los internos para mejorar formación.

“Hay que cambiar la cabecita”, y brindar los mismos beneficios a los presos que estudian que a los que trabajan. Este fue el planteo de Carlos Grassi, recluso de Punta de Rieles que representó a la Usina Cultural Matices, creada en dicho centro penitenciario

En el marco del Debate por Seguridad que se realiza hasta el viernes en Montevideo, por primera vez se integró a una persona privada de libertad en la mesa de exponentes. Allí planteó la visión que hay “del otro lado” en cuanto a los planes educativos y pedagógicos destinados a los presos.

Actualmente en el sistema carcelario los presos pueden realizar peculios, que son tareas de limpieza, cocina o mantenimiento, a cambio de un pago mensual y reducción de pena. Pero en el caso de quienes optan por terminar la escuela, el liceo o realizar cursos, la reducción de pena es menor.

Por lo tanto, Grassi considera necesario eliminar esta inequidad para generar un cambio en los presos, ya que de lo contrario optan por tareas de servicio “para mandarle plata a la familia y se quedan en eso”, criticó.
@debateseguridad/ Internos representaron obra de teatro luego de la mesa de debate.
@debateseguridad/ Internos representaron obra de teatro luego de la mesa de debate.

Mientras que “igualando los beneficios a las tareas, permite que cuando salgamos podamos generar otras redes y derivar en otras cosas que no sea comprarme un arma o salir a robar, u otras cosas”, expresó.

A su vez, consideran que es necesario “abrir los ojos y pensar, preguntarle al sujeto qué quiere con la educación”, para brindar la formación más adecuada.

Mientras él hablaba, unos cinco policías les sacaban las esposas a sus compañeros de la Usina, para interpretar la obra de teatro "El día después", en la que retrataron cómo encara su vida un preso al salir de la cárcel. Los miraron familiares, amigos, asistentes y los propios guardiacárceles.

“Tenemos que buscar una organización incompleta, no hacer inútiles”, dijo Luis Parodi, director de la Cárcel Punta de Rieles. De esta forma el jerarca resaltó que no se les debe dar “todo en la mano” a los internos sino enseñarles a valerse por sí mismos “como sujetos de derecho” dentro y fuera del centro. Y ese debe ser uno de los puntos que orienten las políticas educativas en los centros, aclaró.

“Que busquen la complementariedad afuera, porque si no es como en la familia, cuando a uno le hacen todo, cuando sale no hace nada por sí mismo y todos se enojan con él”, agregó.
Exponentes resaltaron necesidad de fijar condiciones claras para ingreso de propuestas

En este sentido, exponentes de la sociedad civil, Universidad de la República y Ministerio de Educación y Cultura, coincidieron en que es necesario enfocar los planes educativos al “mientras” la persona está recluida y no tanto al después. Ya que hoy se enfoca en esta última parte y se descuida el proceso en el que un interno intenta rehabilitarse.

Por otra parte se mencionó que falta pensar las condiciones que ofrece el sistema carcelario para el ingreso de proyectos educativos o artísticos. Ya que actualmente se logra abarcar a un pequeño grupo entre los más de 10.000 presos en todo el país.

Por lo tanto se considera necesario definir qué preparación necesitan los educadores que quieran presentar un proyecto, las metodologías a utilizar, pensar cómo esto ayuda a cambiar la vida de la persona y los mecanismos para ingresar una propuesta.

También remarcaron la importancia de que exista una articulación de las diferentes propuestas que permitan “la educación en un sentido amplio y no solo por los créditos estudiantiles”, manifestó Anahí Laroca, coordinadora del Ministerio de Educación y Cultura.