Figueredo acusado y defendido por abogados vinculados entre sí

Actualidad

30/06/2016 09:43

Figueredo acusado y defendido por abogados vinculados entre sí
El libro "Figueredo, a la sombra del poder", de Diego Muñoz y Emiliano Zecca, aporta sobre el tema una novedad inquietante: Figueredo es acusado por Della Valle y defendido por una abogada vinculada a él.

El libro "Figueredo, a la sombra del poder" sostiene que quienes acusan y defienden al expresidente de la AUF están relacionados.

L.H.

Eugenio Figueredo, expresidente de la AUF y Conmebol, se encuentra preso debido a una denuncia presentada en su contra en diciembre de 2013 por ocho clubes de primera división y por el sindicato de futbolistas profesionales de Uruguay.

La denuncia, que recurría a la Justicia por supuestas irregularidades en los contratos de televisión de las copas Libertadores y Sudamericana que Figueredo firmó como presidente de la Conmebol entre 2013 y 2014, fue redactada por el abogado Víctor Della Valle.

Un libro de reciente publicación, "Figueredo, a la sombra del poder", de los periodistas Diego Muñoz y Emiliano Zecca, aporta sobre el tema una novedad inquietante:
Figueredo es acusado por Della Valle y defendido por una abogada vinculada a él.
La defensora de Figueredo se llama Karen Pintos, una profesional que hasta ahora no era conocida públicamente. Según Muñoz y Zecca, Pintos “es una de las abogadas que trabaja con Della Valle”.
La defensora de Figueredo se llama Karen Pintos, una profesional que hasta ahora no era conocida públicamente. Según Muñoz y Zecca, Pintos “es una de las abogadas que trabaja con Della Valle”.

La defensora de Figueredo se llama Karen Pintos, una profesional que hasta ahora no era conocida públicamente. Según Muñoz y Zecca, Pintos “es una de las abogadas que trabaja con Della Valle”.

La información ya había sido publicada por la prensa, pero ambos abogados la habían desmentido. Sin embargo, Muñoz y Zecca en su libro aportan una prueba del trabajo conjunto de ambos profesionales.

“La realidad es que 20 días antes de que Figueredo fuera detenido, Della Valle y Pintos defendieron en conjunto a un ciudadano húngaro que enfrentó un pedido de extradición. Así lo demuestra una sentencia firmada por el juez letrado Marcos Seijas en Atlántida, el 31 de marzo de 2016”.

En el libro se reproduce dicha sentencia, en la cual, efectivamente, Della Valle y Pintos figuran como codefensores del ciudadano húngaro.

Según los autores del libro, que Figueredo sea acusado y defendido por abogados estrechamente relacionados entre sí es prueba de que “una parte y la otra pasaron a querer lo mismo”. Y lo mismo sería no perjudicar los intereses del empresario Francisco Casal.

Según los autores y aunque lo ha negado públicamente, en su testimonio ante la Justicia por este caso, Casal admitió estar vinculado y haber aportado elementos para la denuncia contra Figueredo.

En el libro, el fiscal Juan Gómez muestra cierta sorpresa ante un trato demasiado cercano entre abogados de la acusación y la defensa en este caso.

“He visto abogados de denunciados departir tranquilamente con quienes denunciaron, como el abogado de la Mutual, como la doctora que representaba a Figueredo... Entonces yo a veces pienso, ¿en dónde estoy? Si estos departen tan amablemente en la antesala del juzgado antes de entrar a las audiencias, puedo malpensar ‘me estarán cocinando alguna cosa’”.

Sin embargo, Gómez sostiene que su función no es cuestionar a los abogados y que Figueredo es “extremadamente inteligente” y puede elegir bien su defensa.

Consultado por ECOS, Muñoz, uno de los autores del libro, dijo que “la estrategia de Figueredo es tener cerca a la misma persona que lo denunció. Firmaron la paz. Es la misma estrategia de Casal, asegurarse que no quedará involucrado en la declaración. Clemencia para los vencidos, impunidad para los poderosos”.

Para Muñoz, la sentencia encontrada donde Della Valle y Pintos figuran como codefensores en un mismo caso, “demuestra que detrás de Karen Pintos está Víctor Della Valle y va más allá, porque deja claro el círculo Figueredo-Casal”.