Arismendi confirmó traslado "sin plazo" del Cachón; ciegos quedan en limbo

Por: Fabian Cambiaso

Actualidad

11/05/2016 19:29

Arismendi confirmó traslado "sin plazo" del Cachón; ciegos quedan en limbo
Mides. Ante la Comisión legislativa Arismendi fue clara: el traslado del Cachón “es una decisión tomada”. Fundamentó la medida en el objetivo de “potenciar y optimizar los recursos con los que cuenta el Estado”.

Unos 70 no videntes estarán sin atención por meses. El MIDES no definió cuando habilitará el Instituto Artigas. Fuertes cruces en Parlamento

“Los quiero mucho”. Ese fue todo el comentario que la ministra de Desarrollo Social, Marina Arismendi, hizo a la prensa al salir este miércoles de la Comisión de Derechos Humanos de Diputados. Arismendi fue convocada para fundamentar la decisión de trasladar la operativa del Centro Tiburcio Cachón –destinada a la rehabilitación de personas ciegas y con baja visión- al Instituto de Ciegos Artigas.

La decisión es fuertemente rechazada por los usuarios del centro, que aducen que el traslado implicará abandonar el lugar donde acostumbran hacer su proceso de rehabilitación e irse a otro sin las condiciones requeridas. La medida es objetada además por varias organizaciones sociales y motivó la presentación de un recurso de amparo ante el Tribunal de lo Contencioso administrativo. Un grupo de usuarios –todos invidentes - está ocupando desde hace dos semanas el Centro, en procura que el MIDES revea la decisión.

Pero ante la Comisión Arismendi fue clara: el traslado del Cachón “es una decisión tomada”. Fundamentó la medida en el objetivo de “potenciar y optimizar los recursos con los que cuenta el Estado”.

La ministra relativizó las molestias de los usuarios al afirmar que “es un tema que se viene conversando por lo menos desde hace un año". Incluso sostuvo que “se les puso a disposición una camioneta para el traslado entre el Cachón y el Artigas”.

La idea trasmitida por Arismendi es convertir al Artigas en un “polo de rehabilitación” de las personas ciegas y con baja visión. La ministra quiso trasmitir tranquilidad a los usuarios, en cuanto a que el traslado no será inminente, sino una vez estén finalizadas las obras de adecuación en el Artigas. Consultada por los legisladores, la ministra no dio un plazo. “El plazo es la terminación de las obras”, dijo, aunque para esto ni siquiera existe un cronograma definido.

Admitió que el “gran debe” pasa hoy por contar con recursos humanos debidamente formados para guiar el proceso de rehabilitación. “Consíganme técnicos. Si lo hacen, podemos empezar a funcionar”, les pidió a los legisladores opositores.

Las respuestas de Arismendi fueron consideradas insuficientes, “inhumanas e insensibles” por la oposición.

“La ministra no tiene nada planificado, salvo el traslado. Hay un vacío total en la planificación”, sostuvo la diputada nacionalista Gloria Rodríguez.

En diálogo con ECOS la legisladora objetó las justificaciones presentadas por Arismendi para el traslado y remarcó que al ser el Instituto Artigas patrimonio nacional, son muy pocas las modificaciones que se le podrán hacer. “No se trata se hacer las reformas que les vengan en gana”.

Ciegos desalojados

“Varias veces pude haber pedido el desalojo, y no lo hice”, destacó Arismendi al referirse al grupo de invidentes que ocupan el Centro Tiburcio Cachón. “Menos mal que no lo hizo”, le respondió Eduardo Rubio, diputado de Unidad Popular. “¿Se imagina a la Metropolitana entrando con caballos a apalear a un grupo de ciegos”?, le preguntó.

La contemplación de la ministra no alcanzó sin embargo a un grupo de usuarios que permanecían en la puerta de la Sala Rivera del Palacio Legislativo –donde sesionó la Comisión- para conocer de primera mano las respuestas de la jerarca. “O los sacan de acá o no entro”, disparó Arismendi.

Conducidos por personal de la Seguridad Legislativa, el grupo de ciegos y personas con baja visión fue conducido al Edificio Anexo, lejos de la ministra, para que aguardaran novedades.

Rodríguez señaló además que, si escasean técnicos en el Cachón, también faltarán en el Instituto Artigas, ya que muchos renunciaron y otros pidieron licencia en protesta por el traslado. Señaló además como “increíble” que se disponga el traslado para ubicar en el local del Cachón una dependencia del INAU destinada a menores huérfanos. “Dejamos algo que ya está hecho para ir a otro lugar que hay que reacondicionar”.

Para la diputada la gran preocupación hoy es qué va a pasar durante este lapso con las 70 personas que se atienden en el centro, que quedarán sin asistencia mientras se terminan las obras en el Artigas . Según su versión, Arismendi no dio respuestas a esta interrogante.

Es que el Artigas aún no está funcionando, mientras que el Tiburcio Cachón se encuentra desde hace meses virtualmente desmantelado, por lo que sus usuarios están hoy –y estarán por varios meses más– en un limbo, dijo.

Rodríguez afirmó que el “vacío total” en cuanto a la información aportada por la ministra merece que sea interpelada, para lo cual hará las consultas del caso con su sector y su líder, el senador Luis Lacalle Pou.

"Problema nuestro"

En la comisión salió a la luz la voluntad del Frente Amplio de convocar a los usuarios a una mesa de negociación en la sede de la coalición de izquierdas, con la presencia de la ministra y legisladores oficialistas, pero sin la oposición, lo que fue motivo de un fuerte cruce entre los legisladores.

“Nosotros somos el Gobierno, y este tema lo vamos a resolver nosotros”, aclaró el diputado Jorge Meroni (MPP).

La nacionalista Gloria Rodríguez lo acusó a su vez de “engañar” a los usuarios, al hacerles creer que irían a una negociación patrocinada por el Parlamento.