Damiani denunciado por presunto lavado de activos en ruta de dinero K

Por: Fabian Cambiaso
Publicado: 2/05/2016 18:37
Damiani denunciado por presunto lavado de activos en ruta de dinero K
Gustavo Rivera

La diputada argentina Graciela Ocaña vinculó a cinco bancos locales y al estudio de Juan Pedro Damiani en la operativa de lavado de dinero K

La legisladora pertenece a "Confianza Pública", un sector aliado al macrismo, y estuvo por unas horas en Montevideo para ampliar la denuncia que ella misma realizó en 2013 ante el Juzgado de Crimen Organizado estableciendo una "conexión uruguaya" en las presuntas maniobras de lavado de dinero que su país tienen contra la cuerdas a Lázaro Báez, sindicado como el "testafaferro" de Néstor y Cristina Kirchner.

Ocaña definió la instancia como "muy provechosa" y destacó la actitud de la jueza Adriana de los Santos como de la Fiscal María de los Angeles Camiño. 

La diputada porteña aportó en el Juzgado documentación de la Justicia argentina relativa a la causa que se le sigue a Lázaro Báez. Entre ellos el testimonio de Leonardo Fariña, el "valijero K" que, amparado en la figura del "arrepentido", está colaborando con la investigación. 

Entregó a Crimen Organizado además movimientos financieros por más de 15 millones de dólares realizados entre 2010 y 2013 desde y hacia Uruguay. 

Parte de estos movimientos fueron realizados a través de sociedades uruguayas y panameñas , que según la diputada salió entró, salió y volvió a ingresar varias veces a Uruguay y cuyo destino final fue una serie de cuentas en Lichtenstein y en Samoa. 

Ocaña informó que Decabial Uruguay SA, otra  de las empresas creadas para esta operativa, invirtió parte de ese dinero en el sector público. "Entiendo que hace un par de años realizó un puente para el Municipio de Montevideo", señaló. 

La legisladora porteña pidió que la Justicia uruguaya indague a los cinco bancos  locales a través de los cuales se realizaron estos movimientos. 

Destacó la decisión de embargar el campo "El Entrevero", comprado por Báez por más de 14 millones de dólares . "Nos parece que los argentinos debemos poder recuperar esos fondos". 

Ocaña apuntó en su declaración a un "círculo" de entrada y salida de Uruguay de los fondos ilícitos de Báez, enviados desde Argentina por operadores de Buenos Aires, que tenian su contraparte en Montevideo. 

En ese sentido fue explícita al señalar que "el estudio del Contador Juan Pedro Damiani siempre estuvo vinculado a la creación de sociedades offshore relacionadas con casos de corrupción e Argentina". Fue más allá y dijo que el profesional "es un viejo conocido. Siempre que en Argentina se investiga algún caso de corrupción, casualmente el dinero muchas veces pasó por sociedades creadas por su estudio". 

Precisamente Helvetic fue, junto a DEcabial, una de las sociedades creadas presuntamente para mover el dinero K. Se hizo por gestión del Estudio Damiani, a través de la sociedad Mossack Fonseca, investigada hoy por los polémicos "Panamá Papers". 

Dijo "que el estudio uruguayo J.P. Damiani & Asociados es conocido en su país como una de las compañías que históricamente vendía a los argentinos servicios para ocultar bienes en Uruguay".

Para ello, el estudio, del presidente del club de fútbol uruguayo Peñarol se valía de las antiguas Sociedades Financieras de Inversión -figura que daba cobertura legal a las empresas extraterritoriales y que fueron prohibidas en Uruguay en 2006-, dijo Ocaña.

"Ya lo habíamos identificado -al estudio de Damiani- en la Comisión de Lavado de Dinero (del Parlamento) como uno de las que las utilizaban (...), y los papeles de Panamá confirman esta forma de operar", explicó la diputada en una entrevista con El Observador TV.

El punto que uniría a Damiani y Báez sería la empresa Helvetic Services Group, dueña de la financiera argentina SGI, cuyo extitular, Federico Elaskar, dijo en 2013 en televisión haber sacado de Argentina millonarios fondos de Báez a través de sociedades inscritas en Panamá, algo que luego negó ante la Justicia.

El fiscal argentino José María Campagnoli señaló al presidente de Helvetic Service Gruop, Marcelo Ramos, como testaferro de Báez.

El Observador publica hoy que "la trama de sociedades relacionadas a Helvetic, que está bajo la lupa de la Justicia de Argentina o Uruguay, teje vínculos con Peñarol y un barrio privado en Parque Miramar construido por el estudio del presidente aurinegro".

"Las operaciones de mayor valor (de Helvetic en Uruguay) se habrían realizado con la empresa uruguaya Dysona SA con domicilio en Reconquista 517 de la Ciudad de Montevideo. Se registran tres 'transferencias'. Todas ellas fueron realizadas a través del Banco Itaú de Montevideo, con destino al LGT Bank", dice la denuncia de Ocaña, según publica el Observador.

Esa empresa Dysona S.A. es supuestamente la propietaria del barrio privado en Canelones, de Damiani.


La otra Graciela : Damiani y la cerca perimetral de Melilla

Ocaña fue recibida y acompañada en sus horas en Montevideo por su colega la diputada nacionalista Graciela Bianchi, quién dijo estar haciendo "su propia investigación" sobre todo este asunto. 

En ese sentido apuntó también contra Damiani: su papel no fue sólo crear offshores - que puede ser utilizadas para bien o para mal - sino que está probada su intervención en servicios notariales vinculados a esta causa". Entre ellos señaló la compra de "otros campos" en la zona de José Ignacio. 

Bianchi mencionó que hasta 56 millones de dòlares K habrían ingresado a Uruguay como parte de la operativa de lavado, utilizando el puerto de Carmelo y el aeropuerto de Melilla. La diputada rechazó los descargos de las autoridades de esta terminal ante sospechas de una vigilancia mínima. "Si voy a Melilla ahora puedo hacer entrar lo que quiera" dijo, al tiempo que aseguró que, tras las denuncias que realizaron, fueron sumariados el presidente y el secretario general del Sindicato de Aduanas. "se ve que tocaron algún nervio importante", señaló. 

Respuesta de Damiani

El Estudio Juan Pedro Damiani y Asociados rechazó tajantemente las acusaciones. A través de un comunicado, tildó de "falsedades" lo señalado por Bianchi, pero evitó referirse a Ocaña. 

"Jamás hemos conocido, tratado y mucho menos aún asesorado a Lázaro Báez, por lo que jamás podríamos haber trabajado para él, cuando no se tuvo siquiera el más mínimo vínculo". 

Respecto a la vinculación empresarial entre el Estudio Damiani y Helvetic Group, el comunicado afirma que "oportunamente y en forma espontánea, hemos presentado la documentación explicativa ante las autoridades pertinentes en materia de Prevención de Lavado de Activos, ya que no hay mayor interesado en el esclarecimiento total de los hechos que nuestra firma, por el irreparable daño reputacional que esta situación nos ha causado".