Coronavirus en Uruguay
1309

Confirmados

37

Fallecidos

1065

Recuperados

Coronavirus en el mundo
19.065.273

Confirmados

713.911

Fallecidos

12.203.812

Recuperados

Editorial:Un presupuesto post pandemia
Ver editoriales anteriores
Lacalle Pou se muda a una Residencia de Suárez deshabitada por 15 años /// Fitipaldo llegó al Iberostar Tenerife: "Me atrajo el plantel" /// Uruguay gana millonario juicio internacional contra la minera Aratirí /// Raffo la más votada pero FA lidera, según nueva encuestadora uruguaya /// Sartori contra Vázquez tras cuestionar los 100 mil puestos de trabajo
Ciencia & Tecno

25/07/2018 17:17

Las mil y una críticas de Facultad de Química a proyecto de etiquetado

Los expertos realizaron un trabajo señalando todos los problemas que encontraron en el proyecto de etiquetado frontal de alimentos.

Las mil y una críticas de Facultad de Química a proyecto de etiquetado
El departamento de Ciencia y Tecnología de Alimentos de la Facultad de Química ha mostrado su posición crítica respecto a la iniciativa de etiquetado frontal de alimentos que promueve el gobierno.

Si bien los expertos de la Facultad de Química comparten la preocupación por el incremento de la obesidad y la incidencia de enfermedades no transmisibles (ETN) discrepan con una de las consideraciones que se tomó en cuenta en el proyecto.

"El proyecto asume una relación directa entre el consumo de alimentos procesados y el desarrollo de la obesidad y otras ENT. Asociación no implica causalidad y menos relacionada con el procesamiento de alimentos", se indicó en un trabajo del departamento de la Facultad de Química.

La lucha contra estas enfermedades debe ser "una política de Estado transversal", que abarque e influya en distintos ámbitos como la casa, el supermercados, la escuela y la comunidad, señalaron.

A su vez, se criticó que no toma en cuenta que en este tipo de enfermedades inciden múltiples factores como "preferencia de consumo, educación nutricional, actividad física" e, incluso, "factores ambientales".

Según los expertos, la información que contiene una etiqueta no asegura por sí sola un cambio en la decisión de consumo de los alimentos, ni en los relacionados con la salud. Tampoco existen estudios que demuestren que un simple etiquetado revierta la ENT. "Habría que pensar en educación para la población", afirmaron.

Además, los expertos apuntaron a que el procesamiento de alimentos, "que ha salvado de hambre a la humanidad durante cientos de años, no puede ser condenado ni catalogado como causante directo de obesidad ni de ENTs".

El consumo de alimentos con excesivas cantidades de grasa, grasa saturada, azúcar o sodio no es el principal factor que puede resultar perjudicial para la salud, sino "el consumo excesivo de alimentos con incorporación de estos nutrientes", precisaron.

Seguido de ello, se preguntaron si "se puede condenar a un alimento ancestral como el yogur, con múltiples beneficios comprobados para la salud, por contener azúcar en cantidades tales que resulte placentero para el consumidor.

Por otro lado, demostraron su preocupación porque en el proyecto se excluyen los alimentos no envasados y también los envasados en presencia del cliente.

Observaron, también, que en el proyecto se aplica de forma "errada" las recomendaciones sobre nutrientes de la Organización Panamericana de la Salud (OPS). "Es incorrecto usar el % de calorías como parámetro, en alimentos de carácter eminentemente dulce o de carácter graso (quesos)", señalaron.

Esto provocará que productos sean clasificados como "no saludables", aun cuando han registrados y analizados por la autoridad competente, certificando que son aptos para su consumo y permitiendo su libre comercialización en el país.

"Los límites extremos no solo conducen a la estigmatización de productos, sino que además desincentivan la formulación de los alimentos por parte de la industria, ya que aun cuando se redujeran los contenidos de nutrientes críticos, resultaría imposible evitar una advertencia de 'exceso de"', explicaron desde la Facultad de Química.

La propuesta de etiquetado frontal actúa sobre el consumidor pero también obliga a la industria a adecuar procesos de producción, que en algunos casos pueden resultar sumamente complejos, indicaron en el informe.

Asimismo, se advirtió que para la creación de esta iniciativa, no hubo debates con los académicos y también, se enfatizó en que es necesario un trabajo en conjunto con la industria con el objetivo de "poder tener pronta reformulaciones en el mercado e ir cambiando progresivamente los hábitos de la gente.

En otro orden, se señaló que la iniciativa incumple con el marco normativo regional del Mercado Común del Sur. "Lo que para la reglamentación del Mercosur es considerado 'bajo en' para el proyecto podría ser 'exceso de'". Esto podría producir situaciones confusas como, por ejemplo, que tanto una bebida light como una que no lo es, deban ser rotuladas con advertencias.

Además, la aprobación del proyecto significaría el incumplimiento por parte de Uruguay de la regulación del Mercosur en materia de información y rotulación alimentaria, en tanto el objetivo dispuesto en el Artículo 1° consiste en la libre circulación de bienes y servicios entre los Estados parte, cosa que no será posible si los productos requirieran para ser comercializados en Uruguay de un etiquetado totalmente diferente.