Antel inauguró su primer cable submarino; "la locomotora del siglo XXI"

Publicado: 18/08/2017 11:53
Video: ANTEL

Esto "quita todas las limitaciones que puede tener el crecimiento de Internet", dijo su presidente. Inversión total de US$ 73 millones.

“Esta obra es la locomotora del siglo XXI. Ahora tenemos que ver qué ponemos en esos vagones”, dijo la ministra Carolina Cosse, emocionada, en la inauguración del primer cable submarino de fibra óptica de Antel. Un proyecto que ella impulsó en 2011, cuando era presidenta de la empresa pública, y que inaugura ahora siendo ministra de Industria.

“Hito” fue la palabra más repetida por las autoridades y los técnicos presentes en el lugar. Este cable coloca a Uruguay al nivel de los países más desarrollados del mundo en cuanto a telecomunicaciones y le brinda, como explicó el presidente de Antel, Andrés Tolosa, la posibilidad de seguir creciendo y mejorando de aquí a 20 años.

El jerarca explicó que esta obra forma parte de un ecosistema que comprende también a la inversión realizada por Antel en fibra óptica y al Data Center instalado en Pando.

“Lo que hace este proyecto es quitar las limitaciones que puede tener el crecimiento de Internet. Nos va a permitir seguir manteniendo las mejores tarifas y en cuanto a velocidad, que actualmente tenemos más de 120 mb por segundo, la vamos a poder seguir aumentando. Además, para el Data Center estos son los brazos que le permitirán conectarse con el mundo”, afirmó Tolosa.

Esos "brazos" le permitirán brindar servicios a empresas de primer nivel mundial. Por ejemplo, explicó Tolosa, los servidores de los distintos servicios de correo electrónico están instalados en distintos data center de todo el mundo. Ahora, el de Uruguay entrará a ese grupo. Y no quiso adelantar cuáles, ni de qué rubro, pero aseguró que ya hay varias prestigiosas empresas internacionales en contacto con Antel para contratar estos servicios.

El monto invertido por la empresa estatal en esta obra es de US$ 73,8 millones que, según Cosse, en función del interés ya despertado en las empresas internacionales, se amortizará rápidamente. El cable tiene una longitud de 12.000 kilómetros en total. Van 2.000 en el primer tramo hasta Brasil, en el que Uruguay tiene dos pares de fibra óptica, y los restantes 10.000 hasta Estados Unidos, donde el país tiene un par.

En el tramo sur, Antel está asociado con Google y en el norte participa también una empresa brasileña y una de Angola. “Pero cada socio es independiente y puede ampliar la capacidad, tiene su fibra independiente y puede poner su equipamiento. Cada par de fibra tiene mucha más capacidad de la que hoy necesitamos. Eso es lo que nos garantiza seguir creciendo en los próximos años”, afirmó Tolosa.

Además, este cable le permite a Uruguay transformarse en proveedor de acceso a Internet a nivel internacional, señaló Tolosa. “Lo que nos da este cable es una soberanía e independencia totales, porque vamos a ser propietarios de pares de fibra óptica exclusivos para Antel. Eso nos da la capacidad de gestionar y controlar el crecimiento de los enlaces a medida que la demanda lo va requiriendo sin depender de otras empresas u otros países. Eso nos garantiza que no tengamos limitante en el crecimiento de Antel y del país”, aseguró.

Consultada por la prensa sobre cómo verá el ciudadano común este avance, Cosse dijo que “significa el futuro, que estamos creando el trabajo para sus hijos y sus nietos”, y mencionó que con esta tecnología se seguirán abriendo posibilidades de estudio y trabajo en todo el mundo vía internet, además de que seguirán naciendo profesiones que hasta hace diez años no existían.

“Es muy posible que nos pregunten si esto nos permitirá tener más banda ancha o si costará menos. Probablemente la respuesta sea sí, pero este proyecto es mucho más que eso. Es como si hace un par de siglos, con el nacimiento de la locomotora a vapor la pregunta fuera si eso me iba a permitir llegar más rápido de un lugar a otro. Y sí, pero pasaron muchas cosas más con la Revolución Industrial. (…) Por eso esta obra, que es de un enorme potencial, es la locomotora del siglo XXI”, sostuvo.

Sindicato aplaude y reclama más inversión

“Vimos con mucha satisfacción que una empresa pública de la talla de Antel realice emprendimientos por medio de la inversión pública que vayan en beneficio de la sociedad. Y no son cosas aisladas: es la fibra óptica, el desarrollo del Data Center, este cable submarino y también la construcción del Antel Arena”, dijo a ECOS Gabriel Molina, secretario general del sindicato de trabajadores de la empresa e integrante del Secretariado Ejecutivo del PIT-CNT, quien estaba presente en el evento.

“Esto es un claro ejemplo de que se pueden hacer cosas muy bien también desde el Estado y con las empresas públicas”, agregó y consideró que esto, que “esto que es un hecho histórico, trascendental, coloca a nuestro país en uno de los principales lugares del mundo en la inversión y el desarrollo de Internet”.

De todos modos, Molina señaló que Antel pudo avanzar del modo en que lo ha venido haciendo en cuanto a obras porque “en el período anterior tuvo posibilidades autorizadas por el gobierno de realizar determinadas inversiones”.

“Lo que pasó es que el nuevo gobierno tomó decisiones distintas. El Ministerio de Economía decidió coartar a las empresas públicas y no les permitió invertir más, incluida Antel. Si esto se quisiera hacer ahora, no se podría”, enfatizó.

“Hay que decirle al gobierno, sin ataduras, que miren este ejemplo y que permitan que las otras empresas públicas hagan lo mismo”, enfatizó Molina.