Coronavirus en Uruguay
1309

Confirmados

37

Fallecidos

1065

Recuperados

Coronavirus en el mundo
19.065.273

Confirmados

713.911

Fallecidos

12.203.812

Recuperados

Editorial:Un presupuesto post pandemia
Ver editoriales anteriores
Muerte de joven por hombre en libertad condicional conmociona a Chile /// Gobierno no recortará presupuesto en ciencia, tecnología e innovación /// Iban en moto, intentaron fugarse y apuntaron a policías con escopeta /// Argentinos imploran al santo del "pan y el trabajo" por la pandemia /// Desempleo en EEUU baja 10,2% en julio y creación de trabajo se modera
Salud

13/12/2018 12:22

La epidemia del sobrepeso y la obesidad: 65% de adultos y 28% de niños

El ministro Jorge Basso indicó que se trata de una epidemia. Uruguay es el segundo país de Sudamérica con mayor sobrepeso y obesidad.

La epidemia del sobrepeso y la obesidad: 65% de adultos y 28% de niños
Todos los años un 1% de la población uruguaya pasa a la categoría de sobrepeso u obesidad. “Nuestro país está a la cabeza en lo que es el incremento de esta condición tanto en los adultos como en los niños”, señaló el ministro de Salud Pública, Jorge Basso.

El cartera de Salud Pública fue sede de la primera reunión de trabajo del Consejo Nacional Honorario Coordinador de Políticas destinadas a combatir el Sobrepeso y la Obesidad. Allí se dio a conocer que este mal afecta al 64.9% de los adultos y el 28% de los niños, y Basso lo consideró una “verdadera epidemia”.

Este organismo fue creado el 9 de noviembre por el presidente de la República, Tabaré Vázquez, en el marco de la lucha contra las enfermedades no transmisibles.

Según los datos del Mapa Mundial de la Obesidad 2018 publicado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), Uruguay es el segundo país de Sudamérica con mayor índice de obesidad y sobrepeso. Se ubica únicamente por detrás de Argentina, ya que este año superó a Chile para quedarse en la segunda colocación de un podio que no enorgullece.

“La mejora en las condiciones de vida y de las políticas económicas determinan un crecimiento del consumo de un conjunto de alimentos que tienen componentes críticos en materia de calorías”, expresó el ministro Basso.

En mayo de este año, al entrar en conocimiento con los datos internacionales, el gobierno lanzó una serie de medidas en busca de revertir esta situación. El plan está orientado a la regulación de las grasas trans en los alimentos, el etiquetado frontal de productos, la promoción de la lactancia materna y la alimentación saludable en entornos educativos.

Sobre este último punto, se informó que existieron reunieron con integrantes del Consejo de Educación Inicial y Primaria, Secundaria, y Técnico Profesional (UTU), así como también representantes de los cantineros de los centros educativos, para que éstos incorporen ofertas de alimentos saludables para los estudiantes.

La asesora en nutrición del Ministerio de Salud Pública, Isabel Bove, dijo que no es necesario ser epidemiólogo para notar el aumento del sobrepeso y la obesidad porque es algo que se ve a simple vista recorriendo las calles del país.

Según señala la OMS, el Índice de Masa Corporal (IMC) –que se calcula mediante el peso y la altura de la persona– es el principal indicador del sobrepeso o la obesidad. El mismo es normal si está entre 18.5 y 25. Quienes se encuentran por debajo de esos márgenes presentan delgadez severa (menor de 16), moderada (entre 16 y 17) o leve (entre 17 y 18.5).

Si la persona tiene un IMC entre 25 y 30, tiene sobrepeso; más de 30, obesidad; y más de 40, obesidad mórbida.

La causa fundamental del sobrepeso y la obesidad es un desequilibrio energético entre las calorías consumidas y gastadas. Eso se debe, principalmente, a un aumento en la ingesta de alimentos de alto contenido calórico y ricos en grasa; y a un descenso de la actividad física “debido a la naturaleza cada vez más sedentaria de muchas formas de trabajo, los nuevos modos de transporte y la creciente urbanización”, señala la OMS.

Este organismo indica que para disminuir la obesidad y el sobrepeso es necesario limitar la ingesta de alimentos ricos en grasas y azúcares, y sustituirlo por un mayor consumo de frutas, verduras, legumbres, cereales integrales y frutos secos. Además de realizar una actividad física periódica de 60 minutos diarios para los jóvenes y 150 semanales para los adultos.

Pero también menciona que la industria y el gobierno deben tomar medidas para reducir el contenido de grasa, azúcar y sal de los alimentos procesados, y asegurar que las opciones saludables estén disponibles y a precios accesibles.