Grave impacto de paro anestésico quirúrgico: más meses de espera

Publicado: 7/11/2018 17:51
Grave impacto de paro anestésico quirúrgico: más meses de espera
EFE (Archivo)

Se piensa que unas mil operaciones habrían sido postergadas. El MTSS no va a crear un subgrupo de negociación. Gremio evalúa medidas.

Un paro como el del Sindicato Anestésico Quirúrgico (SAQ) que culmina este miércoles, genera un impacto que va mucho más allá de las 72 horas establecidas, le dice a ECOS Natalia Pereyra, representante de los usuarios en el directorio de la Administración de los Servicios de Salud del Estado (ASSE). Este va más allá de la suspensión de las operaciones que estaban programadas desde el 5 al 7 de noviembre en mutualistas y salud pública, aproximadamente mil según las estimaciones previas que el Ministerio de Salud Pública (MSP) busca afinar.

A principios de octubre, en razón de otro paro de 72 horas de la SAQ, una chica del Interior no pudo operarse en Montevideo de la cirugía que debía realizarse en el Instituto Nacional de Ortopedia y Traumatología (INOT). El gran problema, explica Pereyra, fue que no alcanzaba poner de nuevo una fecha para la operación. “Le debieron hacer los estudios de nuevo. Tener que ir al hospital de referencia en su departamento, mandarse hacer los análisis de nuevo, recoordinar los estudios. Y recién después de ahí volver a agendar una fecha”, explica.

Eso una situación, añade, que altera a pacientes, a su familia y a todo su entorno.

El paro de las SAQ incluye la cancelación de las cirugías programadas en el sistema público y privado, así como la atención en policlínicas, asegurándose en cambio las asistencias de emergencia, urgencia, operaciones oncológicas y en centros especializados de alto riesgo. La protesta se basa en que este gremio no se siente representado por el Sindicato Médico del Uruguay (SMU) en los Consejos de Salarios.

Esa situación permanecerá incambiada, ya que este miércoles se negó la creación de un subgrupo para las instancias de negociación en el encuentro tripartito del Ministerio de Trabajo (MTSS). La SAQ manifestó su decepción por esto último (ver aparte).

Para el MSP no hay tal cosa en juego como la representatividad. “Este conflicto es por dinero, es por plata”, repitió este miércoles el ministro Jorge Basso, para ira de la SAQ. “Es conflicto muy duro porque afecta a la población más vulnerable, la que no está en seguros privados”, añadió.

Es que en los seguros privados –los más caros y donde se paga más- se siguió operando en estos días, lo que ha sido muy cuestionado por el MSP y el SMU. Daniel Montano, dirigente de la SAQ, había dicho a ECOS que esto ocurre porque en los seguros sus afiliados “tienen representación” y “la posibilidad de acordar y dialogar”. "Nosotros no tenemos por qué parar donde tenemos lo que queremos tener en el resto de los lugares", afirmó, en nota publicada el 18 de octubre en este portal.

Pero que solo esa minoría de más poder adquisitivo pueda ser atendida hizo que en la batalla de la opinión pública estén en franca desventaja, algo que reconocen los propios anestésico-quirúrgicos. Ivonne Lima, presidenta del Movimiento Nacional de Usuarios de Salud Pública y Privada, con 15.000 afiliados, dijo a ECOS que “lo más grave” de “un conflicto interno de un gremio con otro” es que “los únicos que se ven afectados son los usuarios”. Pidió al SAQ que evaluaran otro tipo de medida de fuerza y al gobierno que considerara la “esencialidad” en estos casos.

Por su parte, Ricardo Larrañaga, de la asociación de Usuarios de la Salud del Zonal 17, que incluye la zona de Cerro, Cerro Norte, Casabó y Santa Catalina, cuestionó que esta medida “no sea impulsada por gente que gana poco”, sino por “quienes más ganan dentro del sistema de salud y que usan su posición de poder”.

Como respuesta, el vocero de la SAQ, Daniel Montano, también apeló al “poder”, pero en sentido contrario. “Siempre cuando uno pelea contra el poder, es muy difícil ganar la batalla de la opinión pública. Más cuando los gremios y el gobierno repiten siempre la misma canción. Contra eso no se puede. Pero vamos a no menospreciar la inteligencia de la población, que está entendiendo que están patoteando nuestros derechos. Trabajamos en los seguros privados sí, como también en el (Hospital) Policial, el Militar y en la Facultad de Medicina. ¿Por qué? Porque ellos no tienen nada que ver con nuestra demanda de representatividad”, aseveró.

Acatamiento

Recién en los próximos días podrá saberse el nivel de acatamiento y la magnitud del perjuicio que han tenido los usuarios. El vocero de la SAQ, Montano, habló de un acatamiento a la medida “muy bueno”, en un porcentaje “muy elevado”, pero que es “imposible mensurar”.

Sin embargo, en rueda de prensa este miércoles, el ministro Basso deslizó que este puede ser menor al esperado. En Salto y Paysandú, en los centros de salud pública, el acatamiento fue “nulo”, acotó por su lado el integrante del directorio de ASSE Pablo Cabrera. Hubo instituciones que, en atención a esta medida de fuerza, reprogramaron ellos mismos la fecha de las cirugías.

“El desarrollo del paro fue muy desigual, así es lo que se nos está señalando. Estamos haciendo un monitoreo institución por institución. Pero seguramente estemos en el entorno de las mil operaciones (aplazadas)”, expresó.

El “principal desafío y tarea” del Ministerio, agregó, es facilitar nuevas fechas a los actos médicos que quedaron postergados.

En ASSE, el prestador de salud con más usuarios del país, solicitaron reportes sobre los servicios cumplidos e incumplidos, indicó Pereyra. En la reprogramación, añadió la directora en representación de los usuarios, se pondrá la prioridad en las operaciones que estén más comprometidas, en coordinación con las distintas unidades ejecutoras.

Pablo Cabrera, también director de ASSE pero en representación de los trabajadores, añadió que, considerando que durante dos meses seguidos la SAQ realizó sendos paros de 72 horas, “hay un riesgo que operaciones que eran programadas terminen siendo cirugías de urgencia”.

No hay subgrupo



En una reunión realizada este miércoles en el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS), en la que participaron representantes del MSP, Ministerio de Economía, el SMU y las mutualistas privadas –el llamado Grupo 15- se decidió no crear un subgrupo de negociación aparte para los antestésico quirúrgicos en el Consejo de Salarios.

Así lo dijo a ECOS el presidente del SMU, Gustavo Grecco. El SAQ no participó de la reunión.

“El Ministerio (de Trabajo) recibió la solicitud para negociar por fuera del SMU. Hay un tema de forma: ese petitorio no lo puede hacer alguien ajeno al grupo de negociación en cuestión. Eso lo tiene que hacer el SMU y no hicimos nada”, indicó Grecco. “Independientemente de eso, hay una fundación jurídica del MTSS de por qué no tomarlo en cuenta”.

Según Grecco, ninguna de las delegaciones vinculadas a la salud ahí presentes –públicos, privados, de Montevideo e Interior- estuvieron en contra. “No se puede fragmentar la negociación, que es por rama de actividad y no por profesión”, concluyó. “Nadie entiende necesaria la creación de un subgrupo”.

Daniel Montano, del SAQ, dijo que “en breve” su sector se reunirá para analizar el tema y ver cómo continuar. “Es realmente decepcionante la actitud del grupo 15 con nosotros”, indicó.