FANCAP duda de las intenciones de la cementera de Godín y Lugano

Economia & Agro

13/07/2019 08:35

FANCAP duda de las intenciones de la cementera de Godín y Lugano

“Hay cosas que no se explican, pero que rompen los ojos”, se dijo desde el sindicato sobre la empresa propiedad de los futbolistas.

Una delegación de la Federación ANCAP (FANCAP) concurrió esta semana a la Comisión de Industria de Diputados para apoyar la aprobación de un proyecto de ley que obliga a que todas las compras estatales de cemento deban ser a partir de producción nacional.

La iniciativa, presentada por la bancada del Frente Amplio, prevé además que la mitad de esas compras deban realizarse, precisamente, al ente estatal.

El presidente de FANCAP, Gerardo Rodríguez, sostuvo ante los legisladores que el negocio del portland se sustenta en tres pilares fundamentales.

Uno es la materia primera, que Uruguay posee en una cantidad estimada como para producir durante cien años.

Otro es la tecnología necesaria para industrializarla. En ese marco apuntó al horno que, desarmado y en contenedores, ANCAP tiene depositado en la planta de Paysandú.

Su puesta en marcha, según el sindicato, permitiría transformar la ecuación económica del ente, bajando sus costos de producción en un 30 o 40%.

Por último, apuntaron los funcionarios, está el tema de los mercados,sobre todo Argentina y Brasil condicionados a su vez por la capacidad de producción que exista. La instalación del horno, aseguran, permitiría multiplicarla dos veces y media.

Para hacerlo se requieren US$ 130 millones, una cantidad que las actuales autoridades de la empresa no están dispuestas a invertir. El horno fue comprado durante la gestión de Raúl Sendic, a un costo de US$ 85 millones, pero nunca fue instalado.

En ese marco, Rodríguez considera que el proyecto de ley a estudio de la comisión constituye una herramienta fundamental. Es que, según recordó, un decreto de 1937 y que fue derogado en 2000 garantizaba la realización de todas las obras públicas con cemento de ANCAP.

Durante la presentación, salió a relucir nuevamente la situación de la empresa Charrúa, propiedad de los futbolistas Diego Godín y Diego Lugano, entre otros.

La firma, que pretende instalar una planta de producción de cemento en Uruguay, fue acusada por los sindicalistas de “obstaculizar” el proceso de aprobación del proyecto.

Sin aludirla específicamente, Rodríguez sostuvo que sería un “riesgo enorme” que, debido a “elementos circunstanciales”, en algún momento dicha empresa se pueda dedicar a la importación, pudiendo incurrir en alguna práctica de “dumping social” debido a un tema de costos.

“No lo afirmamos pero no tenemos pruebas, pero sí decimos que el país no puede quedar vulnerable a que, eventualmente, un producto que está muy barato en otra parte del mundo destruya la industria nacional y luego esos capitales se vayan”, dijo.

Es que, según viene señalando el sindicato, Charrúa comercializa cemento procedente de Turquía, importado por debajo de los costos locales y reenvasado en Uruguay para su comercialización.

Rodríguez señaló al respecto que la firma “no debería tener objeciones” sobre el proyecto, si su intención verdadera es instalarse en el país y desarrollar un proyecto productivo.

A estos comentarios le salió al cruce el diputado frenteamplista Carlos Varela (Asamblea Uruguay), que le respondió al sindicato que el parate en la discusión del proyecto no se debió a un planteo de la empresa de Godín y Lugano.

“Recibimos también opiniones del Poder Ejecutivo, que no se manifestó en contra del proyecto sino que nos pidió tiempo para hacer algunas consultas, porque esto puede perjudicarnos como país”, dijo.

Específicamente, lo que está consultando el Ministerio de Relaciones Exteriores es si esta iniciativa puede afectar algún tipo de contrato o acuerdo internacional. “No se debió a que desde Cementos Charrúa nos dijeran que no”, apuntó Varela.

Alerta
El histórico dirigente de FANCAP, Artigas González, sostuvo que el proyecto de le reubica la situación. Según recordó, cuando se derogó el decreto de 1937 ANCAP perdió el 20% del mercado.

En ese marco, el sindicalista hizo una advertencia. “Se trata de una materia prima que, al igual que el petróleo, se terminará.

González sí mencionó a Charrúa y la intención de esa firma de inaugurar una planta en Treinta y Tres en la que, en su mayor parte, la producción será para la exportación.

“Alertamos al legislador porque es su responsabilidad cuidar nuestra materia prima”, dijo. “Cuando finalice la guerra en el Medio Oriente, acá no va a entrar una gota de portland, pues se va a necesitar allí”.

En ese sentido, puso un manto de duda sobre las intenciones de Charrúa .

“Brasil tiene todos sus yacimientos de caliza en el norte, y el traslado del cemento es lo más caro. De acuerdo a consultas que hicimos con brokers marítimos, el costo de la tonelada puesta en el Puerto de Montevideo es mayor al precio del cemento”, aseguró.

De allí que al sindicato le genere fuertes interrogantes la instalación de la empresa. “Hay cosas que no se explican, pero rompen los ojos”.

González llamó a los legisladores a reflexionar y pensar hacia adelante. “No se puede permitir que vengan, se instalen y se lleven nuestra materia prima”, pidió.