Fitzgerald Cantero: Cada empleo generado por UPM costaría US$ 775 mil

Economia & Agro

5/05/2019 14:14

Fitzgerald Cantero: Cada empleo generado por UPM costaría US$ 775 mil

PL

Así lo indica un análisis del diputado opositor luego de medir los ingresos y egresos que tendrá Uruguay de confirmarse la inversión.

Si se compara la inversión que se deberá hacer para asegurar su instalación con los empleos que posibilitará crear, cada puesto de trabajo generado por la eventual nueva pastera de UPM le costará al Estado 775 mil dólares.

Los datos proceden de un estudio realizado por el diputado colorado Fitzgerald Cantero (Batllistas), al resaltar la importancia de “analizar con objetividad” todos los aspectos relevantes del tema.

El legislador llegó a esa cifra dividiendo el monto total de las erogaciones que el Estado tendrá que hacer, y que no podrá recuperar ,entre la cantidad de puestos de trabajo, directos e indirectos que, calculó, se crearán a partir de la concreción del emprendimiento.

De concretarse, sería la tercera planta de celulosa de gran porte que se instalaría en Uruguay, luego de la ex Botnia, hoy UPM, inaugurada en 2007 en Río Negro, y la de Montes del Plata, que opera en Colonia desde 2014.

El diputado hizo foco en una de las previsiones del contrato firmado en noviembre de 2017 entre el gobierno y la empresa, en donde el Estado uruguayo asume una serie de compromisos de cuyo cumplimiento depende la decisión final de UPM de concretar o no la inversión.

Entre ellos está la recuperación de los 273 kilómetros de vía del Ferrocarril Central en la línea Paso de los Toros - Montevideo.

El adjudicatario de la obra resultó ser el Consorcio Vía Central, al que según la licitación se le deberá pagar 406.394 dólares más IVA durante 15 años a partir de que finalice los trabajos.

Serían, remarcó, unos 148 millones de dólares año. Actualizando el flujo de ingresos a la tasa de las últimas emisiones de deuda de Uruguay en dólares, 3,5%, y suponiendo que el primer pago será en cuatro años, Cantero fijó el valor final en 1.541 millones de dólares.

Por otra parte el contrato obliga a Uruguay a garantizar un flujo mínimo del río Negro, lo que causará una caída de la capacidad generadora de las represas cuyo costo fue estimado a fines de 2017 por los técnicos de UTE entre 45 y 60 millones de dólares anuales.

También a comprar todo el excedente de la energía generada por UPM en su nueva planta, aunque no la necesite, a un costo de 72,50 dólares el MW/h en 2024.

Cantero puntualizó que en 2017 UTE pagó 59 millones de dólares por 2900 GW/h de energía eólica que no se usó, equivalentes al 27% de la demanda total de energía de ese año.

Suponiendo de forma “muy optimista” que la demanda crezca 2,5% anual, los cálculos del legislador señalan un sobrecosto de 136 millones de dólares por la compra de la energía de UPM.

Otros de los compromisos, remarcó, pasan por las obras portuarias vinculadas al emprendimiento. El costo del viaducto sobre el acceso ferroviario a la terminal fue estimado en 150 millones de dólares. A eso se suman 30 millones por el dragado del Puerto de Montevideo y 100 millones más por el traslado de la zona pesquera a Capurro.

Por otra parte el Estado deberá invertir otros 20 millones de dólares en las expropiaciones necesarias para el nuevo trazado de la vía férrea.

El refuerzo de las redes eléctricas que llegarán a la nueva planta deberán ser asumidos por UTE, con una inversión de 20 millones de dólares más.

En el acuerdo figura también la construcción de una tercera senda en la Ruta 5, entre Canelones y Paso de los Toros, destinada a los camiones que trabajarán con UPM y que circularán por allí. Su costo se estima en 180 millones de dólares.

En suma, Cantero estimó en 2715 millones de dólares la inversión que se deberá hacer según los compromisos asumidos con UPM.

Balance

Cantero también analizó los ingresos que, se prevé, tendrá el Estado cuando la planta esté operativa: el incremento de impuestos por la inversión, el canon pagado por la Zona Franca y los ingresos por el uso de las nuevas vías.

Así, el contrato, en español, tiene dos tarifas distintas. Una para el primer período de cinco años para operar las vías y otra para el resto del período.

El problema es que, en letras, se estipula el pago de 50 y de 60 centavos de dólar por tonelada bruta respectivamente. Pero en números, se indica que será de cinco y de seis centavos.

En la versión en inglés la tarifa es U$S 0,005 y de US$ 0,006. “O sea, que las diferencias de precios son 1 a 10 o 1 a 100, dependiendo de la versión en español que uno elija”, ironizó el legislador.

Cantero señaló que, ante este tipo de discrepancias el contrato estipula, en su página 73, que debe tomarse la versión en español. “Incomprensiblemente se adoptó la versión en inglés, a pesar de lo dispuesto en el contrato, con lo que los ingresos se reducen a la décima o centésima parte, dependiendo de la versión en español que se tome de referencia”, apuntó.

En materia de carga, UPM estima que transportará 2,2 millones de toneladas anuales, aunque las estimaciones del gobierno se realizan sobre 4 millones de toneladas, lo que representaría el 23% de toda la carga actual de productos del agro.

La empresa pagará así una tarifa por el uso de las vías de U$S 0,005 por tonelada transportada y por kilómetro los primeros cinco años, y U$S 0,006 de ahí en más, para 4 millones de toneladas por año a partir de 2024. Eso resultaría en un un ingreso de U$S 6,48 millones por año para el Estado.

Transformando a valores actuales los ingresos futuros por este aspecto y considerando un período de 20 años, Cantero los estimó en 73,4 millones de dólares.

En ese sentido el diputado consideró “groseramente sobrestimada” la afirmación del gobierno de que UPM2 generará 120 millones de dólares en incremento de la recaudación impositiva y 7 millones por canon de Zona Franca.

Citó al respecto un estudio realizado por la consultora CPA Ferrere a fines de 2017. Allí se indica que toda la cadena forestal genera una recaudación de 278 millones de dólares, considerando todos los efectos directos e indirectos de la actividad del sector. Por lo tanto, “no es posible que una nueva planta incremente la recaudación en un 43%”, afirmó el legislador.

Entre las razones por las cuales ese aumento de la recaudación no es posible, dijo, está el hecho que el grueso se genera, directa e indirectamente, por la fase primaria y actividades transversales asociadas, no por la fase industrial.

Cantero estimó que el incremento en la recaudación final será la mitad de lo previsto por el gobierno: 60 millones de dólares.

Con esos supuestos, en su análisis el el valor actualizado de la recaudación que generará UPM2 en 20 años de actividad será 718 millones de dólares.

En suma, considerando a valores actuales el ingreso por uso de vías, el incremento impositivo y el canon, la estimación indica que Uruguay recibirá 875 millones de dólares.

A modo de un balance “extremadamente conservador” a partir de la consideración de todos los ingresos y egresos que le generará al Estado la actividad de la eventual futura planta, Cantero afirmó que la instalación de UPM2 le costará al Estado 1840 millones de dólares.

El estudio tradujo ese costo a los puestos de trabajo que generaría el emprendimiento.

Para Cantero, los sectores donde razonablemente se puede prever un impacto positivo permanente de la instalación de UPM2 es en la fase silvícola, en la actividad industrial asociada a la producción de pasta de celulosa y en los sectores que les brindan servicios transversalmente.

En 2007, antes de la instalación de Botnia y Montes del Plata, había 8396 personas empleadas en la fase silvícola. En 2018 eran 8504, un incremento de 1% en once años. “No hay aquí evidencia de generación de empleo”, apuntó.

En la fase industrial, en el subsector de producción de pasta de celulosa, en 2007 había 1.190 puestos y en 2018 eran 1.272, un incremento de 82 puestos de trabajo.

Cantero consideró en ese marco razonable la estimación, por parte de la propia empresa, que UPM2 estaría generando entre 400 y 500 puestos de trabajo directos.

Con un criterio “extremadamente benigno” el diputado dijo que se puede asumir que los empleos indirectos en la fase industrial aumentarán en proporción a las 90 mil hectáreas que UPM dice que forestará.

Tomando como base las personas ocupadas con la superficie total del país forestada, Cantero calculó que allí habrá 1875 nuevos puestos de trabajo.

En suma, según sus cálculos y de concretarse, el eventual nuevo emprendimiento generará 2375 empleos permanentes.

El estudio no incluye unos 3000 puestos que la planta aportaría en su fase de construcción.

“Este análisis lo hemos realizado ante la falta de elementos más precisos que permitan a todas las partes evaluar la inversión y las condiciones en que se realiza”, concluyó el diputado.

Coherencia

Cantero recordó que la industria de la celulosa se pudo desarrollar en el país gracias a cuatro factores. El primero, dijo, fue el régimen de zonas francas, creado en diciembre de 1987 y que tuvo su origen en un proyecto enviado al comienzo del primer gobierno de Julio María Sanguinetti.

Un año después llegó la ley de Desarrollo Forestal, que permitió la generación de la masa crítica de bosques que habilitaron el desarrollo de la fase industrial.

A finales del gobierno de Jorge Batlle, recordó, llegó el Tratado de Protección Mutua de inversiones suscrito con Finlandia.

Para Cantero el cuarto factor fue la “defensa a ultranza” que el último gobierno colorado hizo de la primera planta en un “enfrentamiento encarnizado con los Kirchner”.

El diputado consideró necesario resaltar la “coherencia de arranque del Frente_Amplio” al respecto a estos cuatro factores. “En todos los casos estuvo en contra”, recordó. También que, hasta que asumió el gobierno en 2005, el actual oficialismo tuvo una actitud de aparente oposición a la instalación de la empresa.