Cámara de Comercio advierte contexto de "economía estancada"

Economia & Agro

4/04/2019 13:34

Cámara de Comercio advierte contexto de "economía estancada"

Mediante un análisis en base a datos del BCU la institución advirtió por la caída de la inversión y los 10.000 puestos de trabajo perdidos.

La Cámara Nacional de Comercio y Servicios (CNCS) elaboró un informe de análisis sobre los últimos datos difundidos por el informe de Cuentas Nacionales publicado por el Banco Central del Uruguay (BCU).

De acuerdo con el documento publicado por el BCU correspondiente al cuarto trimestre y año cerrado 2018, la economía uruguaya "acumuló en el año un crecimiento de 1,6% respecto a 2017".

Sin embargo, si a esa cifra se le descuentan el efecto generado por los sectores Transporte, Almacenamiento y Comunicaciones, la economía se mantuvo prácticamente y si se analiza el cuarto trimestre del año el PBI presentó una tasa de crecimiento de 0,6% respecto al mismo período del año anterior.

La cámara sostiene que "se alcanzó un crecimiento notoriamente por debajo de las perspectivas del gobierno, que de acuerdo con la Rendición de Cuentas correspondiente al mes de junio 2018, se estimaba un crecimiento económico anual de 2,5%. Asimismo las expectativas económicas de los agentes privados respecto al comportamiento de la actividad durante el año 2018 sufrieron un importante deterioro, sobre todo a partir del segundo semestre del año. El último dato publicado en marzo 2019, días antes que se
conocieran los datos de Cuentas Nacionales, estimaba que el año 2018 cerraría con un crecimiento anual de 1,9% del PIB".

El contraste entre lo que el gobierno estimaba y el crecimiento real difundido por el BCU determinan un contexto "nada favorable" para 2019 según la cámara.

La institución sostiene que es posible que el "escaso dinamismo" permanezca igual y que el fenómeno de la economía se verá afectado por el año electoral.

"Es posible que el escenario de escaso dinamismo en términos globales permanezca incambiado, no sólo por un contexto regional de generalizado deterioro en sus niveles de crecimiento, sino también por estar transcurriendo a nivel local un año electoral donde las reformas estructurales necesarias para estimular la productividad de las empresas continuarán siendo escasas e insuficientes", sentencia el informe.

El nivel de inversión analizado a nivel trimestral registró una tasa de variación interanual negativa de un 2,9% que se explica por un retroceso de la inversión privada del 4% y un crecimiento mínimo de la inversión pública de un 0,2%.

"Este resultado se debe básicamente a la disminución de la inversión en maquinaria y equipos, y un leve aumento en edificios y otras construcciones por parte del sector público. Se destaca en particular el caso de la Inversión Privada, donde la caída se viene registrando desde el año 2014. Asimismo el ratio inversión privada como porcentaje del PIB en el 2018 fue de 12.6%, ratio similar al registro del año 2004 y muy por debajo del registro máximo alcanzado en el año 2012 (19.8%)", señaló la cámara.

Para los técnicos de la cámara el periodo de menor actividad en el sector comercial se explica debido a las variables determinantes del comportamiento del consumo en el sector privado y apuntaron también contra la pérdida de puestos de trabajo.

"En ese sentido se destacan las variables asociadas al mercado de trabajo, las cuales durante el transcurso del año 2018 empeoraron en relación a un año atrás, incluso alcanzando algunos de ellos los peores valores registrados en los últimos 10 años. Concretamente en el último año se perdieron casi 10.000 puestos de trabajo. El salario real privado, el cual mide el poder adquisitivo de los hogares, tuvo un crecimiento casi nulo en 2018 respecto al
año previo debido a las presiones sobre los precios internos, que incluso llevaron a que los niveles de inflación permanezcan por encima del rango meta, junto con los atrasos que se dieron en las negociaciones salariales", sostiene el documento.

El valor del dólar -en la mira del Banco Central y también de los técnicos especializados- es una variable que hay que seguir día a día porque repercute negativamente en el poder de compra de los uruguayos.

"Por su parte el valor del dólar, también mantiene una tendencia alcista, lo cual repercute negativamente en el poder de compra de los salarios medidos en dólares, afectando directamente el consumo de aquellos bienes semi-duraderos y duraderos de origen importado y nominados en esa moneda. Y por último, las expectativas tanto a nivel local como regional, tampoco han ayudado a estimular las decisiones de consumo, sino por el contrario un ambiente de mayores tensiones políticas y mayor incertidumbre económica, genera un freno en el comportamiento del consumidor", cerró el documento.