La cooperativa de trabajadores rescató de la quiebra al Molino Florida

Economia & Agro

6/06/2018 14:59

La cooperativa de trabajadores rescató de la quiebra al Molino Florida

Gentileza de El Heraldo

Tras presentarse a concurso voluntario de acreedores, los trabajadores tomaron la posta, formaron una cooperativa y hoy es sustentable.

Luego de varias negociaciones, de idas y vueltas que significaron un desgaste para los trabajadores y sus familias, la justicia le otorgó el usufructo precario de la planta industrial del Molino Florida a sus antiguos empleados en los primeros días de junio.

Era el acto que faltaba para que los cooperativistas tuvieran bajo su poder la totalidad de la gestión del molino luego de un camino recorrido desde marzo de 2017.

“Estamos trabajando de manera normal, con 36 cooperativistas activos y si tomamos los servicios de fletes y empresas contratadas somos 60 personas que trabajan y viven del Molino Florida, con algunos vaivenes porque el mercado del trigo está complicado, pero muy estables a nivel de la conformación de la nueva gestión”, dijo a ECOS el presidente de la cooperativa de trabajadores, Nelson Más.

El Molino Florida procesa hoy todos los tipos de harina de trigo y los subproductos derivados.

En los últimos días de marzo de 2017 la empresa que gestionaba el Molino Florida se presentó a concurso voluntario de acreedores, ya que las deudas hacían imposible el emprendimiento y el propietario del establecimiento estaba dispuesto a liquidarlo. Entonces, tenía 80 trabajadores y era un punto de referencia para el departamento de Florida.

En aquel momento, Más ofreció al sindicato como el grupo que podía hacerse cargo del Molino a nivel cooperativo.

“La cooperativa se gestó en 2016 como sindicato al ver que la empresa tenía dificultades para operar en un futuro. Hablábamos con el dueño de una posible venta, de una cesión de la planta hacia los trabajadores hasta que nos encontramos con la sorpresa del concurso. A partir de ese momento comenzamos todo el proceso”, indicó Más.

El pasado fin de semana se remataron varios camiones que pertenecían a la vieja administración. “Era una flota que quedó obsoleta porque ya no usamos. Nosotros trabajamos con fleteros para el reparto y el acopio de las materias primas”, afirmó Más.

Una parte del dinero del remate será utilizado para pagar los despidos de los trabajadores mientras que la otra parte se destinará, en una acción coordinada con el Banco República, para comprar parte de la planta industrial.

La cooperativa de trabajadores del Molino Florida vende sus productos en 17 departamentos del país y sostienen que el apoyo de distintos organismos cooperativos y gubernamentales fue fundamental.

“Cuando se comentó que la empresa cerraba el departamento se preocupó mucho por la cantidad de puestos de trabajo que se iban a perder. Todo el sistema político se puso a la orden, así como encontramos la mejor receptividad por parte del Banco República, del Ministerio de Trabajo, del Fondes y de todas las entidades cooperativas. Hoy la cooperativa se sustenta con dineros propios y no le generamos ni un solo gasto al estado uruguayo”, cerró Más.