Agro: US$ 14 millones para unas medidas que no conforman a nadie

Economia & Agro

7/02/2018 19:22

Agro: US$ 14 millones para unas medidas que no conforman a nadie

MEF

La oposición las considera insuficientes y en el Frente Amplio cuestiona que la toda la población deba subsidiar los problemas del campo.

El Senado dio este miércoles el primer paso en la aprobación del paquete de medidas anunciado por el gobierno como solución "palitativa" a los reclamos del agro, en forma unánime pero en medio de un fuerte debate político.

Se trata, por un lado, de una nueva versión del Fondo de Garantía para el Sector Lechero por un monto de US$ 36 millones. Por otro, de la devolución del IVA a las compras del gasoil para los productores lecheros, arroceros y granjeros.

Desde el gobierno se optó por remarcar la renuncia fiscal que deberá asumir el Estado por otorgar este paquete de ayuda.

Es que, sin contar el Fondo Lechero, que ya venía siendo discutido desde el año pasado, el resto del paquete supondrá para el Estado un costo de US$ 14 millones. Así lo afirmó el subsecretario de Economía y Finanzas, Pablo Ferreri.

El equipo económico compareció el jueves en la Comisión de Hacienda del Senado para defender la iniciativa, que beneficiará a casi 6000 productores que no tributan IRAE y que se traducirá en un costo estimado en US$ 5 millones.

Según Ferreri, en Uruguay se vive hoy la mejor relación de precios del gasoil con respecto a los países vecinos desde 2013. Si en aquel año el combustible costaba un 55% más caro que en Argentina y un 69% que en Brasil, hoy la diferencia es de 4% y de 29% respectivamente.

Con la devolución del IVA, apuntó, la relación con Brasil se reduce a 5%, mientras que frente a Argentina pasa a estar 15% más barato.

En el paquete de medidas mencionado por Ferreri se incluye la rebaja de 15% en la tarifa de energía eléctrica para arroceros y lecheros y el congelamiento de las rentas para los colonos que se dedican a la producción láctea.

Desigualdad gigante


Más allá del debate de fondo, oficialismo y oposición optaron en sala por dar una discusión política en torno a las medidas. Por diferentes motivos, oficialismo y oposición marcaron su incoformidad con lo que se estaba votando.

La senadora frenteamplista Constanza Moreira (Casa Grande) remarcó que solo el 5% de la población uruguaya vive en el campo, al criticar que el peso de la ayuda deba ser asumido por toda la población. La senadora hizo referencia a las diferencias que se viven en el sector.

"La desigualdad en el campo es gigante", afirmó. "Tenemos una gran problema sobre la distribución de activos en Uruguay", señaló. "Los problemas en el agro no los pueden subsidiar los más humildes", sostuvo.

Moreira habló de la extranjerización de la tierra como otro fenómeno de "reestructuración capitalista" del sector, en donde el 43% está en manos de sociedades anónimas.

"Todo el problema de la rentabilidad agracia en la crisis de 2002 lo terminaron pagando los asalarios", dijo la senadora. "No quiero que la rentabilidad económica se sustente a costa de la rentabilidad social y ambiental", dijo. "Debemos compatibilizarlas", concluyó.

Su colega Enrique Pintado (Asamblea Uruguay) reconoció que el sector vive `problemas pero llamó a no tener una "visión apocalíptica" de la situación.

Se cansaron


"No se ataca el problema de fondo, que es precio de los combustibles", afirmó el nacionalista Álvaro Delgado (Todos). "Además esto está topeado y alcanza solo a algunos sectores", lamentó. Delgado planteó "habilitar" al Poder Ejecutivo a incluir en las medidas a la producción apícola.

"El productor se cansó de pagar el gasoil más caro por pagar la fiesta de Ancap y el subsidio al transporte de Montevideo", afirmó el colorado Pedro Bordaberry, que definió como "gastos obscenos" las erogaciones denunciadas en cuanto a las tarjetas corporativas tanto en el ente como en otros organismos.

El blanco Jorge Larrañaga consideró que las leyes son un comienzo, aunque apuntó que el gobierno no supo advertir los problemas en el sector productivo. "Estas respuestas son insuficientes", señaló.

El líder de Alianza Nacional habló de dos "tragedias" del Uruguay. La enfermedad del centralismo y la falta de un modelo que comprenda la realidad poblacional del interior. "Se ha tenido una visión prejuiciosa hacia el sector agropecuario, entrando en una caricatura dicotómica entre campo y ciudad", afirmó.