Grandes cadenas hoteleras continúan desembarcando en Uruguay

Economia & Agro

25/08/2017 13:06

Grandes cadenas hoteleras continúan desembarcando en Uruguay

Esplendor Montevideo

Desde 2015, abren en promedio cuatro hoteles de lujo por año en diferentes zonas del país.

En los últimos años, la oferta hotelera ha atravesado un crecimiento sostenido, sobre todo por el desembarco de importantes cadenas internacionales que han puesto la mirada en Uruguay. Desde 2015, abren en promedio cuatro hoteles de lujo por año en diferentes zonas del país.

Según dijo a ECOS el presidente de la Asociación de Hoteles y Restaurantes del Uruguay (AHRU), Juan Martínez, en el último año la marca más exclusiva del Wyndham Hotel Group se instaló en la capital uruguaya de la mano de la cadena de hoteles Esplendor, en el barrio de Punta Carretas. A su vez, abrió el nuevo Hotel Cottage frente al Puerto del Buceo, ampliando la oferta que ya brindaba en su sede de Carrasco.

Al mismo tiempo, la marca Hampton de la famosa cadena Hilton, anunció la apertura de su primera propiedad en Uruguay. La misma está ubicada en Carrasco y representa la última incorporación en la cartera de la compañía, compuesta de más de 100 hoteles en Latinoamérica. Tom Potter, vicepresidente senior de operaciones para América Latina y el Caribe de la cadena Hilton, incluso había señalado que “la apertura de un tercer hotel en Uruguay es otro gran ejemplo del compromiso de Hilton para expandirse en América Latina mediante la introducción de la marcas en mercados claves”.

Por último, a finales de mes abrirá el hotel Aloft de la cadena Marriott International, el cual sumará además un espacio de coworking en Pocitos. Con la aprobación de estos nuevos proyectos, hoteles de 4 y 5 estrellas, este año se sumarán 700 camas más al mercado. Igualmente, a eso hay que agregarle un par de hoteles que se encuentran demorados y que se espera se inauguren en 2018.

“La construcción viene al mismo ritmo que el año pasado, tiene una tendencia similar. Si bien es importante, yo creo que ya está bastante más quieto”, explicó Martínez. Consultado acerca del porqué de este boom hotelero iniciado en 2015, el presidente de AHRU indicó que Uruguay atravesó una época en la que “estaban buenos los proyectos de inversión”, gracias a las ayudas fiscales impulsadas por el gobierno, que habilitaban a las empresas de hospedaje a equipar sus instalaciones con todos los impuestos exonerados.

“Los inversores lo ven como una alternativa mejor a colocar el dinero en un banco, que no genera intereses. Es una opción de inversión mejor, que capitaliza la renta. Y cuando una cadena pone el ojo en Uruguay, lo hacen las demás y todo el mundo comienza a mirar al país como una opción. Por eso se siguen instalando”, señaló Martínez.

El lado oscuro del crecimiento

Al abrir diferentes hoteles alta gama, con servicios integrales y sofisticados, los establecimientos tradicionales han comenzado a verse afectados. En 2016, cerraron cuatro hoteles icónicos de Montevideo: el Lancaster, el Austral, el Casafuerte y el Hotel Continental, el cual se convirtió en un residencial para la tercera edad.

“La apertura de los grandes, obliga a los antiguos a cerrar. Además, hay zonas como Punta Carretas y Pocitos que van creciendo gracias a las cadenas nuevas, pero por otro lado, los hoteles que están en el Centro, en el barrio Cordón y en Ciudad Vieja van perdiendo competitividad y terminan cerrando porque no le dan sus números”, afirmó Martínez.

Este recambio se debe a la incapacidad de muchos establecimientos de aggiornarse a las nuevas demandas. Igualmente, "el neto sigue siendo positivo", aclaró el vocero de AHRU.

Según datos del Ministerio de Turismo, durante el primer trimestre de este año se registraron cifras récord. En la pasada temporada llegaron a Uruguay 1.389.470 turistas, principalmente argentinos y brasileros, que dejaron ingresos por US$ 1.079.699.054. De esta forma, mientras el turismo continúe viento en popa, el mercado se mantendrá en crecimiento.