Una cámara que lucha por la inclusión e impulsa un sello "gay-frendly"

Economia & Agro

6/08/2017 17:49

Una cámara que lucha por la inclusión e impulsa un sello "gay-frendly"

EFE (Archivo)

La de Uruguay fue premiada como la mejor cámara LGBT del mundo. En menos de dos años, sus socios se multiplicaron por diez.

La Cámara de Comercio y Negocios LGBT del Uruguay (CCNLGBTU) ya sabía que el jueves pasado iba a ser electa como la mejor del mundo en su tipo. “Sabíamos que éramos candidatos”, le dice a ECOS su vicepresidente segundo, Sergio Miranda. “Pero, además, como es una ceremonia ensayada, tipo ‘ladies and gentleman’, en el Caesar Palace de Las Vegas, te avisan antes”.

Eso, dice Miranda –también protagonista de uno de los primeros matrimonios gay de Uruguay, en 2013 y director de la revista Friendly Map-, es solo una anécdota. “Para la cámara es un reconocimiento enorme. Un reconocimiento al trabajo a una cámara nueva de un país pequeño al sur de Latinoamérica que competía con colegas muy potentes: Canadá, Austria, Estados Unidos, Italia, Colombia, cámaras de 10 a 15 años. Esto pone a Uruguay al mismo escalón de las otras. Y para la comunidad LGBT es una señal que se está trabajando”.

A la CCNLGBTU el reconocimiento le llega antes de cumplir su segundo año. Fue creada por diez empresarios que giraban en torno al rubro turístico en setiembre de 2015. Hoy la misma tiene más de cien integrantes. Para Miranda, eso habla tanto del impacto como de la gestión de la cámara, como que refleja una buena señal de un país en el que, reconoce, se sigue luchando contra la discriminación.

“Esta no es una cámara de empresarios gays sino de empresas que trabajan con y para la comunidad gay”, precisa Miranda. Entre sus socios, destaca firmas como American Airlines, IBM Uruguay, SEMM o el Sanatorio Mautone. “Su objetivo es unir a las empresas que les interesa trabajar con la colectividad LGBT y tener políticas de inclusión tanto puertas afuera como adentro, en clientes y empleados”.

Esto incluye programas de apoyo a emprendimientos y emprendedores que buscan trabajar en esa dirección. Uno de ellos es “Talento diverso”, que fomenta oportunidades laborales en igualdad de condiciones, con énfasis para las personas trans –el censo de 2016 señala que el 70% se ha tenido que dedicar a la prostitución- y talleres de capacitación para empleados y empleadores. También está desarrollándose una suerte de certificado, “Empresas amigables”, que sería algo así como el sello del LATU para las firmas gay-friendly.

De las 60 cámaras LGBT que compitieron en Las Vegas por ser la mejor del mundo, la uruguaya es la única que tiene la “marca-país”. Esto es, cada vez que se presentan por el mundo lo hacen en representación de Uruguay y no de un conglomerado de firmas. A su vez, destaca la articulación pública-privada que han impulsado. El programa “Talento diverso”, por caso, es trabajado en conjunto con el Ministerio de Desarrollo Social (Mides).

Es que tiene que continuar el trabajo, señala Miranda. Apelando a datos del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, el directivo dice que cada año se triplican las denuncias de acoso laboral por cuestiones de orientación sexual. “Es en el ámbito laboral donde uno pasa aproximadamente el 20% de su vida, como mínimo. No puede ser que un empleado sufra acoso. Hay que seguir trabajando ahí y en temas educativos”.

Y sobre los beneficios económicos que el empuje de esta cámara le puede brindar al país, Miranda pone como ejemplo al turismo. Por su alto poder adquisitivo, sus posibilidades de viajar y hábito de gasto, el llamado turismo gay es muy codiciado en el mundo. No en vano, la CCNLGBTU nació entre emprendedores de ese sector. “Se supone que en un país gay-friendly, como Uruguay, hay un aproximadamente 10% de gastos que vienen de ese segmento. Pasa que en este país no hay estudios ni encuestas al respecto. Puede ser el 8, el 12… el 17”.