Talvi: "El gobierno de Mujica dilapidó como si no existiera un mañana"

Publicado: 27/06/2016 15:38
Talvi: "El gobierno de Mujica dilapidó como si no existiera un mañana"
“Me tocó jugar el rol de aguafiestas en la mitad de la fiesta”, dice el economista sobre cuando en el Gobierno anterior pregonó por el ahorro.

El economista se refirió al ajuste, al déficit de empresas públicas; habló de educación y la necesidad de ofrecer un porvenir esperanzador

Por Magdalena Herrera / Fotos y video Pía Steglich

Durante la gestión del expresidente José Mujica habló de temas que muchos no querían escuchar y, menos aún, cuando el viento colocó a Uruguay en un periodo de bonanza. El doctor en Economía, Ernesto Talvi, director del Centro de Estudios de la Realidad Económica y Social (CERES), es consciente de las críticas que recibió durante el periodo anterior por predicar el ahorro y señalar que parte de esa bonanza se debía en un porcentaje importante a factores externos.

“Me tocó jugar el rol de aguafiestas en la mitad de la fiesta”, dice. Y sí, lo llamaron “agorero”, “aguafiestas” y hasta que “minimizaba los logros del gobierno anterior”.

El viento amainó y llegó lo que el economista llama el “primer ajuste” en 2015, en el Presupuesto Nacional. Y luego, hace apenas mes y poco, el “segundo ajuste”, que el Ministro Danilo Astori denominó “consolidación fiscal”. Y según Ernesto Talvi, tal cual fue expuesto por el equipo económico, tampoco este “segundo ajuste” alcanzará.

“La gente es mucho más inteligente; le podemos decir que esto es una consolidación fiscal pero no la engañamos con eufemismos. Esto es un ajuste y la gente lo siente como tal, tanto el que recibe la suba de impuestos como el que no. Porque se reduce el consumo y el gasto, tanto de personas como empresas, eso deprime la economía y el empleo”, aclara.

El economista reconoce que el ajuste era necesario pero que “se arrancó mal no diciéndole a la gente la verdad”, entre otros temas “muy importantes” que explicitará a lo largo de la entrevista.

“Se heredó un déficit enorme de la gestión anterior, que gastó como si no hubiera un mañana, dilapidó el superávit de las empresas públicas que se había mantenido durante la administración Vázquez. Batlle, Sanguientti y Lacalle”, afirma enfáticamente (ver video).



-Pareciera como que hablara de dos equipos económicos diferentes, el del presidente Mujica y el de Vázquez. Sin embargo, Astori lideró ambos.

-Eso es lo que se dice. Siempre digo: el jefe político de un gobierno es el presidente.

-¿Se refiere al tema del equipo paralelo?

-No es poca cosa. El equipo económico paralelo estaba allí, alrededor del presidente, con ideas muy distintas a las que tenía el ala socialdemócrata, el astorismo. Ese equipo paralelo estaba en sintonía, por ejemplo, con el kirchnerismo desarrollista. Estaba ahí, pronto para el recambio y tomar el tan mentado giro a la izquierda.

Eso socavó la autoridad del equipo económico. Si hay uno que está por entrar en cualquier momento, mi palabra, frente a la ciudadanía y a los que toman decisiones, ¿cuánto vale si me están a punto de sacar de la cancha?

Si el expresidente lo hizo para mantener a sus huestes calmadas, lo hizo muy bien porque todos creímos que la situación podía cambiar en cualquier momento. Mujica aceptó a regañadientes la línea de Astori y la que, creo yo, comparte el Dr. Vazquez.

Vazquez, a diferencia de Mujica, la apoya inequívocamente. No hay ningún equipo paralelo, ni una insinuación, nada, aún cuando se están pasando dificultades.

Astorismo: dique de contención de la gestión Mujica

Ernesto Talvi no duda que si no hubiera estado el equipo económico de Danilo Astori durante el gobierno de José Mujica, Uruguay hubiera seguido el camino de la Argentina (ver video).



Sin embargo, el economista es muy claro de que, en los recientes anuncios, la Secretaría de Economía, en general el Gobierno, se “quedaron cortos”.

“Es un anuncio de ajuste, en el que se le pide un sacrificio a un contribuyente ya muy castigado y no ofrece enmendar errores ni ofrece porvenir. Eso es lo que le faltó”.

-Se señaló que no se recortarán gastos sociales.

-Está bien. Como no vamos a recortar en gasto social, vamos a subir impuestos. Perfecto. ¿Pero a qué le llamamos gasto social? ¿A la educación? La educación no está dando resultados.

Este anuncio debió haber sido acompañado por varios más. El primero de todos es decirle a la gente que este sacrificio será por el tiempo que duren las dificultades y después se regresa a la situación anterior. Que esto no va quedar para siempre para financiar una estructura todavía más grande.

En segundo término, ahora que todos los partidos pasaron por el trago amargo de tener que hacer un ajuste fiscal, nos debemos como política de Estado una ley de responsabilidad fiscal, que nos permita ahorrar en tiempos de bonanza.

En tercer lugar, que los excesos que se cometieron en la gestión anterior haciendo ingresar 44 mil funcionarios lo vamos a desandar. Sin echar a nadie ni bajarle el sueldo, sino tomando la decisión de no reponer vacantes. Por jubilación y fallecimiento se van 8 mil funcionarios al año. En seis años nos comprometemos a no reponer vacantes y bajar las 44 mil personas que están de más. Con eso vamos a ahorrar 500 millones de dólares. No es lo ideal pero es necesario porque estamos ante una emergencia fiscal que debemos resolver.

Cuarto: si las empresas públicas perdieron su superávit porque hicimos un manejo politizado, pues cambiémoslo. Desde CERES, presentamos una propuesta que quizás no es la mejor o perfecta pero es aplicable rápidamente y no requiere reformas constitucionales.

Sugerimos que el presidente convoque a todos los partidos para crear una comisión pluripartidaria, que actuaría como una selectora de personal. Tendría la obligación de elevarle al Presidente una lista de gente idónea en la gestión de organizaciones complejas como son las empresas del Estado. Con esa lista, todos los directores de las empresas, y los miembros del directorio, pasarían a ser los profesionales más idóneos. Estarían sometidos al control político pero con el objetivo y mandato de proveer el mejor producto al menor precio posible, respetando y cuidando el dinero de los contribuyentes. Si ahorramos 10 % en la gestión de empresas públicas se estaría hablando de 500 millones de dólares por año.

Entre la no reposición de vacantes y esta propuesta serían 1.000 millones de dólares que se ahorrarían en los próximos seis años. Eso daría un porvenir, mediante el cual no solamente podríamos ir bajando estos impuestos que acabamos de subir sino que le daría serenidad a la ciudadanía, a las calificadoras de riesgo, a los inversores.

De alguna manera es enmendar los errores del pasado, ofreciendo un porvenir. Por otra parte, ofrecer opciones de educación en contextos vulnerables, mejoras sociales visibles con el dinero de los contribuyentes

Todo eso faltó en el último anuncio. Entonces, si bien apoyo y reconozco el valor, se quedaron cortos en ofrecer un porvenir esperanzador. Parece un ajuste en el que se suben los impuestos para que todo quede como está. Y es un lujo que no nos podemos dar.

-Políticos se han referido a usted como potencial candidato y, algunos, han dicho que está en una suerte de campaña.
Que los políticos se dediquen a lo que saben hacer y que nos dejen a nosotros en paz, trabajando desde otro lugar

-Si fuera un proyecto político no podría ser de CERES. El Dr. Jorge Batlle manifestó el deseo que el candidato del Partido Colorado fuera un “outsider”. Él no me nombró y no me doy por aludido. El Dr. Pedro Bordaberry sí me nombró, sin consultarme.

Lo que digo es que los políticos se dediquen a lo que saben hacer y que nos dejen a nosotros en paz, trabajando desde otro lugar.

No soy candidato de nadie, de nada, y el día que quiera hacer política, nadie me va a ungir, nadie lo hará por mi, por suerte todavía controlo mi vida y tomo mis decisiones. Así que seré yo que lo anuncie.

Continuamos realizando lo que CERES hizo durante 19 años, hablarle a las elites políticas, económicas y universitarias. Ahora, además, vamos directamente a hablar con la gente en lo que llamamos “Encuentros Ciudadanos” porque creemos que si no elevamos el nivel de conciencia de las personas, si no las entusiasmamos con estas propuestas factibles y financiables, no habrá cambios.

-¿Lo han contactado desde el Gobierno por las propuestas realizadas en educación, menores infractores, gestión de empresas públicas, ley de responsabilidad fiscal?

-No. Es lo habitual. CERES, como parte de su filosofía de trabajo, hace sus planteos públicamente a la ciudadanía, a través de los medios y en eventos. Pero no buscamos acercamiento con el poder de turno si no nos llaman para consultarnos, preguntarnos, intercambiar ideas. No lo buscamos deliberadamente y hasta ahora no ha ocurrido.



-Una de las grandes propuestas de CERES está vinculada a la educación. El gobierno actual, y el anterior también, han designado más recursos que nunca a la misma. ¿Qué cree que es lo que no está funcionando?

-Claramente, en los contextos vulnerables el sistema es disfuncional. Pero estamos teniendo problemas educacionales en todos los niveles. Si uno le pone más plata a un sistema que no funciona, igual no va a funcionar.

No es un tema de plata. La gente que trabaja en el liceo Impulso gana lo mismo que en los públicos pero está en un proyecto en el que está motivado, tiene libertad para innovar, crecer, siente que está cumpliendo una misión que los trasciende. Sienten que están salvando vidas.

Tenemos 40 mil docentes en UTU y en Secundaria, la mayoría de ellos vocacionales, con muchas ganas de hacer esto. Nos lo han dicho en los “Encuentros Ciudadanos”. Pero están en un sistema que en lugar de estimularlos los aplasta, muchas veces los deprime, los desmotiva.

El problema no es de los 40 mil docentes sino de una organización que ni motiva ni estimula y, por ende, tampoco educa como se debería estar educando a estos chicos ya no como en el Siglo XXI, ni siquiera como en el siglo pasado.

Tenemos un sistema fuertemente centralizado, fuertemente desestimulante para el trabajador individual y donde los poderes fácticos ejercen prácticamente el gobierno de la educación del país. Los representantes electos parecen no querer dar esa batalla y ponerle el cascabel al gato. Hablamos, hablamos, hablamos…

Hemos duplicado el presupuesto educativo en 10 u 11 años y los resultados han empeorado. Si el sistema no anda, no hay caso. Es como ponerle nafta a un auto cuyo encendido está roto. Por más que llenemos el tanque no va a arrancar.

-¿Cuál es el camino?

-Hoy, el 50% de los chicos uruguayos de 15 y más años no reúne las destrezas mínimas para insertarse a la vida laboral y de conocimiento. En los contextos vulnerables, esa cifra sube a un 80 %. Es escandaloso.

Cuando el 80% de los chicos no tienen esas destrezas quedan condenados a vivir en la informalidad sin seguridad social, a depender de los subsidios del Estado, lo que tarde o temprano contribuye al deterioro de la calidad de las instituciones democráticas porque es un caldo de cultivo para el clientelismo político, o los deja a merced de elegir el delito como una forma de vida. Y las formas más lucrativas del delito que son el tráfico y la distribución de drogas.

Por eso que nosotros salimos a proponer, para ponerlo en términos policiales, una operación de saturación en todos los barrios vulnerables del país, con 136 liceos públicos modelos que atiendan a 150 mil chicos de primero a cuarto de liceo.
Se trata de un modelo de gestión que necesita mucha más flexibilidad, por ende la normativa jurídica de ANEP no permite hacerlo, por lo que proponemos se realice desde el Plan Ceibal.

Es una propuesta para que con modelos laicos y exitosos saquemos a los chicos de la situación de vulnerabilidad en la que están y que esto sea el principio del fin de la fragmentación, la marginalidad y la secuela de delito de droga que trae detrás.
Necesitamos una operación de saturación de educación

Si empezamos ahora en una generación terminamos con la marginalidad de todos estos chicos, los sacamos, les vamos a dar la posibilidad de tener un empleo digno. Porque en estos liceos tienen 10 horas de clase, los reciben en verano donde se les da de comer, tienen una currícula y una gestión del aula distinta a la tradicional.

También está contemplada la incorporación de la familia, es un aspecto clave. Se necesita que esta no solo se comprometa con el éxito académico del chico sino que se contagie de los valores que trasmite el liceo, el cuidado personal, el respeto por los profesores, la disciplina del trabajo, el ejercicio de la responsabilidad y la sola idea de que hay un futuro posible.

Y es posible. Un 5% de los que ingresaron al liceo Impulso dijeron en su momento que pensaban hacer estudios terciarios. Hoy, en cuarto de liceo, de esos mismos cien alumnos, un 85% piensa ir a la universidad. Le cambiaste la vida a los chicos, le cambiaste la vida a los padres y también a la comunidad.

No digo que estos 136 liceos modelos sean la mejor propuesta pero se trata de una propuesta bien estudiada, sabemos en las ubicaciones que deberían estar en Montevideo, en la periferia metropolitana y en el interior del país, lugares de altas necesidades básicas insatisfechas y fuerte predominancia de asentamientos.

Necesitamos una operación de saturación de educación, de oportunidades, de construcción de comunidad y de recuperación de las comunidades deprimidas.

Y necesitamos para los chicos que no logramos recuperar desde la educación porque ya cayeron en el delito, tres centros de rehabilitación modelo que acojan a los 700 menores.

Ojalá que la mutación ahora hacia el Inisa, creo que es bienintencionada, no se quede en eso y realmente logre un cambio. Porque en lugar de centros de rehabilitación tenemos infiernos humanos donde salen peor de lo que entraron.

He visto con mis propios ojos centros de rehabilitación modelo que han logrado reducir la reincidencia de delito de menores infractores a prácticamente cero. Y con menores que entraban en una situación mucha complejidad.

-Centros modelos de educación, centros modelos de rehabilitación. ¿En pleno ajuste fiscal?

-El costo de estos tres centros modelo de rehabilitación es de 33 millones de dólares, 9 millones menos de lo que nos cuesta el sistema actual que no recupera a nadie.

En el caso de los 136 liceos, por lo mismo que gasta ANEP por alumno egresado, porque 6 de cada 10 no terminan cuarto de liceo y solo 4 de cada 10 terminan sexto de liceo, podríamos tener 136 liceos públicos modelos de donde los jóvenes saldrían con el triple de horas de clase, con una currícula mucha más rica, con una atención alimentaria y sanitaria mucho más integral, y con un proyecto comunitario que integra a la familia y la comunidad a la vida del liceo. Por la misma plata: 4800 dólares por alumnos. Serían 240 millones de dólares por año, lo mismo que perdió ANCAP cada uno de los últimos cuatro años. Solamente gestionando bien ANCAP se hubiera podido iniciar.

Pero además como a esos chicos no los va a tener que atender ANEP, parte del presupuesto migraría hacia este objetivo y no nos costaría más dinero.

-Última, ¿se hubiera podido prevenir este ajuste?

-Se hubiera podido prevenir si el gobierno anterior hubiera seguido la regla chilena, de responsabilidad fiscal. Era un momento ideal para empezarla porque todos los vestigios de la crisis habían desaparecido, el Estado ya tenía el mismo nivel de funcionarios que en el 98, previo a la crisis, el mismo gasto público que previo a la crisis.

Si se hubieran gastado los recursos que podíamos contar confiablemente, que es lo que hizo Chile, el gobierno actual hubiera recibido una situación que tendría un 2% del producto, unos 1000 millones de superávit fiscal, en vez de 2000 millones de déficit. Hubiera recibido un país con muchísimo menos deuda porque se habría generado superávit fiscales en cinco años. Hoy nos estaríamos ahorrando de pago de intereses 500 millones de dólares que es lo que fue el valor del ajuste.

Y además tendríamos un fondo de 5.000 millones de dólares acumulado, que ahora en vez de tener que subir impuestos y bajar gastos, en vez de tener que hacer un ajuste fiscal, estaríamos generando un alivio fiscal, bajando impuestos a las personas para que no depriman su consumo, bajando impuesto a las empresas para que no posterguen inversiones, para que no dejen cesante personal, estaríamos haciendo obra de infraestructura para contratar al personal de la construcción privada que se paró mucho. No hay derecho, no hay derecho...