Coronavirus en Uruguay
769

Confirmados

22

Fallecidos

618

Recuperados

Coronavirus en el mundo
5.482.809

Confirmados

347.148

Fallecidos

2.268.874

Recuperados

Editorial:
La otra cara del Mayo francés Ver historial
El Correo Uruguayo retoma su horario habitual /// Fito Páez estrena álbum y videoclip de "La canción de las bestias" /// Valverde: "Esto lo sacamos adelante juntos, hay que estar unidos" /// 210 años de la Revolución de Mayo, hito de la libertad americana /// Medidas del BHU para atender dificultades de pago que tienen deudores
Deportes

16/05/2020 07:50

Vuelve la Bundesliga: espejo al cual el fútbol uruguayo no puede mirarse

Por: Jorge Savia

Sólo por aislamiento, los equipos alemanes pagan un promedio de $1.176.000 semanales; el modesto Wolfsburgo va a un lujoso hotel que cobra US$ 525 diarios.

Vuelve la Bundesliga: espejo al cual el fútbol uruguayo no puede mirarse

EFE

No debe haber nadie entre todos aquellos que se sienten vinculados al fútbol a lo largo y ancho del mundo, ya sea como protagonistas o incluso meros espectadores, que este sábado 16 de mayo no tenga la vista puesta en Alemania.

Tamaña atracción -inusual en otras circunstancias- se debe, obviamente, a la reanudación de la disputa del campeonato de Primera División de la Liga de Fútbol de Alemania (Bundesliga) en momentos que la pandemia del coronavirus ha obligado a paralizar los torneos de la casi totalidad de los países de los cinco continentes, algunos de los cuales hasta dieron por concluidas dichas competencias en forma abrupta y anticipada, tal como lo hicieron Venezuela, Holanda y Francia.

Tampoco es así por aquello que reza el dicho popular que indica que “a falta de pan, buenas son las tortas”, pues en el marco de la “vieja normalidad” el campeonato de Alemania es uno de los más fuertes y atractivos del mundo, que por ese motivo completa la elite que integran el de la propia Francia y, fundamentalmente, los de Inglaterra, España e Italia.

Sin embargo, no es menos cierto que el fenomenal interés universal se basa, además, en que la reanudación de la Bundesliga con la disputa de la 26ª. fecha, en el marco de la cual se destaca el clásico entre Borussia Dortmund y Schalke 04, se lleva a cabo bajo la vigencia de numerosas y rigurosas medidas sanitarias.

Es decir, de alguna manera, o en cierta medida, no son pocos los que -ansiosos por la vuelta del fútbol a la rutina de cada semana- este sábado mirarán por televisión algún partido de la Bundesliga y se preguntarán por qué es posible jugar en Alemania y no en otras partes.

Pues bien, una -sólo una- de las razones es porque la realidad de Alemania, fundamentalmente en el plano económico, no es fácil de transpolar a otros países, salvo los del primer mundo, y menos aún al fútbol sudamericano.

Por ejemplo, una de las medidas de carácter sanitario es que los equipos deben concentrar una semana antes de cada partido para evitar que técnicos, futbolistas y demás colaboradores corran riesgo de contagio, aspecto sobre el cual el diario alemán “Bild” hizo un relevamiento que reunió datos que, al menos para esa eventual “exportación” universal del modelo implantado en Alemania, son como para no dejar de lado.

Concretamente, la categoría de los hoteles y lugares de alojamiento en los que se aislarán los 20 equipos de la Bundesliga va desde las tres a las cinco estrellas, y las tarifas de los mismos oscilan entre 69 y 525 euros por noche, lo que a su vez deja espacio a algunas curiosidades.

El Wolfsburgo, que está en el 7° puesto y es el equipo emblemático de la ciudad del mismo nombre que tiene tan sólo unos 140.000 habitantes, se alojará en el hotel más caro de todos, al pagar 525 euros por día en el Ritz-Carlton, un “5 estrellas superior” que está considerado como uno de los más lujosos de Alemania.

No menos llamativo, a su vez, resulta que -contrastando con el Wolfsburgo- los poderosos Bayern Munich y Borussia Dortmund, 1° y 2° de la tabla de posiciones, respectivamente, se van a alojar en hoteles 4 estrellas, cuyas tarifas son de 100 y 101 euros diarios.

El Ausburgo, de la ciudad de igual nombre que cuenta con más de 300.000 habitantes, parece más acorde a lo que refleja la tabla, pues figura 14° y va a concentrar en el hotel Schempp, un 4 estrellas cuyo costo es de sólo 69 euros por noche.

El Leipzig, que está 3°, mientras tanto, es el único de los 20 equipos que se concentrará en sus instalaciones deportivas propias, lo que le da la ventaja de que entrenará en el mismo lugar donde se encuentra concentrado.
El Bayer Leverkusen, a su vez, que ocupa el 5° puesto y es el equipo de la ciudad del mismo nombre que tiene 180.000 habitantes, es el que escogió el hotel de categoría más baja, pues se aloja en el Grobe Ledder, un 3 estrellas que cobra 99 euros diarios.

Por otra parte, lo que no deja de ser llamativo es que el relativamente modesto Friburgo, que marcha 8° y pertenece a una ciudad de no más de 240.000 habitantes, le sigue al Wolfsburgo en cuanto a los hoteles más caros entre los elegidos por los equipos alemanes para aislarse: el Elztal, un 4 estrellas cuya tarifa es de 184 euros diarios.

Al poner esta realidad delante de la del espejo que representan las posibilidades económicas del fútbol uruguayo, queda claro uno de los motivos por los cuales, al menos por ahora, la ansiedad popular por ver fútbol que se palpa en nuestro país sólo se podrá ir saciando a través del consumo de las transmisiones televisivas que las distintas señales de Fox Sports y ESPN harán de los partidos que se disputan en Alemania.

Alcanza con sacar algunas cuentas básicas, tomando en cuenta que el protocolo de medidas sanitarias que permite el regreso del fútbol alemán a la actividad, exige que en las concentraciones y/o lugares de aislamiento de cada equipo, las habitaciones y baños deben ser individuales.

De acuerdo a eso, haciendo cálculos sobre una tarifa de alojamiento relativamente “standard” de 100 euros ($ 48) diarios, y estimando que cada equipo debe concentrar como mínimo a 25 personas, se verá que el gasto por ese concepto será de $ 120.000 diarios y $ 720.000 por semana, a los que -a razón de 50 euros por tres comidas diarias- se agregan 456.000 euros más, que totalizan 1.176.000 semanales, importe que excede en mucho al monto al que hizo referencia Gastón Tealdi, vicepresidente de la AUF, al decir en Sport 890 AM que “hacer el test (de coronavirus) costaría $ 200.000 por plantel en cada una de las fases”, agregando que en torno a esa prueba quizá habría que flexibilizar el protocolo para que el cumplimiento del mismo no resulte excesivamente oneroso para las posibilidades económicas del fútbol uruguayo.

En otras palabras, si en nuestro medio -exceptuando los casos de los dos equipos grandes- es difícil hacerle frente al gasto de $ 200.000 por plantel que habría que realizar en cada una de las fases, que tendrán una extensión de algo más de siete días cada una, muchísimo más sería tener que desembolsar $ 720.000 por semana.

Además, en Uruguay puede haber otro tipo de dificultades, como las locativas; porque en Los Céspedes y Los Aromos, las concentraciones de Nacional y Peñarol, respectivamente, la infraestructura edilicia no alcanza para alojar a un jugador por habitación; y, por otra parte, en casos de varios equipos chicos que suelen concentrar en hoteles montevideanos, no parece fácil que el establecimiento pueda tener tantas plazas disponibles sin afectar sus cifras de capacidad de hospedaje habituales.

LA GRILLA DEL FÚTBOL ALEMÁN


Sábado 16, a las 10:30 (Hora de Uruguay).
Borussia Dortmund-Schalke 04.
Leipzig-Friburgo.
Hoffenheim-Herta Berlín.
Fortuna Dusseldorf-Paderborn.
Augsburgo-Wolfsburgo.
Sábado 16, a las 13.30.
Eitracht Frankfurt-Borussia Moenchengladbach.

Domingo 17, a las 10:30.
Colonia-Mainz.
A las 13:00.
Union Berlín -Bayern Munich.

Lunes 18, a las 15:30.
Werder Bremen-Bayer Leverkusen.