Coronavirus en Uruguay
1286

Confirmados

36

Fallecidos

1011

Recuperados

Coronavirus en el mundo
18.303.806

Confirmados

695.118

Fallecidos

11.476.372

Recuperados

Editorial:Un presupuesto post pandemia
Ver editoriales anteriores
Lacalle sobre propuesta de Manini: "No hay una decisión del gobierno" /// Los jueces le responden a Manini y rechazan "enfáticamente" sus dichos /// Andrés Vilaseca, el nuevo capitán de Los Teros /// Bustillo viaja a España para reunirse con diversas autoridades /// Novick: "Continuamos al pie del cañón y la coalición sigue"
Deportes

26/11/2019 11:50

Valverde logró lo impensado; mandó al banco de suplentes a Toni Kross

Por: Brahian Kuchman

El uruguayo confirmó su titularidad en el Real Madrid y su gran momento obligó al técnico Zidane a dejar al alemán entre los relevos.

Valverde logró lo impensado; mandó al banco de suplentes a Toni Kross

EFE.

Mucha incertidumbre había en el Real Madrid cuando Federico Valverde finalizó su préstamo en el Deportivo La Coruña en julio de 2018.

El "Pajarito" regresaba al Real Madrid, su club de origen, tras ser cedido por un año a un equipo que terminó descendido a Segunda División. El conjunto Merengue tenía que optar: sale a préstamo otra vez o se queda en casa.

No era para nada fácil la decisión. Valverde no había tenido una buena temporada en el Deportivo La Coruña y tampoco había podido lograr su principal objetivo: tener continuidad y afianzarse en un equipo de Primera División. Esa era la meta esencial del Real Madrid y del propio futbolista, que no prosperó.

Lo cierto, es que Valverde no tuvo una buena temporada en su nuevo club en 2017/18 debido a las reiteradas lesiones que sufrió y ello llevó a tener escasa continuidad. Incluso, las pocas veces que jugó lo hizo fuera de puesto -como volante externo-.

Todo se volvió cuesta arriba para el juvenil, que para colmo, se quedó sin jugar el Mundial 2018 con su selección justamente por su falta de fútbol en su club.

Después de varias frustraciones y malos momentos, Valverde se presentó en el Real Madrid en julio de 2018 -tras regresar de su préstamo- para conocer su nuevo destino. Las interrogantes sobre su futuro eran muchas: se queda en la Casa Blanca o se va.

Sin embargo, esta vez lo esperaba un nuevo entrenador: Julen Lopetegui. El flamante técnico, quien había abandonado la selección española un día antes de debutar en el Mundial para enrolarse en el Real Madrid, tenía el futuro de Valverde entre sus manos.

Cuando toda la prensa española lo daba afuera del conjunto Merengue y con una larga lista de equipos interesados en su condición de préstamo, Lopetegui vio algo en el juvenil uruguayo y le dio una oportunidad.

Lo llevó junto con el plantel principal a la pretemporada en Estados Unidos. Allí le brindó oportunidades en algunos amistosos y con el correr de los partidos le fue dando cada vez más confianza.

Lopetegui era el responsable de la decisión final sobre el futuro de Valverde, quien tuvo el mejor final. El juvenil respondió con creces en aquellos amistosos y cumplió su sueño tras ser elegido, con apenas 20 años recién cumplidos, para ser parte del plantel principal nada menos que en el Real Madrid.

Valverde se mezclaba entre los grandes volantes del plantel Merengue como Casemiro, Luka Modric, Toni Kross, Isco o James Rodríguez.

Su evolución en el Real Madrid

Desde agosto de 2018 hasta marzo de 2019 fue dirigido por quien lo eligió para ser parte del primer equipo del Real Madrid. Tras malos resultados, el español fue despedido de su cargo y partir de ese momento Valverde acata órdenes del francés Zinedine Zidane.

Su primera temporada le bastó para afianzar sus condiciones. Jugó 25 partidos, entre los que fue titular y suplente, y con tan solo 20 años demostró estar a la altura de un gigante como el Real Madrid.
El entrenador Zinedine Zidane saludando a Valverde.
El entrenador Zinedine Zidane saludando a Valverde.

Pese a esto, cuando finalizó la temporada, otra vez aparecieron los rumores de una posible salida de Valverde. Los diarios españoles volvieron a poner al uruguayo en la órbita de los posibles futbolistas para ser cedido a préstamo. Sin embargo, tal como había sucedido un año atrás, el propio jugador se encargó de demostrar que nació para asumir grandes desafíos en el fútbol.

El uruguayo fue ganando la confianza del entrenador Zinedine Zidane, quien lo consideró como "uno de los grandes futbolistas a futuro" y lo respaldó constantemente.

Valverde asumió el gran desafío en un club con una exigencia extra y en pocos partidos, convenció al técnico, a los dirigentes y a todos los hinchas merengues con su diferente visión para jugar al fútbol.

Se afianzó como titular

Valverde no comenzó la actual temporada como titular pero con el correr de los partidos ha tenido una evolución que ha impactado y dejado de boca abierta a propios y extraños.

Tanto así, que con mucho carácter, se ganó un puesto en mitad de cancha como titular y el aval de los hinchas, que poco a poco percibieron que tiene una calidad diferente y le da al equipo un juego más vistoso.

Valverde hoy, es pieza insustituible para Zidane en zona de volantes incluso por delante del alemán multicampeón, Toni Kross.

Real Madrid juega con un esquema que permite tres volantes internos y entre ellos el uruguayo es considerado por el técnico francés como número fijo junto con el brasileño Casemiro.

El restante puesto lo ocupa Luka Modric y el que espera entre los relevos -increíblemente- es Kross, quien es tricampeón de la Champions League con el equipo Merengue. Además, de ser campeón del mundo con su club y su selección, sumado a otros títulos de esta dimensión con el Bayern Munich.

En los últimos seis partidos del Real Madrid, incluido el 6-0 ante Galatasaray por Champions League, Valverde mandó al banco a un crack como Kross para quedarse con el puesto de volante central.

Con apenas 21 años, ya sabe lo que jugar al más alto nivel con la exigencia actual del fútbol de élite en uno de los mejores equipos del mundo.

No hace falta profundizar demasiado para conocer el tipo de exigencia que requiere jugar en el Real Madrid y la responsabilidad de vestir esa camiseta, que claramente, no es para cualquiera.