Coronavirus en Uruguay
1409

Confirmados

37

Fallecidos

1180

Recuperados

Coronavirus en el mundo
20.936.041

Confirmados

759.844

Fallecidos

13.006.841

Recuperados

Editorial:Un presupuesto post pandemia
Ver editoriales anteriores
Pancartas y gritos contra la directiva y jugadores del Barcelona tras perder 8-2 /// Argentina no comparte que la oposición venezolana no se presente a elecciones /// La impunidad de la dictadura, una herida sin sanar en Uruguay /// Estudiantes marcharon por el Centro de Montevideo en homenaje a Líber Arce /// Fiscalía imputó al agresor del militante del FA en Salto y a su hijo de 15 años
Deportes

24/10/2019 19:01

River le bajó el copete a Nacional y lo dejó sin invicto

Por: Brahian Kuchman

El darsenero fue superior al tricolor, le ganó 3-1 y le cortó una larga racha de nueve triunfos consecutivos.

River le bajó el copete a Nacional y lo dejó sin invicto

Gastón Britos I Foco.uy.

En los primeros 30 minutos de juego, Nacional vivió una película de terror ante River Plate en el Parque Saroldi. El tricolor sufrió a su rival, que manejó la pelota, controló el partido, lo atacó y le convirtió dos goles.

Es que River no respetó al líder del torneo sino todo lo contrario. Salió a buscar la ventaja desde el primer minuto, ganó en mitad de cancha, tomó confianza y a los 8’ sorprendió a Nacional con gol de Juan Manuel Olivera.

Tras una linda combinación ofensiva, en la que participaron todos sus delanteros, Olivera finalizó la jugada con un gran cabezazo para poner el 1-0, que cayó como un baldazo de agua fría para el tricolor.

Lo cierto, es que la defensa tricolor se descuidó, las precauciones a la hora de marcar quedaron de lado y en apenas 8 minutos de juego, se vio en un panorama cuesta arriba.

A partir de ahí, el conjunto de Jorge Fossati jugó con una confianza extra y fue un torbellino en ataque de la mano de Luis Urruti, Joaquín Piquerez y Adrián Leites, que utilizaron su velocidad y fueron un infierno para la defensa tricolor.

El primer gol significó un envión para River, que siguió siendo superior a su rival y minutos después marcó el segundo tras una gran definición de Luis Urruti. El delantero recepcionó una pelota al borde del área grande y de aire, sin que caiga, definió contra el vertical para sentenciar el delirio de su hinchada.

River había sido bastante más que Nacional hasta ese momento y lo plasmó en el resultado: 2-0.

Hasta ahí, el darsenero hizo todo a la perfección y Nacional fue superado en todos los aspectos. Se mostró perdido en la cancha, sin rumbo y desconocido.

Pese a todas sus condicionantes, Nacional llegó al descuento tras una definición de Gonzalo Bergessio, que transformó en oro una jugada aislada.

El tricolor creció con su gol en lo futbolístico y equiparó el partido hasta el descanso. Después de su mal comienzo, se recuperó y estuvo cerca del empate, que no llegó.

Para el complemento, River volvió a ser el equipo del comienzo, recuperó su juego y su confianza. Tanto así, que en pocos minutos tuvo dos situaciones claras para convertir pero las malogró.

El gol estaba al caer y finalmente cayó. Adrián Leites mostró todo su potencial tras una linda jugada individual y definió contra el palo para poner el 3-1, a los 60’.

El darsenero no quiso tirar por la borda todo lo bueno que hizo en los primeros 30’ y selló el tercero, que le dio la tranquilidad necesaria para jugar lo que restaba con la pelota en su poder.

A partir de ahí, Nacional fue a bola de nervios y comenzó a jugar a contrarreloj. Adelantó sus líneas, insistió, pero siguió sin encontrar su mejor versión y le costó muchísimo elaborar circuitos de juego y oportunidades de gol.

Sus futbolistas no repitieron otras actuaciones y estuvieron enredados a la hora de jugar. A Nacional todo lo costó más y a River todo se le hizo más fácil.

Es que el darsenero fue muy inteligente para jugar con el resultado a su favor.
Con la pelota en su poder, tocó, se desmarcó y siempre mostró opciones de pases. De esa manera, desgastó a su rival, que se volvió a impacientar.

Claramente, Nacional no estuvo en su tarde y no le salió nada. La insistencia siempre fue más con el corazón que con fútbol y todo se volvió confuso hasta el final. Las escasas acciones que buscó elaborar, siempre terminaron en intentos.

Al tricolor cada vez más se le hizo cuesta arriba y nunca encontró el camino para resolver el partido. Se abrazó a sus intentos sin poder convertir, mientras que River se llevó una merecida victoria por lo hecho en el desarrollo y otra vez, se hizo enorme ante un grande.

El darsenero gritó fuerte y alto en casa, le quitó el invicto a Nacional en el Clausura y le cortó una larga racha de nueve triunfos consecutivos.

RIVER PLATE 3:1 NACIONAL

Cancha: Parque Saroldi. Juez: Esteban Ostojich. Asistentes: Richard Trinidad y Javier Irazoqui.

RIVER PLATE: Gastón Olveira, Horacio Salaberry, Gonzalo Viera, Joaquín Fernández, Nicolás Rodríguez, Sebastián Píriz, Maximiliano Calzada, Joaquin Piquerez (65′ Juan Pablo Plada), Adrián Leites, Luis Urruti (61′ Matías Arezo), Juan Manuel Olivera (79′ Matías Alonso). Director Técnico: Jorge Fossati. Suplentes: Francisco Tinaglini, Agustín Ale, Facundo Ospitaleche, Gabriel Leyes.

NACIONAL: Luis Mejía, Guillermo Cotugno, Guzmán Corujo, Felipe Carvalho, Matías Viña; Rafael García (64′ Thiago Vecino); Brian Ocampo (59′ Santiago Rodríguez), Gabriel Neves, Felipe Carballo, Gonzalo Castro (65′ Pablo García); Gonzalo Bergessio. Director Técnico: Alvaro Gutiérrez. Suplentes: Sergio Rochet, Mathías Cardacio, Pablo Barrientos, Sebastián Fernández.

Goles: 8′ Juan Manuel Olivera (RP), 15′ Luis Urruti (RP), 35′ Gonzalo Bergessio (N), 60′ Adrián Leites (RP).