Cinco historias uruguayas de los Campeones de América con River Plate

Por: Danilo Costas

Deportes

9/12/2018 22:10

Cinco historias uruguayas de los Campeones de América con River Plate

EFE

Camilo Mayada y Rodrigo Mora, ambos con la bandera de Uruguay, en primera plana con la Copa Libertadores.

Enzo Francescoli, Rodrigo Mora, Camilo Mayada, Nicolás de La Cruz y el profesor Marcelo Tulbovitz se coronaron campeones con el millonario.

River Plate se consagró Campeón de la Copa Libertadores de América tras derrotar 3-1 a Boca Juniors en el Estadio Santiago Bernabéu de Madrid y, en la euforia de los festejos, varias banderas uruguayas se robaron el protagonismo.

Rodrigo Mora, Nicolás de La Cruz y Camilo Mayada festejaron en la cancha mientras que Marcelo Tulbovitz lo hizo fuera del perímetro y Enzo Francescoli en las tribunas.

Los cinco conforman la legión oriental en un equipo históricamente identificado con los jugadores uruguayos y guardan historias que los unen a River Plate más allá de la gloria deportiva.

"Se lo quiero dedicar a toda la gente que me ayuda y acompaña siempre. Tengo sentimientos encontrados ya que cuando parecía que no iba a jugar más, volví a despertar y estoy acá levantando otra Copa Libertadores. Disfruto cada minuto, no pudimos jugar en casa, tuvimos que venir aca y pudimos dar la vuelta. Es para todos los que no pudieron venir", dijo Mora al borde las lagrimas.

Una lesión desafortunada dejó al riverense al borde del retiro pero el apoyo del club y una larga recuperación en Buenos Aires lo dejaron nuevamente en las canchas. Si bien no tuvo minutos en la final madrileña, Mora se ganó la ovación de los hinchas de River por su empeño y superación.

Con pasado en Cerro, Juventud de Las Piedras, Defensor Sporting y Peñarol en el fútbol uruguayo, Mora llegó a River Plate en el segundo semestre de 2012 y, salvo una etapa en préstamo en el fútbol chileno, se mantuvo en el equipo millonario.

Su historia de amor con River debió esperar hasta 2014, año que en que ganó la Copa Sudamericana con Marcelo Gallardo como entrenador y en un torneo donde fue el goleador de su equipo, con cuatro goles en ocho partidos.

Al año siguiente ganó la Copa Libertadores de América con una destacada actuación individual y jugó la final del Mundial de Clubes ante el Barcelona de Lionel Messi y Luis Suárez.

El 22 de junio de 2017 se sometió a una dura operación que consistió en la realización de perforaciones en la cabeza del fémur y en la cadera para que pueda irrigar la sangre a la zona. Su recuperación le demandó caminar con muletas, realizar ejercicios en gimnasio y realizar una adaptación especial para volver a jugar. Luego de ese suplicio, pudo festejar este domingo en Madrid su segunda Copa Libertadores.

"Se lo dedico a mi familia y en especial a la memoria de mi hermana, que no está más con nosotros", fue lo único que pudo decir Camilo Mayada, antes de emocionarse tras el triunfo obtenido.

El lateral nacido en Canelones fue clave durante el partido y dio el pase atrás para que Juan Fernando Quinteros pusiera el 2-1 que le daba la victoria a River Plate. Sin embargo no todas fueron rosas y en este camino a la gloria también tuvo momentos amargos.

Mayada fue contratado por River en 2015 a cambio de US$ 1.500.000 por el 50% del pase y debutó en la final de la Recopa Sudamericana 2015, título que ganó ante San Lorenzo de Almagro.

En 2017 tuvo un doping positivo tras la presencia de un diurético denominado hidroclorotiazida en su orina y fue suspendido por la Conmebol a siete meses sin actividad. El club responsabilizó al jefe médico Pedro Hansing ya que la sustancia había sido administrada por la sanidad y el jugador no tuvo elección.

Luego de siete meses interminables antes de volver a jugar, Mayada regresó en febrero de 2018. Sin embargo la alegría no sería completa, ya que Tatiana, su hermana mayor, falleció a raíz de un problema inmunológico en marzo.

Superado el mal trago Mayada se volvió una pieza regular del equipo de Marcelo Gallardo, volvió a ser convocado a la selección por Óscar Tabárez y este domingo se dio el gran gusto de ganar la Copa Libertadores por segunda vez.

De los tres futbolistas el que tuvo menos protagonismo en River Plate es Nicolás de La Cruz, el juvenil de Liverpool que llegó al club argentino el 15 de agosto de 2017 por cuatro años luego de destacarse en la selección sub 20.

El volante es un jugador de rol en el plantel de Marcelo Gallardo y no tuvo grandes participaciones. Sin embargo comparte un detalle interesante a nivel familiar. En la última Copa Libertadores que ganó el club (en 2015 y con Marcelo Gallardo también al frente del plantel) quien integraba el plantel era su medio hermano, Carlos Sánchez, por lo que ambos tienen una copa continental ganada con el club millonario.

En su rol de mánager del club, Enzo Francescoli tiene mucho que ver en el momento actual de River Plate.

Sin embargo el crédito y la idolatría que ganó el Príncipe en los hinchas de River datan de su tiempo como jugador.

El uruguayo tuvo dos etapas como jugador millonario. En la primera ganó un solo título (el Campeonato de Primera División de 1985) pero en la segunda se destapó con cuatro títulos locales (1994, 1996 y los dos que se disputaron en 1997) y dos internacionales, la Copa Libertadores de 1996 y la Supercopa Sudamericana de 1997.

Tanto fue su amor a River que se retiró como futbolista con esos colores, en el Estadio Monumental de Buenos Aires, enfrentando a Peñarol, el club del que fue hincha durante toda la vida.

Como mánager decidió la contratación de Gallardo y sumó otros ocho títulos en esa función.

"Está lindo para irnos de acá con los tres puntos la c.... de su madre. Si hace falta reventar una pelota y sacarla del estadio, no hay que tener vergüenza. Vamos a jugar bien concentrados. Vamos muchachos, vamos que este escudo es demasiado grande. Hay que tener personalidad con la pelota", suele gritar, en una de sus tantas arengas motivacionales y creativas, el preparador físico de River, Marcelo Tulbovitz.

Hijo de una familia de Malvín que sufrió el hostigamiento de la última dictadura militar en Uruguay, Tulbo, como lo llaman familiares y amigos, forjó su carácter trabajando desde muy chico y abrazó la profesión de preparador físico para buscar nuevos horizontes.

"Guerra para marcar y magia para jugar. De acá nos tenemos que ir con los tres puntitos, dale, dale, dale", remarca el uruguayo encargado del estado físico del campeón, según consignan quienes siguen de cerca al equipo de Gallardo.

Tulbovitz conoció a Gallardo en Nacional de Uruguay, aclaración válida ya que su hoja de ruta laboral lo llevó por Costa Rica, El Salvador, Chile, México y Argentina.
La banda oriental de River Plate, con Tulbovitz como fotógrafo.
La banda oriental de River Plate, con Tulbovitz como fotógrafo.

Con el actual estratega millonario trabó una excelente relación y cuando Gallardo fue convocado en River Plate no dudó en llevárselo.

“Las experiencias que uno va adquiriendo en la vida te hacen crecer o decrecer. En mi caso, me ayudó en el sentido de nunca dejarme avasallar. Nunca me doy por vencido. El aspecto de motivador forma parte de lo que soy yo. Todo dejó secuelas”, contó al diario La Tercera durante su periplo en Chile junto a Martín Lasarte.

Ese carácter motivador y aguerrido lo llevó a River Plate, donde se transformó en un fiel escudero de Gallardo y donde sumó varios títulos desde su llegada.