Peñarol venció 2-1 de atrás a Defensor y se quedó con la tabla Anual

Por: Brahian Kuchman

Deportes

4/11/2018 18:44

Peñarol venció 2-1 de atrás a Defensor y se quedó con la tabla Anual

@oficial_Cap.

En un partido vibrante, el aurinegro revirtió el resultado con un jugador menos tras la expulsión de Guzmán Pereira, y ganó el acumulado.

En un partido que quedará en la historia de los hinchas aurinegros, Peñarol le dio vuelta el partido a Defensor Sporting con un jugador menos y en la hora. Tras la expulsión de Guzmán Pereira, el mirasol se las rebuscó con diez hombres y logró revertir un partido increíble. Ganó 2-1 y se quedó con la tabla anual.

Defensor Sporting no especuló con Peñarol sino todo lo contrario. Salió a buscar el resultado, se paró en campo rival y fue el equipo que manejó la pelota en los primeros 45’. Incluso, cada vez que atacó, complicó a la defensa aurinegra.

Peñarol, por su parte, entró dormido y le costó encontrar el juego colectivo. Tanto así, que muchas veces sus volantes corrieron detrás de la pelota ante el buen manejo que expuso el conjunto violeta.

Los primeros minutos tuvo a Defensor como protagonista y su buena propuesta de juego obligó al equipo de Diego López a tener que replegarse en su campo y esperar para avanzar de contragolpe. Si bien el aurinegro tuvo alguna salida rápida desde su campo, su juego siempre fue enredado y confuso.

El aurinegro no tuvo desdoble por afuera, tanto Estoyanoff y Canobbio se vieron controlados por el rival, mientras que Viatri y Darwin Núñez estuvieron poco participativos y muy aislados en ofensiva.

En el inicio, Defensor fue superior en lo táctico y en lo futbolístico, y esa superioridad la confirmó a los 19 minutos tras el gol de Martín Correa, que enganchó en el área y puso en ventaja al violeta.

El conjunto local impuso justicia para un equipo que hasta ese momento había sido bastante más que su rival, que recibió un baldazo de agua fría.

Con el gol en contra, Peñarol intentó tomar impulso para reaccionar y fue en busca del empate. Adelantó sus líneas sobre el arco rival, se soltó más pero le costó una enormidad elaborar situaciones claras y más aún, ser vertical en su juego.

Todo lo contrario Defensor, que tomó confianza con el gol a favor y elaboró varias ocasiones claras que no pudo convertir gracias a la buena respuesta del arquero Kevin Dawson. El arquero aurinegro despejó todo y salvó dos goles casi hechos.

El aurinegro comenzó a jugar contra el resultado, la ansiedad y el nerviosismo. Las cosas no le salieron y ello repercutió desfavorablemente en sus jugadores.

Hasta el primer tiempo, Peñarol fue superado por Defensor, desde lo físico, en lo futbolístico y en el resultado, que terminó 1-0 a favor de los violetas.

Para el complemento, el aurinegro mejoró bastante. Ordenó mejor sus líneas y fue más compacto que en el primer tiempo. Ya con Maxi Rodríguez y Gabriel Fernández en cancha, se adelantó en el campo y se mandó al ataque en busca del empate.

Sin embargo, no le fue fácil y le costó mucho elaborar jugadas claras. Sus intentos siempre fueron con individualidades o con remates de afuera sin mayor peligro.

Pasaron los minutos y el aurinegro siguió apostando. Llevó a Defensor contra su arco, a puro corazón, pero el gol no llegaba. El reloj comenzó a transmitir tensión en el Franzini y nerviosismo en los futbolistas aurinegros, que comenzaron a desesperar.

El desespero desencadenó en la expulsión de Guzmán Pereira, a los 64'. Todo era complicado para Peñarol, que se vio con un hombre de menos y el partido cuesta arriba.

En los minutos finales, el aurinegro pasó al nerviosismo puro. Adelantó todas sus líneas y se mandó al ataque hasta con sus defensores.

El final fue intenso, Peñarol en busca del gol y Defensor defendiendo con uñas y dientes, aunque también pudo aumentar mediante algunos contragolpes que malogró.

Sin embargo, después de tanta insistencia y a falta de muy poco para el final, apareció el argentino Lucas Viatri para empatar el partido a los 82' y ponerle una cuota de esperanza para el aurinegro.

El gol de la igualdad fue el envión para Peñarol, que lo aprovechó para seguir de largo. Apenas ocho minutos después, Ignacio Lores anotó el segundo y puso la euforia para sus hinchas.

Fue el desahogo para un equipo que insistió y nunca bajó los brazos. El cierre tuvo emociones para todos los gustos pero no hubo tiempo para más.

Peñarol ganó un partido increíble, lo dio vuelta con uno menos y se quedó con la tabla anual. El próximo domingo enfrentará a Nacional en su primera final, y si gana, será campeón uruguayo.