Con agónico gol de Maxi Rodríguez, Peñarol es campeón del Clausura

Por: Brahian Kuchman

Deportes

27/10/2018 22:42

Con agónico gol de Maxi Rodríguez, Peñarol es campeón del Clausura

@CampeonatoAUF .

Cuando parecía dejar pasar la oportunidad, apareció el argentino a los 94' para darle el triunfo 1-0 ante Progreso y el título de campeón.

Peñarol dependía de sí mismo y, si le ganaba a Progreso, era campeón. Los hinchas aurinegros colmaron las tribunas del Campeón del Siglo, esperanzados de conseguir el anhelado título del Clausura.

Los dirigidos por Diego López nunca se imaginaron el partido que se les venía por delante. Fueron 90 minutos a prueba de fuego para Peñarol, que supo llevar adelante no solo el partido, sino la ansiedad. Pero sobre todo, supo controlar la desesperación en los minutos finales y el gol llegó en el último minuto.

El árbitro Gustavo Tejera dio 5 minutos de descuentos y cuando iban 94' apareció el argentino Maxi Rodríguez para hacer delirar a la hinchada local. Fue el único gol de un partidazo. Emocionante hasta el final, dinámico y de ida y vuelta.

Los dos equipos salieron a jugar el primer tiempo en el Campeón del Siglo con una clara intención y una idea fija.

Con la necesidad de ganar en su casa, Peñarol fue el que tomó el protagonismo del partido, manejó la pelota y tuvo las mejores oportunidades en la primera mitad.

Progreso, fiel a su estilo, presionó en campo contrario, no especuló, se mostró un equipo atrevido y salió a jugarle de igual a igual al líder del torneo. El conjunto de Marcelo Méndez no renunció a su habitual planteo ofensivo y también elaboró alguna llegada de contragolpe.

El aurinegro mostró una interesante dinámica en ofensiva de la mano del juvenil Darwin Núñez, quien estuvo muy participativo en la primera mitad. Gargano y Guzmán Pereira se encargaron de distribuir el juego desde la zona central de los volantes y los extremos Giovanni González y Estoyanoff junto con Viatri se sumaron al juego colectivo en ofensiva.

Peñarol exhibió un fútbol intenso y vertical, elaboró situaciones pero no pudo romper el cero en la primera mitad. Núñez tuvo dos claras, González tuvo otra pero el gol no llegó gracias a la buena respuesta del arquero Sebastián Fuentes, quien estuvo muy activo.

Progreso se mostró un equipo compacto, con buen manejo de pelota cuando la tuvo en su poder, y cumplió una buena disciplina táctica. Incluso, tuvo oportunidades de contragolpe tras la rápida salida de sus delanteros, Millacet, Lemmo y Colmán, quienes complicaron a la defensa rival en más de una ocasión.

Hasta el descanso, ninguno renunció a su idea primordial de mirar el arco rival, sobre todo Peñarol, que insinuó más, generó las oportunidades más claras pero no estuvo fino en la definición.

Cada uno con su planteo, Peñarol de propuesta y Progreso de respuesta, transcurrió el primer tiempo aunque el gol se ausentó.

El complemento fue intenso, de ida y vuelta y con oportunidades para ambos equipos. Tal como sucedió en la primera mitad, los dos fueron al frente y priorizaron el arco rival como objetivo primordial.

Progreso sorprendió a Peñarol en el inicio y por muy poco no se puso en ventaja si no fuese por la buena actuación de Dawson, que le impidió un cabezazo a Colman.

Pero los “gauchos del pantanoso” no se conformaron y a los pocos minutos elaboraron otra clara. Sin embargo, volvieron a desaprovechar la oportunidad y todo seguía 0-0.

El aurinegro, que comenzó algo dormido el segundo tiempo, reaccionó después que López mandó a la cancha a Lores y Novick por Gargano, con la intención de llevarlo de a poco. Con los cambios, el mirasol adelantó sus líneas y llevó a Progreso contra su arco.

Lo tuvo Viatri, lo tuvo Núñez de cabeza y lo tuvo Lores. Sin embargo, el arquero Fuentes demostró todo su repertorio de atajadas espectaculares y Peñarol desesperaba.

A esa altura Peñarol comenzaba a jugar a contra reloj. Siguió con la misma intención (de ir al frente) pero los nervios, la ansiedad y la desesperación de querer convertir le influían negativamente a la hora de pisar el área.

Pasaron los minutos y el aurinegro siguió apostando, ya con Maxi Rodríguez en cancha. Llevó a Progreso contra su arco, a puro corazón, pero el gol no llegaba. El reloj comenzó a transmitir tensión en el Campeón del Siglo y nerviosismo en los futbolistas aurinegros, que comenzaron a desesperar.

En los minutos finales, el aurinegro pasó al nerviosismo puro. Adelantó todas sus líneas y se mandó al ataque hasta con sus defensores pero la figura del arquero Fuentes se hacía cada vez más grande.

El final fue electrizante, Peñarol en busca del gol y Progreso defendiendo con uñas y dientes, aunque también pudo aumentar mediante algunos contragolpes que malogró.

Cuando el árbitro Tejera marcó los 5 minutos de descuentos, el empate parecía sellarse y el festejo anticipado parecía esfumarse. Sin embargo, casi en la última jugada y casi en el último minuto, apareció el argentino Maxi Rodríguez para marcar el único gol del partido.

A los 94' apareció el pie derecho del argentino para definir en el área y darle el título a Peñarol. Fue el desahogo para un equipo que insistió y nunca bajó los brazos.

A Progreso casi no le quedó tiempo para la reacción y Tejera dio el pitazo final y la vuelta olímpica para Peñarol que se consagró campeón del Clausura y enfrentará a Nacional en las finales por el Campeonato Uruguayo. Sólo resta saber quién tendrá la ventaja como ganador de la Tabla Anual.

Fue el primer título para Diego López como entrenador y consiguió un nuevo título para las vitrinas del aurinegro.