Un grupo de clubes quiere la renuncia del actual Ejecutivo de la AUF

Por: Jorge Savia

Deportes

16/08/2018 17:50

Un grupo de clubes quiere la renuncia del actual Ejecutivo de la AUF

Se espera una reunión el viernes. "¿Tabárez no puede dirigir tres o cuatro amistosos sin contrato?", se preguntó el presidente de Cerro.

Rumbo a la Asamblea de Clubes del 21 de agosto, en la que se levantará el cuarto intermedio resuelto el 31 de julio para elegir al nuevo presidente de la Asociación Uruguaya de Fútbol, hay un grupo de instituciones que están dispuestos a tirar una “bomba”: pedir la renuncia del actual Consejo Ejecutivo y, de lograrlo, designar un nuevo cuerpo de neutrales, un provisoriato, hasta que resulte electo el nuevo presidente.

Por tal motivo, incluso, los 17 presidentes o delegados de la asamblea, por cada uno de los 16 clubes de Primera División más uno en representación de la Segunda, están siendo convocados para una reunión trascendental que, casi seguramente, se llevará a cabo este viernes.

La iniciativa tomó forma a partir de un encuentro el miércoles de noche en el segundo piso del restaurante Soprano’s, en la rambla del Parque Rodó, donde no se hicieron presentes los clubes que impulsan la candidatura de Arturo Del Campo: River Plate, Danubio, Liverpool y Wanderers. Tampoco estuvo Fénix, cuyos dirigentes excusaron su inasistencia por motivos personales.

En tales circunstancias, Alfredo Jaureguiverry, presidente de Cerro, tomó la palabra y dijo que, aun cuando su club apoyaba a Eduardo Abulafia, no les gustó "que algunos clubes no hayan sido invitados”. También enfatizó: “Antes de llegar a la asamblea del martes, debemos sacarnos la careta y estar todos para decirnos las cosas cara a cara”.

Igual, durante la reunión en Soprano’s, quedó claro que hay un grupo de clubes que desean, por lo menos, limitar las potestades del actual Consejo Ejecutivo presidido por Edgar Welker, e integrado por cuatro neutrales en virtud de la renuncia presentada por Wilmar Valdez, para que no adopte decisiones trascendentes cuando resta poco tiempo para el fin de su mandato.

Concretamente, esos clubes quieren que sea el próximo Consejo Ejecutivo el que se ocupe de analizar una eventual renovación del contrato con Tenfield por los derechos de televisación de los partidos del fútbol uruguayo. También quieren delegar para él de la extensión del vínculo con el cuerpo técnico de la selección, encabezado por Óscar Washington Tabárez.

“¿Qué apuro hay ahora?”, preguntó Jaureguiverry en Soprano’s. Enseguida argumentó: “Hace mucho tiempo que varios clubes queremos renovar el contrato con la televisión y como no se hizo, estamos perdiendo 500.000 dólares por año; entonces, ¿por qué ahora hablamos de salir corriendo a renovarlo?”.

El presidente de Cerro, además, planteó que los amistosos que tiene pactado la selección para los próximos meses, no deben ser un motivo de apremio para que la AUF renueve los contratos de los cuerpos técnicos de inmediato: “Varios clubes hemos sacado cuentas, y en todos estos años Tabárez cobró 15.000.000 de dólares entre sueldos y premios, ¿no puede dirigir tres o cuatro amistosos sin contrato?”.

Defensor Sporting fue uno de los principales en promover la iniciativa de pedir la renuncia del Ejecutivo ahora integrado por Edgar Welker, Alejandro Balbi, Ignacio Alonso y Roberto Pastoriza, con el objetivo de elegir un nuevo cuerpo de neutrales para un provisoriato.

Pero hubo matices en el seno de la reunión en Soprano’s que, al parecer, fue convocada a impulsos de José Luis Rodríguez y Fredy Varela, presidentes de Nacional y El Tanque Sisley, respectivamente.

Gastón Tealdi, delegado titular de Peñarol ante a AUF, por ejemplo, dijo a ECOS que la institución está de acuerdo "en expresarle al Ejecutivo el pensamiento de que no es conveniente que adopten decisiones importantes cerca del fin de su mandato, pero no con llegar a ese extremo de pedir que los neutrales renuncien a sus cargos”.

Según la estimación de un presidente que estuvo en la reunión del miércoles, “hay diez clubes” dispuestos a pedir la renuncia del Ejecutivo, mientras el resto se inclina por “limitar sus facultades”.