Historias, broncas y revanchas de celestes que se quedaron sin Mundial

Deportes

31/05/2018 17:47

Historias, broncas y revanchas de celestes que se quedaron sin Mundial

EFE (Archivo)

Hernández y Eguren, dos exselección que ya no están.

Diego Dorta, Daniel Fonseca y Sebastián Eguren son solo tres nombres de una larga lista de celestes que se quedaron en la puerta del Mundial

En tres días el cuerpo técnico de Óscar Tabárez deberá entregar la lista de jugadores seleccionados para disputar la Copa del Mundo y tres futbolistas deberán quedarse en su casa con la valija llena de ilusiones.

En los últimos 20 años Uruguay jugó cuatro Mundiales y varios futbolistas celestes se quedaron por el camino. ECOS te invita a recordar historias, broncas y revanchas de los futbolistas que alguna vez se bajaron del avión.

Para el Mundial de Italia 1990 había un cambio en la lista, ya que solo se llevaban 22 futbolistas. El entrenador de aquel entonces era el mismo que ahora, Tabárez, y reservó a 25 jugadores de los cuales tres se quedarían sin Mundial.

A la Copa del Mundo viajaron Fernando Álvez, Alfonso Domínguez y Gabriel Correa de Peñarol, Felipe Revelez, José Luis Pintos Saldanha, Daniel Fonseca y William Castro de Nacional, Eduardo Pereira de Independiente de Argentina, Hugo de León de River Plate de Argentina, Nelson Daniel Gutiérrez del Verona de Italia, José Herrera del Figueres de España, José Batlle Perdomo, Carlos Aguilera y Rubén Paz de Genoa de Italia, Santiago Ostolaza de Cruz Azul de México, Antonio Alzamendi de Logroñes de España, Pablo Bengoechea del Sevilla de España, Enzo Francescoli del Marsella de Francia, Rúben Sosa de Lazio de Italia, Sergio Martínez de Defensor Sporting y los danubianos Javier Zeoli y Ruben Pereyra.

Por el camino se quedaron Diego Martín Dorta, Edison Suárez y Jorge Miguel Gonçalves, quien había ganado la Copa Libertadores con Peñarol tres años antes junto a Tabárez como entrenador. El hijo del mítico Néstor Gonçalves recién comenzaba su carrera, jugó un año más en Peñarol luego del Mundial y emigró para jugar en México y Argentina.

Dorta jugaba en Central Español al momento de quedar desafectado pero tuvo revancha. En los años siguientes ganó tres títulos con Peñarol, fue Campeón de América con Uruguay en 1995 y con Independiente ganó una Supercopa en el mismo año.

Suárez tuvo una carrera con poco brillo en la selección pero se destacó como futbolista en clubes de Uruguay, España, Colombia y Chile. Se retiró en 2002 jugando para Fénix y obtuvo dos títulos de Campeón Uruguayo, uno con Danubio y otro con Nacional.

Quien quedó muy molesto por quedar afuera del mundial fue el defensor Obdulio Trasante, quien también había ganado la Copa Libertadores de 1987 con Tabárez como técnico en Peñarol.

“No puedo olvidarme que no jugué un Mundial por personas que se asociaron para dejarme fuera de la competencia. Concretamente ‘Paco’ Casal y Tabárez fueron quienes se juntaron para que Trasante fuera dejado al margen del plantel que disputó el Mundial de Italia”, dijo el zaguero a canal 5 en 2001.
La herida de Trasante por perderse la Copa del Mundo nunca cicatrizó.

Para el Mundial de Corea y Japón 2002 el entrenador era Víctor Púa y la lista ya era de 23 futbolistas.

Púa llegó como relevo de Daniel Passarella y logró clasificar al Mundial tras sufrir en la repesca ante Australia. Los 23 hombres que eligió para viajar a Asia fueron Federico Elduayen, Darío Rodríguez y Joe Bizera de Peñarol, Alejandro Lembo, Gustavo Méndez, Gustavo Varela, Gustavo Munúa y Richard Morales de Nacional, Fabián Carini y Paolo Montero de Juventus de Italia, Pablo García y Federico Magallanes de Venezia de Italia, Gianni Guigou de Roma de Italia, Darío Silva y Marcelo Romero de Málaga de España, Sebastián Abreu de Cruz Azul de México, Mario Regueiro de Racing de Santander de España, Nicolás Olivera de Sevilla de España, Gonzalo de Los Santos de Valencia de España, Fabián O’Neill de Perugia de Italia, Diego Forlán de Manchester United de Inglaterra y los futbolistas del Inter de Milán, Álvaro Recoba y Gonzalo Sorondo.

Púa dejó a cuatro jugadores por el camino, aunque en distinta situación. Ruben “Pollo” Olivera era un juvenil prometedor de la cantera de Danubio y un año después del Mundial fue transferido a la Juventus donde inició un recorrido internacional que lo llevó a jugar en siete equipos italianos, en España y en Ecuador. Otro juvenil desafectado fue Diego Pérez, el popular “ruso”, que luego se ganaría los aplausos de todos los hinchas por su desempeño en el Mundial de Sudáfrica 2010.

Al momento de ser desafectado Pérez jugaba en Defensor Sporting y había tenido participación en la Copa América de 2001, donde Uruguay terminó cuarto. Pérez jugó otras tres Copa América, fue campeón en 2011, jugó la Copa Confederaciones 2013 y los Mundiales de Sudáfrica 2010 y Brasil 2014, aunque en este último no tuvo minutos. Otro juvenil que debutó junto a Pérez fue Sebastián Eguren, que por aquellos años jugaba en Wanderers y luego tuvo un recorrido similar al de su compañero.

El último corte fue Daniel Fonseca, en una decisión que resultó un golpe de efecto hacia el final de su carrera. Fiel a su estilo, el delantero dio una entrevista a La República semanas antes de la lista donde afirmó: “Yo estoy por encima del Mundial, si voy, bárbaro, pero si no voy, no pasa nada”. El Tigre, mundialista 12 años antes en Italia, se retiró ese mismo año.

Con Tabárez de regreso al mando, Uruguay preparó el Mundial de Sudáfrica 2010 con 26 jugadores. El entrenador llevó al continente africano a Fernando Muslera de Lazio de Italia, Diego Lugano de Fenerbahce de Turquía, Diego Godín de Villareal de España, Jorge Fucile y Álvaro Pereira de Porto de Portugal, Walter Gargano de Napoli de Italia, Mauricio Victorino y Álvaro Fernández de Universidad de Chile, Edinson Cavani de Palermo de Italia, Sebastián Eguren de AIK de Grecia, Luis Suárez y Nicolás Lodeiro de Ajax de Holanda, Diego Forlán de Atlético de Madrid, Juan Castillo de Deportivo Cali de Colombia, Egidio Arévalo Ríos de Peñarol, Sebastián Abreu de Botafogo de Brasil, Diego Pérez de Mónaco de Francia, Ignacio González de Valencia de España, Andrés Scotti de Colo-Colo de Chile, Sebastián Fernández de Banfield de Argentina, Martín Cáceres de Barcelona de España, Maximiliano Pereira de Benfica de Portugal y Martín Silva de Defensor Sporting.

De los cortes previos al Mundial el 2010 fue el menos traumático, porque quedaron por el camino tres jugadores que habían participado de la Eliminatoria pero que habían perdido terreno. Ellos fueron Jorge Martínez, Jorge Rodríguez y Álvaro González.

De los tres el único que se sostuvo en la selección y participó luego del Mundial de Brasil fue González, que no entró en la lista previa de 26 para este Mundial.

Brasil 2014 fue el último Mundial y el tercero de Tabárez al mando de la selección nacional. Con la utopía de repetir la gesta de Maracaná Uruguay partió con Fernando Muslera de Galatasaray de Turquía, Diego Lugano de West Bromwich Albion de Inglaterra, Diego Godín y Cristian Rodríguez y José María Giménez de Atlético Madrid de España, Jorge Fucile de Porto de Portugal, Álvaro Pereira de San Pablo de Brasil, Walter Gargano de Parma de Italia, Edinson Cavani de Paris Saint-Germain de Francia, Abel Hernández de Palermo de Italia, Luis Suárez de Liverpool de Inglaterra, Diego Forlán de Cerezo Osaka de Japón, Sebastián Coates de Nacional, Christian Stuani de Espanyol de Barcelona, Rodrigo Muñoz de Libertad de Paraguay, Nicolás Lodeiro de Botafogo de Brasil, Diego Pérez de Bologna de Italia, Maximiliano Pereira de Benfica de Portugal, Gastón Ramírez de Southampton de Inglaterra, Egidio Arévalo Ríos de Morelia de México, Álvaro González de Lazio de Italia, Martín Silva de Vasco da Gama de Brasil y Martín Cáceres de Juventus de Italia.

Fueron descartados Sebastián Eguren por segunda vez en su carrera y Alejandro Silva. El volante que había estado en Sudáfrica 2010 jugaba en Palmeiras y luego volvió a Nacional para retirarse en la temporada 2015-2016, mientras que Silva repartió ese 2014 entre Lanús y Peñarol.