Defensor cayó con Cerro Porteño y se despidió de la Copa Libertadores

Por: Brahian Kuchman
Publicado: 15/05/2018 21:27
Defensor cayó con Cerro Porteño y se despidió de la Copa Libertadores
EFE.

Al violeta le costó profundizar su juego y nunca pudo romper líneas en ofensiva. Perdió 1-0 como local y quedó eliminado en fase de grupos.

Defensor Sporting puso fin a su ilusión de poder clasificar a los octavos de final de la Copa Libertadores. Fue derrotado por 1-0 ante Cerro Porteño en el estadio Franzini y quedó eliminado en fase de grupos.

A Defensor le costó mucho exponer su habitual buen juego en todo el partido. Si bien tuvo y elaboró alguna ocasión de peligro sobre el arco de Antony Silva, fueron por intentos individuales y no por juego colectivo.

El entrenador Acevedo priorizó copar la zona de mitad de cancha colocando tres volantes internos (Martín Rabuñal, Mathías Cardacio y Carlos Benavídez). Con esta propuesta, el violeta trabajó mucho en la marca, ganó en las divididas, pero nunca apareció el juego por afuera. A los laterales, Suárez y Cougo, les costó desdoblarse por las bandas y el equipo nunca pudo avanzar por ese sector.

La propuesta de Cerro Porteño, de esperar en su campo con las líneas muy compactas, dificultó aún más los intentos de Defensor, que abusó del juego por el centro.

Las pocas veces que el violeta insinuó al conjunto paraguayo fue mediante centros al área para que Germán Rivero se las arregle individualmente, o con algún chispazo de Matías Cabrera.

Defensor insistió mucho por el centro en los primeros 45’, hasta por demás, y no pudo sacar provecho de la velocidad de Castro, a quién lo buscaron muy poco.

Cerro Porteño, por su parte, fue aplicado tácticamente y hasta el descanso, hizo su trabajo y cumplió con una disciplina táctica que la expuso a la perfección.

Con la necesidad de buscar el triunfo como sea, Defensor se mandó al ataque en el complemento pero, similar al primer tiempo, fue a puro corazón e individualismo. Si bien el equipo comenzó a insistir por el lado de Castro, sus ataques nunca pudieron fructificarse en el área rival.

Sobraban ganas y actitud en los futbolistas violetas, pero faltaba juego e ideas.

Los minutos pasaron con la misma tónica y Defensor comenzó a jugar a contra reloj. Al violeta le empezó a sobrar volantes de marca y a faltar más hombres en ataque. Así fue como el entrenador Acevedo buscó cambiar y comenzó a mover el banco de suplentes.

Con los cambios de Boselli y López, el equipo uruguayo intentó cambiar la dinámica en ofensiva pero Cerro Porteño siempre se mostró bien parado y no le dio espacios.

Las acciones de Defensor siempre terminaron en intentos y las situaciones de peligro se ausentaron. El conjunto paraguayo se cerró en defensa cada vez más y el violeta nunca le encontró la vuelta en la parte ofensiva.

Para colmo de males, en los descuentos y ya con todos sus hombres en ataque, Defensor recibió el mazazo final que lo terminó de aniquilar. Cerro Porteño aprovechó una contra letal, que Diego Churín no desaprovechó y puso el 1-0, que le sirvió al equipo paraguayo para clasificar de forma anticipada.

Defensor nunca pudo con la disciplina táctica de Cerro Porteño y en un partido que debía ganar sí o sí, perdió y quedó eliminado de la Copa Libertadores.