Con un golazo de Oliva, Nacional venció 1-0 a Boston River

Por: Brahian Kuchman
Publicado: 15/04/2018 20:11
Con un golazo de Oliva, Nacional venció 1-0 a Boston River
@CampeonatoAUF.

El zapatazo del volante le dio los tres puntos al tricolor, que llega líder al clásico del domingo con dos puntos de ventaja sobre Peñarol.

Hasta el golazo de Christian Oliva a los 35’ para Nacional, el partido fue parejo porque Boston River llegó al Parque Central con una idea clara: cumplir con una disciplina táctica que la expuso casi a la perfección.

El equipo de Leonardo Apud planteó un gran partido en el inicio y si bien no pudo concretar en ofensiva, el trabajo en defensa y en el mediocampo fue bárbaro. Replegado en su campo, marcó, anticipó, ganó en las divididas y no dejó jugar a su rival.

Incluso, le dio para elaborar la primera jugada clara del encuentro. Mastriani ganó en velocidad a las espaldas de los defensas rivales y al ver adelantado a Conde, remató desde lejos pero la pelota pasó apenas afuera.

Nacional, por su parte, comenzó desorientado en el campo ante la buena respuesta de su rival, que no le dio respiro. La estrategia de Boston River, de anticipar constantemente sin pelota, anuló cada intento tricolor que se sintió incómodo en casi todo el primer tiempo.

El goleador Bergessio estuvo muy marcado y apareció poco, y tanto Sebastián Fernández como Viudez tuvieron chispazos de su categoría, pero siempre lo hicieron por momentos. De Pena fue otro que estuvo muy controlado en zona de volantes por su sector, y no tuvo salida.

Sin embargo, todo cambió en el minuto 35 cuando el juvenil Oliva estampó el 1-0 con un golazo desde afuera del área. El volante recepcionó la pelota desde muy lejos y casi sin tomar carrera, remató un potente derechazo que fue a parar en el ángulo del arco defendido por Falcón.

El gol brindó tranquilidad y fue un impulso para Nacional, que a partir de ahí tomó las riendas del partido y llevó a Boston River contra su arco. Tanto fue así, que Fernández lo tuvo para ampliar en el área chica pero el arquero Falcón se lo impidió tras despejar con el pie.

Todo lo contrario Boston River, que después de haber hecho un gran partido en lo táctico, perdió el rumbo en el final y se desesperó con el resultado en contra. De todas maneras, no hubo más goles y se fueron al descanso con el 1-0 a favor del tricolor.

En el complemento, Boston River se vio obligado a buscar el empate tras quedar abajo en el marcador y tuvo que modificar su propuesta. Sin embargo, su intención ofensiva no fue la misma que a la hora de defender y se mostró muy impreciso en el área rival sin poder efectivizar sus escasas acciones.

Nacional tampoco mejoró su juego y mostró casi lo mismo con respecto al primer tiempo. Muy controlado por su rival, le costó una enormidad desdoblarse por las bandas. Los extremos, Viudéz y De Pena, casi no pisaron el área rival y fueron constantemente limitados.

Los dirigidos por Medina carecieron de un plan b para avanzar porque la pelota a los delanteros, Fernández y Bergessio, prácticamente no les llegó.

Por cómo estaba dado el trámite, el técnico tricolor buscó conservar el resultado y la ventaja. Movió el banco de suplentes y le dio ingreso a Zunino y Santiago Romero con la intención de compactar mejor la mitad de la cancha.

Los cambios no cambiaron demasiado, las situaciones de peligro se ausentaron en el final y la rebeldía de Boston River tampoco apareció. Más que alguna insistencia de Robert Flores sobre el final, que estuvo cerca de empatar.

Pese a no mostrar su mejor versión, Nacional consiguió un importante triunfo de cara al clásico gracias el zapatazo de Oliva, que valió tres puntos.