De la mano de Maxi Rodríguez, Peñarol venció 3-0 a Fénix

Por: Brahian Kuchman
Publicado: 14/04/2018 20:28
De la mano de Maxi Rodríguez, Peñarol venció 3-0 a Fénix
@OficialCAP.

Con dos goles del argentino y uno del "Cebolla" Rodríguez, el aurinegro pasó a ser líder transitorio hasta conocer el resultado de Nacional.

El gol de Maxi Rodríguez a los 25 minutos para Peñarol fue prácticamente la única emoción que tuvo un primer tiempo con muchos entrecortes por la cantidad de faltas que cometieron los futbolistas de Fénix.

Los dirigidos por Natanhiel Revetria conservaron su juego hasta por demás y se dedicaron a cortar todas las acciones de Peñarol, que ante el planteo de su rival, le costó mucho exponer el protagonismo y el buen juego. Fénix casi que no arriesgó al ataque en los primeros 45’ y preponderó el orden táctico y la disciplina.

Si bien a los dos equipos les costó elaborar situaciones de gol, Peñarol fue más que su rival y siempre tuvo intenciones de jugar. Sin embargo, la estrategia de los albivioletas anuló cada intento mirasol, que se sintió incómodo en el campo del estadio Centenario.

El equipo de Ramos extrañó a Agustín Canobbio, quien fue baja a último momento por sufrir gastroenterocolitis, y sintió el escaso aporte de los extremos, Fabián Estoyanoff y Rodrigo Rojo, quienes estuvieron controlados y poco participativos en la primera mitad.

Maxi Rodríguez fue el más activo de Peñarol en el tiempo inicial y tuvo las dos más claras. En una de esas jugadas, marcó el 1-0 tras aprovechar un rebote en el área después de una linda jugada por derecha entre Varela y Estoyanoff.

Lo más interesante en Fénix se vio sin pelota. El conjunto albivioleta no descuidó a su rival, lo esperó en su campo y le cortó los circuitos por las bandas. Sin embargo, su aporte en ofensiva fue muy escaso, Sus delanteros, Acuña y Maxi Pérez, quedaron muy aislados y las pocas veces que avanzaron fue desde muy atrás sin poder generar mayor peligro sobre el arco de Dawson.

Después de un primer tiempo parejo, sin intensidad y con pocas emociones, se fueron al descanso con el 1-0 a favor del aurinegro.

El complemento se inició igual que el comienzo. Con Peñarol buscando ser protagonista ante Fénix, que pese a ir abajo en el marcador, no adelantó sus líneas y tampoco cambió de estrategia. Jugó muy volcado en su campo, sin ideas y sin reacción.

El que aprovechó la poca rebeldía de su rival fue Peñarol, que amplió ventaja en su primera llegada en el segundo tiempo. Un centro preciso de Rojo fue a la cabeza de Maxi Rodríguez, que otra vez hizo inflar las redes adversarias en su segundo gol personal.

Tras anotar su doblete, el argentino se retiró ovacionado para darle su lugar a Mathías Corujo, que ingresó con la intención de compactar mejor la mitad de la cancha.

En fénix nunca aparecieron sus mejores hombres y el equipo estuvo lejos de mostrar su mejor versión. Se preocupó tanto por no descuidar a su rival, que se olvidó de atacar. Apenas Leonardo Fernández pudo elaborar alguna jugada personal pero siempre lo hizo lejos del arco.

Sin ser un equipo arrollador y hasta se podría decir que sin buscarlo, Peñarol llegó al tercer tanto por medio del “Cebolla” Rodríguez, a los 79’, gracias a la poca rebeldía de su rival que dio facilidades en defensa.

El 3-0 de Peñarol terminó de aniquilar a un rival que no llegó sobre el arco de Dawson en todo el partido. Con el triunfo, el aurinegro trepó a la cima de la tabla de posiciones y quedó como líder transitorio a la espera de lo que suceda este domingo con Nacional, que juega ante Boston River.

Pese a no mostrar su mejor versión futbolística, Peñarol fue bastante más que su rival, sacó a relucir toda su contundencia y jerarquía y llega al clásico con un resultado nada despreciable, que ilusiona y transmite confianza.