Quieren impulsar un Código de Ética para dirigentes de Peñarol

Por: Jorge Savia

Deportes

21/11/2017 19:59

Quieren impulsar un Código de Ética para dirigentes de Peñarol

El candidato Rodolfo Catino impulsa una normativa que prevé, incluso, la baja del registro social del club en casa de faltas graves.

Rodolfo Catino anunció la próxima presentación en el Consejo Directivo de Peñarol de un proyecto con el cual procura implantar el Código de Ética para directivos aurinegros, cuyo texto prevé sanciones que pueden llegar, en caso de faltas graves, a la baja de los registros sociales del club.

Según dijo el candidato a vicepresidente de Peñarol en un acto de la lista 3, la iniciativa “va a repercutir en todas las áreas del club”. Y eso “calmará las ansiedades políticas de los directivos”. Esta normativa “crea, además, una figura nueva: el vocero institucional, que será el único encargado de mantener el contacto con el periodismo”.

Al no haber interpelaciones y respuestas públicas de unos a otros, a la larga van a estar más unidos todos los consejeros, señaló a ECOS el consejero que comparte fórmula electoral con el actual delegado de Peñarol ante la AUF, Jorge Barrera.

En un acto de la lista 3, al que asistió Fernando Morena en muestra de apoyo a la fórmula Barrera-Catino, el candidato a la vicepresidencia anunció que ni bien comience el mandato de la nueva directiva que resulte electa en los comicios del próximo 9 de diciembre presentará otro proyecto. Este buscará la creación del Departamento de Desarrollo Institucional y Comunicación del club.

El directivo señaló que la iniciativa apunta, fundamentalmente, a la refundación de los valores del club. "O dicho de otro modo, de un montón de cosas que a los peñarolenses nos hacían ser de Peñarol”, precisó.

Catino enfatizó que “Peñarol siempre fue pueblo, aguerrido, rebelde, pero caballeroso. Capaz de nunca dar nada por perdido, pero no de ganar a cualquier precio”.

En ese aspecto, el proyecto contempla el trabajo docente con los juveniles, dictar clases de historia para los socios y establecer normas de conducta y comportamiento para todos, incluidos los funcionarios aurinegros.

“Nos va a llevar años”, reflexionó Catino, pero “hay que trabajar en la educación y nosotros estamos empeñados en hacerlo a partir de este momento”.