Arambarri: "Por suerte de niño pude vivir el fútbol de la calle"

Publicado: 6/09/2017 12:15
Arambarri: "Por suerte de niño pude vivir el fútbol de la calle"
EFE

El uruguayo, quien jugará en Getafe del fútbol español, cuenta como cambió el modo de vida de la sociedad, incluida la de los futbolistas.

Mauro Arambarri nació en Salto, Uruguay, tiene 21 años y es uno de los múltiples fichajes que ha hecho el Getafe para esta temporada en su regreso a Primera División en el fútbol español.

El club madrileño consiguió la cesión del centrocampista del Girondins Burdeos y el entrenador de Getafe, José Bordalás, puede contar con un jugador de futuro que puede dar muchas alegrías a su equipo.

Arambarri pertenece a una generación marcada por la tecnología, que ha cambiado el modo de vida de la sociedad, incluida la de los futbolistas. Hace años, las calles estaban llenas de jóvenes corriendo detrás de una pelota. Ahora, cada vez se ve menos esa imagen.

Sin embargo, en una entrevista con EFE, el uruguayo afirmó que tuvo tiempo de vivir esa formación callejera de colegio y barrio.

- Nació en Salto, una ciudad que ha dado muchas figuras al fútbol uruguayo: Pedro Rocha, único charrúa que ha jugado cuatro mundiales, José Andrade, capitán del equipo que fue campeón del Mundo en 1930, Edinson Cavani, Luis Suárez... ¿se respira mucho fútbol en Salto?

- Sí. Es una ciudad pequeña, pero hay mucha competencia y mucho fútbol. Hay torneos de todo tipo. Hay todo el fútbol que quieras. Y la gente de por sí es muy competitiva y por eso salen muchos jugadores.

- Aquí en España poco a poco se va perdiendo ese fútbol callejero, ya no se ven tantos niños en la calle jugando como antes. ¿Está pasando lo mismo en Uruguay?

- También se está perdiendo un poco. Tampoco es que no se vean niños en la calle. Se ven, pero con el paso del tiempo van cambiando las cosas, van apareciendo nuevas tecnologías y nuevos juegos. Quizá uno salía de casa porque no tenía otras cosas con las que jugar. Creo que ahora es otro mundo.

- ¿Su padre no le recordó nunca que en su época se salía más y no le animaba a hacerlo?

- Lo recuerda siempre y me lo dice. Pero yo no soy una persona de mucha tecnología y salía.

- ¿Le dio tiempo a vivir ese tipo de fútbol cuando estaba en el colegio o en el barrio?

- Siempre, cuando era chico, tenía mis amigos y siempre me iba a jugar con ellos. Y en la escuela se jugaba mucho. Eso lo pude vivir, por suerte. Soy de Salto, pero no del centro. Soy más de las afueras. Estaba en un colegio pequeño, con pocos alumnos. Nos conocíamos todos.

- ¿Qué tiene Uruguay que es un país pequeño que exporta tan buenos futbolistas?

- Creo que desde pequeños, con siete u ocho años, estás compitiendo de manera importante. Eso va llevando a que cuando llegues a mayor ya sabes lo que es competir y lo que es jugar por algo.

- Salió muy joven de Uruguay, se marchó a Francia con casi 20. ¿Es duro? A lo mejor los medios de comunicación lo vemos con naturalidad, pero desde dentro, son jóvenes que salen fuera muy pronto.

- Sí. Además, yo me separé de mi familia a los 15 años. Me fui de Salto para irme a Montevideo. El fútbol profesional en Uruguay está allí y a mí me tocó a 500 kilómetros. Cuando me vine a Francia, esa etapa ya la había pasado. Por eso, no me afectó mucho. Pero obviamente, estaba a miles de kilómetros y también se siente.

- Hay un tópico en la sociedad que dice que los futbolistas son inmaduros. Sin embargo, creo que algunos maduran antes que otras personas. Simplemente, salís fuera de casa muy pronto y eso los hace más independientes. ¿Cree que eso es así?

- Sí. Eso nos hace madurar porque no tienes a tus padres cerca dándote las cosas que te faltan. Tienes que salir a buscarte la vida y eso hace madurar a cualquier persona.

- ¿Cómo fue su experiencia en Francia? He visto sus números en el Girondins de Burdeos y no jugó mucho.

- Siempre estaba convocado y en el banco de suplentes, pero el técnico no me dio minutos, que es lo básico para un jugador. En mi cabeza está jugar, que es lo que más quiero. Por eso vine aquí, para buscar nuevos objetivos.

- ¿Encontró muchas diferencias entre Uruguay y Europa?

- Es totalmente diferente. El fútbol uruguayo es muy pobre en infraestructuras y en canchas. Lo noté en todo. En el ritmo de los partidos, en los entrenamientos, en todo. Hay una diferencia muy grande. El Girondins no es un club de los grandes, pero sí importante. En Uruguay la vida es más tranquila, más como aquí. En España me siento más cerca de Uruguay. Allá en Francia era todo diferente, como cenar a las 19:00 de la tarde. Me adapté, pero lo principal era jugar.

- ¿Por qué eligió Getafe? ¿Tuvo más opciones?

- Lo hablé con mi representante, el me dio la opción y junto a él decidimos venir aquí. Creo que fue una buena decisión.

- Muchos jugadores han venido aquí y han relanzado su carrera. ¿Eso ha podido influir en fichar por el Getafe?

- Sí, creo que es un club de pasaje, pero hay que hacer todo lo mejor para dejar bien parado al club.

- ¿Qué es lo que más le ha llamado la atención del Getafe?

- Es un club familiar. Es muy tranquilo. La gente también es tranquila. No hay mucha presión de la gente y eso a veces es bueno. También encontré un ambiente bueno y eso te da la confianza para jugar al fútbol.

- ¿Cómo se definiría Arambarri para aquellos que no le conocen? ¿En qué jugador se fija?

- A mí me gusta Pirlo, me encanta como juega. Todos esos jugadores que juegan simple y normal, me gustan. Y no me molesta correr y marcar al contrario. Si tengo que hacerlo lo hago. Trato de hacer todo.

- ¿Ha oído hablar de la rivalidad Leganés-Getafe? Es la primera vez que se enfrentan en Primera.

- Sí, lo he escuchado, estoy al tanto. Mejor, más motivación para el partido.

- ¿Tenía alguna rivalidad en Uruguay cuando jugaba en Defensor?

- Sí, con Danubio. Ese era el clásico. Eran clubes con poca gente, pero lo sentían mucho. Y él día del partido era increíble. El ambiente en el estadio era muy bueno.

EFE