Scelza: "Si le pegás a Tenfield sos la estatua viva de la libertad"

Por: Leonel García
Publicado: 6/04/2017 07:25
Scelza: "Si le pegás a Tenfield sos la estatua viva de la libertad"
TWITTER
Juan Carlos Scelza

En charla con ECOS el comentarista habla de la selección y de cómo es ser cara de una empresa a la que todos le pegan, como le pegan a él.

Juan Carlos Scelza (53) se sienta en una mesa exterior de un bar céntrico. A través del vidrio, una comensal en tono agrio le reprocha al comentarista de Tenfield una supuesta dureza con Nacional. A los pocos minutos, a su lado, un transeúnte le pregunta, de forma mucho más amable, lo contrario: “Scelza, ¿sos tricolor?” En ambos casos sonríe, se escabulle por la tangente y saluda.

Scelza, casado y padre de dos hijas, periodista con 37 años de trayectoria iniciada en un Nacional 5-Peñarol 0 de Tercera División, un 7 de setiembre de 1980, sabe que es un hombre polémico, que está en la mira y que muchos de los dardos que apuntan a él tienen el filo de una daga. El hecho de tener una gran visibilidad en un medio tan pasional como el fútbol y de trabajar hace 18 años en una empresa como Tenfield, que sabe tiene largamente perdida la batalla de la opinión pública y a la que él ha defendido públicamente varias veces, multiplicando exponencialmente los dardos en su contra, han alimentado esa situación. Él lo reconoce y lo asume.

“El periodista debe estar convencido de lo que dice y hace. Y en esa no transo”, asegura. “Yo no sé si son más libres que yo los que viven 24 horas pensando en cómo hacerle daño a Tenfield”. Y las críticas y a aún insultos, potenciados en tiempos de redes sociales, asegura que no le hacen mella. “Son las reglas de juego”.

Sobre la selección, las convicciones, Tenfield, de estar en la mira diga lo que diga y comente lo que comente, de la selección uruguaya y hasta del uso de sinónimos, se trató este encuentro de ECOS con Scelza.

- Con las críticas de los últimos tiempos, ¿siente que hay una campaña contra Oscar Tabárez?

-Campaña no. No creo en las campañas orquestadas. Sí hay una corriente general que, ante un mal resultado, la toma contra el técnico de turno.

-¿Qué opinión tiene del proceso Tabárez?

-La mejor. El mejor proceso que he vivido de selecciones: un técnico inteligente y un proceso serio. Con una renovación permanente, ¡porque es mentira que no la hay! Luego podés decir si se guardó un cambio o no, si citó a uno o no, eso son paladares. Pero la estructura y el respeto por lo que se hace, el inculcar una idea, es algo bárbaro.

-Recién le decía algo una mujer. Ahora se te acercaba un muchacho. ¿Siempre es así en la calle con usted?

-Y más.

-Y, ¿bien?

-No… (sonríe). Es como todo… Pero si a vos te gusta que te inviten de una escuela o del Piñeiro del Campo, que un nene te pida un autógrafo, también sabés que las reglas del juego dicen que si hay un penal mal cobrado te digan algo. Es verdad que el fútbol, política o religión despiertan pasiones. Pero en el fútbol eso pasa cada domingo y en cada uno de los 90 minutos. Y a veces en una salida de la cancha te faltan el respeto, te golpean el vidrio de la cabina…

-¿Ha reaccionado?

-Todos en un momento determinado reaccionamos no de la mejor manera. Pero trato de ponerme en la piel del otro. Pero violento, no. Porque no tiene razón el que más grita ni el que te quiere imponer por lo físico algo.
El periodista debe estar convencido de lo que dice y hace. En eso no transo.

-En casi 40 años, ¿cómo cambió el oficio?

-Mucho, pero hay cosas que no deben cambiar. Yo creo que el periodista debe estar convencido de lo que dice y lo que hace. Y eso es en lo que no transo. Todo lo que digo en todos lados es porque estoy convencido. Ahora, si me hablás de cambios, vos me hacés una nota para un portal, cuando en la época en la que fui director deportivo de Telenoche Sport, en 1984, la información internacional se hacía con dos videos VHS que te venían una vez cada 15 días. Al gol de Ruben Sosa en Zaragoza lo veías quince días después y era lo que había. Hoy Suárez no terminó de hacer el gol y ya te lo mandó un amigo en el celular. O te mandan un twitter. Cambió mucho.

ORGULLOSO Y CONVENCIDO

Scelza sale en en “Hora 25” de radio Oriental y en “Pisando fuerte” de “Metrópolis FM”. Pero su mayor presencia es en los programas de VTV “Pasión”, “Sin límite” y “Fanáticos”. O lo que es lo mismo decir, Tenfield.

“Así como a veces dicen que la selección es un club de amigos también han dicho lo mismo de Tenfield, un club de alcahuetes de Paco Casal. Y cuando me fueron a buscar en 1999 yo era (enumera): panelista de Estadio Uno, comentarista de radio Carve, estaba en Subrayado y era relator de Canal 10, salía en Deporte Total en radio y televisión y era columnista de El Observador. ¡Fueron a buscar a un tipo con 19 años de trayectoria y siete laburos!”. No le cuesta nada ponerse la camiseta de la empresa.

- Hace poco se declaró orgulloso de estar en Tenfield

-Me sigo declarando.

-Trabajar en un lugar considerado como un convenio de cosas negativas, ¿te ha afectado de alguna forma?


-Sí, claro. Vos sos la cara de una empresa que es mala. Ahora, si yo tengo beneficios por la popularidad, por ser la cara de las transmisiones futbolísticas, si a la empresa la golpean a mí me van a pegar.

-¿Y por eso se siente en la obligación de…?

-No (interrumpe). Te la hago fácil: a mí nadie me paga para decir lo que quieren que diga. Nunca lo hicieron. En eso no transo. Por eso era lo que te decía de las convicciones. Yo cada cosa que digo estoy convencido, como que estoy orgulloso y convencido de trabajar en Tenfield. Lo que no quiere decir que todo lo que hagan sea buenas. Pero lo que te digo, te lo digo convencido. Ahora, sé que acá si vos venís y opinás y masacrás a Tenfield, sos el rey de la independencia, el fenómeno de los equilibrados y libre. ¡Sos la estatua viva de la libertad porque sos libre de pensamiento y le pegás a Tenfield! Al mismo tiempo, salgo yo, de Tenfield, para decir algo a su favor y soy el rey de los alcahuetes, el que dice lo que dice porque le pagan, el que defiende al patrón porque lo obligan a defenderlo…
Te la hago fácil: a mí nadie me paga para decir lo que quieren que diga. Nunca lo hicieron.

-Usted conoce bien al medio, ¿no consideran que tienen perdida la batalla de la opinión pública?

- Yo creo que en la batalla de la opinión pública estamos por debajo de los demás, no tengo ningún tipo de dudas. Si mañana viene una empresa cualquiera a Uruguay, que venda, no sé, de chorizos a panales de abajas, y que le da trabajo a 43 familias: ¿Qué hacen los medios? Una nota, dos páginas, hay corte de cinta… Es positivo. Pero entre Tenfield y Gol TV hay más o menos 500 familias y nunca vi una nota que le hicieran tres páginas a Gol TV. No a mí, que salgo para Latinoamérica todos los días, a (el relator Marcelo) Sanzó, que parece que lo estamos presentando ahora (N. de R. debutó en VTV el 28 de marzo, en el Perú 2-Uruguay 1 por las eliminatorias) y hace 12 años que relata para Gol TV. Nunca vi notas por eso ni cosas estructurales, y eso que Gol TV transmite desde Montevideo para América Latina.

-¿Y no será por la antipatía que generan algunas personas relacionadas con Tenfield? ¿Como Francisco Casal, por caso?


-Y si, genera antipatía… Paco Casal genera la antipatía de lo que es nuestro pueblo. Nos encanta ser modestos y humildes, pero no te gusta que el humilde llegue. No te gusta que el chico que empezó siendo alcanza pelotas y cobrándole a Pelé para que la devolviera rápido, luego pasara a ser representante de jugadores, abrir el mercado a Europa y ahora tener la parte televisiva. Te lo hablo como mero espectador, porque te aclaro que no sé qué negocios hace Casal.

-Pero, más allá de la humildad, ha habido actitudes patoteras de Casal. Por algo (el ex presidente de la AUF) Sebastián Bauzá deslizó haber recibido una amenaza, ¿usted lo escuchó?

-Cómo no, ¿pero vos escuchaste a Casal?

-¿Sobre este tema?

-Hubo un programa entero de Canal 10, una entrevista de hora y media que le hizo Da Silveira a Casal (N. de R. en 2011). Pero ya ves, si lo dice Casal la gente no se acuerda. Ahí tenés: no hay paridad con Tenfield. Te acordás de la denuncia de Bauzá, pero no de un programa de hora y media de Casal mano a mano con Da Silveira. Y habló de todo, ¿eh? Pasa que habló Casal. Y acá es parecido. “Mirá, Scelza hace una defensa de veinte minutos de Casal”. “Dejá, que va a decir…”. Eso es lo que dice la gente. ¿Y los demás son libres? ¿Son los grandes eruditos? Yo creo que la libertad es de la cabeza. Yo no sé si son más libres que yo los que viven las 24 horas pensando en cómo hacerle daño a Tenfield. Yo no sé si son más libres que yo. Capaz que te estás atando al rencor o a la bronca que tenés.

-¿A quién se refiere?

-La lista es eterna…

- Pero, mucho más acá, ¿no fue un error de la empresa no filmar en las transimisiones la pancarta de los jugadores? ¿La que decía “Por nuestro fútbol #Másunidosquenunca”?

-Sí y lo dije. Fue un error no filmar y no grabar. Pero tampoco vi a nadie que dijera que tras el error, ahora se graba y se filma y sale en todos los partidos.
Fue un error no filmar y no grabar. Pero tampoco vi a nadie que dijera que tras el error, ahora se graba y se filma.

- Pero...

-Hubo un error. No me compete a mí pero es un error.

-Pasa que usted es la cara de las transmisiones.

-Por supuesto. Y lo asumo. Y opino. Cuando vienen estas cosas vinculadas a Tenfield yo lo tengo que asumir.

-¿Le dolió que los jugadores no den notas a los programas de Tenfield?


- No. Yo respeto todas las determinaciones. Estoy en el gremio del periodismo deportivo y he acatado decisiones que no compartía resueltas en asamblea. Si respeto las mías tengo que respetar la de los demás. Cuando (el ex presidente de Peñarol, Juan Pedro) Damiani se peleó con los periodistas, después de un partido un domingo de tarde los periodistas resolvieron que no se tenía que no nombrar ni cubrir a Peñarol, ni dar el resultado de sus partidos. Yo entendía que estaba mal, pero perdí y acaté. Hoy creo que lo mejor sería dialogar entre quienes deberían dialogar. Pero las determinaciones se toman. Y el otro debe aceptarlas.

AFLOJAR, JAMÁS

Scelza tiene los mismos amigos del Barrio Sur, adonde se mudó a los once años. Dice que se sigue viendo con unos ex compañeros del Elbio Fernández. “Pero cuando nos vemos es en las circunstancias que a mí me gustan, que no son tomando dos cervezas o festejando que compré auto nuevo. A mí me gusta verte en el sanatorio, cuando estás internado, cuando te va mal. En esas estoy. Ahí se ven a los amigos-amigos”. En su casa, dice, no habla de fútbol. “Hay que separar los tantos”, asegura. Es que demasiado fútbol hay en su vida. Demasiados dardos también.

-Por defender a Tenfield y ser la cara ya alcanza para que lo golpeen de todos lados. No solo periodistas, cualquiera, en Twitter… diga lo que diga, cualquiera sea su comentario, a usted lo matan. Y además lo hace en Tenfield.

-Sí, son las reglas de juego.

-Parece muy resignado, ¿nunca dijo hasta acá llegué?

- Noooooo, a mí me enseñaron que aunque tu cuadro vaya perdiendo quédate hasta el pitazo final. Siempre. Si ganás, bárbaro; pero si perdés tenés que estar. Si me vas a dar palo, dame palo; pero yo sigo. Que piense que hay palos injustos, sí. Pero aflojar, jamás. Yo no estoy resignado. Me voy a resignar el día que digan lo que los demás quieren que diga. Del penal a Nacional o Peñarol en el último minuto, del cambio que se guardó Tabárez, de Casal, de Tenfield o lo que sea, te voy a decir lo que pienso y te lo voy a decir con respeto. Te van a decir lo peor de mi, pero nunca van a decirte que no hablo con respeto y, si son bienintencionados, no te pueden decir que hablo sin fundamentos. Lo que pasa es que acá no se evalúa si un periodismo es bueno o malo, evalúan si está en Tenfield o no. ¿Qué era más fácil luego de Uruguay-Perú? “El proceso no sirve”, “Qué mal Godín”, “Tabárez se guardó un cambio”, “Hay que renovar”. ¿Los oídos? Miel. ¿El televidente? Sonrisa. Pero yo no lo siento así.
A mí me enseñaron que aunque tu cuadro vaya perdiendo quédate hasta el pitazo final. Siempre.

-Las críticas son hasta por cuestiones estilísticas, como los sinónimos…

-No (interrumpe otra vez), el que me critique por sinónimos no sabe de lo que habla. Porque lo que yo hago es adjetivizar. Es un estilo, así como hay estilos para escribir también. Si te digo que tenés una pluma punzante, aguda, crítica, analítica, son cuatro cosas totalmente distintas, aunque suenan parecido. Por ese lado… podrá existir el que me critique por la corbata torcida. Es que no hay nadie que tenga la exposición a la discusión momentánea de un partido como yo desde hace 20 años. Yo tengo el mismo televisor adelante que tenés vos, en tu casa, mirando el partido con un café con leche. Vos tenés todo tu derecho a los dos minutos de partido, cuando el zaguero empuja y yo digo “foul de ataque” de decir que soy un delincuente o que no se nada. A los siete minutos, en la otra área. Vos: “¡No, qué dice!”. Vos discutís cada determinación conmigo porque no podés hacerlo con (Jorge) Da Silveira ni (Pablo) Karslián, ni con el comentarista de radio que sea. Incluso si lo escuchabas en el estadio cuando volvés a tu casa ni te acordaste qué dijo. Yo tengo una interrelación con el público que no la tiene nadie. Y lo sé, y lo asumo.

-También se critica que comenta el replay, lo que todo el mundo está viendo.

-El que critica eso no sabe ni de televisión ni de periodismo. ¡Si yo hablo fuera de la repetición estoy pisando el momento del relator! Pero ahí tenés que poner a hacer docencia…

FUERA DE LA COCINA

Pocas horas después del encuentro, un medio publicó que Tenfield había suspendido a Rodrigo Romano, el relator titular y otra mitad de Scelza en las transmisiones principales, para el partido entre Perú y Uruguay. El motivo señalado fue un email enviado a Nelson Gutiérrez, vicepresidente, en el que decía que el conflicto de la empresa con los jugadores había afectado su trabajo. También indicó que Javier Díaz, el relator suplente, había renunciado a la firma ya que se había sentido desplazado. La voz de ese encuentro fue Marcelo Sanzó.

De inmediato, Scelza fue consultado por ECOS sobre esa situación: “Me estoy enterando por vos”, fue la respuesta esa misma noche, el 30 de marzo. En la entrevista anterior, el comentarista había comentado que la presencia de Sanzó era “una suplencia” hasta “que Rodrigo se mejore de una ciática tremenda que tiene desde noviembre que le provoca grandes dolores en la nuca, en la espalda, visitas al médico…”.

Luego que Tenfield (así como los mencionados Romano y Díaz, que relató el pasado fin de semana) desmintieran esa información, ECOS volvió a consultar a Scelza. “Del desmentido de Tenfield también me enteré de lo que leí. Yo no estoy en la cocina. Si estuviera en la cocina sería parte del directorio. Yo solo comento los partidos. Yo de Rodrigo solo sé las conversaciones que hemos tenido estos tiempos, le pregunto por el médico, los dolores, la fisioterapia… nos mandamos 25 mil mensajes en los últimos dos meses por este tema”.

Juan Carlos Scelza fue uno de los periodistas de Pasión que el pasado domingo subieron al estrado del Hotel Radisson a recoger el premio Iris para “Pasión” como Mejor Programa Deportivo de TV. Nuevamente hizo una gran defensa de la empresa en la que trabaja; nuevamente el mundo Twitter se encarnizó con él. “Actué de la misma forma que otros hicieron con su radio, con su canal, ¿qué diferencia hubo? No me meto con las redes sociales, no me importa si se ensañan o no se ensañan. Si Scelza defiende a Tenfield es un alcahuete de Tenfield; si los eruditos y los anónimos le pegan, está todo bárbaro…”.