"La parte humana en nuestro proyecto es lo más importante"

Por: Brahian Kuchman

Deportes

29/12/2016 08:21

"La parte humana en nuestro proyecto es lo más importante"
Fabián Coito prepara otro nuevo desafío de cara al Sudamericano sub 20 que comenzará el 18 de enero en Ecuador.

"Más allá de las condiciones técnicas, nuestra intención en la selección es hacer que el futbolista crezca como persona", dijo Fabián Coito.

A punto de cumplir una década como entrenador en las selecciones juveniles uruguayas y con 190 partidos dirigidos en su totalidad, Fabián Coito prepara otro nuevo desafío de cara al Sudamericano sub 20 que comenzará el 18 de enero en Ecuador.

En 2007, Coito comenzó su periplo por las selecciones juveniles de Uruguay al frente de la categoría sub-15 hasta 2009. En ese año pasó a dirigir la sub-17 y la entrenó hasta marzo del 2014. A partir de esa fecha y hasta la actualidad, es quién encabeza el cuerpo técnico de la Selección Sub-20.

Al frente de los juveniles celestes, dirigió cinco sudamericanos, tres mundiales, disputó una final del mundo con la sub -17 en 2011 y en 2015 obtuvo la medalla de oro en los Juegos Panamericanos en Toronto.

-¿De qué manera llega el plantel al Sudamericano de Ecuador?

-El objetivo es llegar de la mejor forma a la fecha de inicio del torneo. Aún quedan algunos días pero estamos dentro de las planificaciones. En estas últimas semanas se trabaja intensamente con carga desde el punto de vista físico y en cuanto al volumen también tenemos que ir tomando decisiones así que son días de mucha actividad. Hay mucho contenido en cuanto a los entrenamientos pero si todo sale de acuerdo a lo que imaginamos llegaremos muy bien en todos los aspectos.
"Soy feliz trabajando en la selección y para mí es una satisfacción enorme".
"Soy feliz trabajando en la selección y para mí es una satisfacción enorme".

-¿Ya tiene a los 28 futbolistas bajo sus órdenes?

-Si, Nicolás Schiappacasse del Atlético Madrid fue el último en llegar por lo tanto ahora trabajamos con todo el plantel.

-De este plantel, ¿en qué sectores de la cancha percibe que hay futbolistas con más experiencia y mayor roce en primera?

-Como pasa habitualmente, los jóvenes que aparecen en su mayoría en primera son mediocampistas o atacantes. Los arqueros y defensas son los menos ya que la experiencia en ese sector juega un rol importante a la hora de armar el primer equipo. Incluso los jóvenes tienen dificultad para amoldarse a ese puesto, necesitan una mayor adaptación ya que requiere de cierta personalidad y carácter, y este plantel no hace la excepción. Hay mayor experiencia desde la zona de volantes hacia arriba.

-¿Cuánto le modificó a las selecciones juveniles trabajar con este nuevo proceso y forma?

-Ha cambiado en muchos aspectos. Tenemos mayor cantidad de amistosos con las que llegan los planteles al torneo y permite un conocimiento mayor del entrenador con los futbolistas y los futbolistas entre ellos. En el año hicimos veinte partidos internacionales en dónde tuvimos la posibilidad de ver y probar diferentes jugadores. Si bien no pudimos tenerlos a todos en todos los partidos, sí pudimos ir evaluando de forma mixta con parte del plantel en algunos y parte en otros. No fue fácil reunirlos a todos ya que hay muchos jugadores que juegan en primera pero de todos modos este proyecto a largo plazo te permite justamente eso: probar y sacar conclusiones de acuerdo al trayecto.

-¿Qué cambió de aquel Fabián Coito que comenzó con la selección sub 15 en el año 2007 al de ahora?
Al frente de los juveniles celestes, dirigió 5 sudamericanos, 3 mundiales, disputó una final del mundo.
Al frente de los juveniles celestes, dirigió 5 sudamericanos, 3 mundiales, disputó una final del mundo.

-En muchas cosas. Desde el punto de vista humano, he cambiado mucho por la edad y por supuesto la experiencia; desde lo futbolístico, puramente en la parte técnica. Fue un crecimiento a base de aprendizaje con los compañeros de cuerpo técnico que hemos trabajado en todos los torneos, desde aquel momento que comenzamos hasta ahora. Capitalizamos esa experiencia en beneficio a los planteles que vamos teniendo con el paso del tiempo y a los torneos que tenemos por delante. Hay cambios grandes, me doy cuenta incluso en algunas respuestas propias frente a mismas situaciones anteriores. La experiencia me ha ayudado mucho.

-¿Cómo ha vivido este proceso de pasar por todas las categorías juveniles de la selección?

-Ha sido impresionante. Cuando comencé en la sub 15 no me imaginaba ni estar tanto tiempo en un mismo proyecto ni tampoco ir ascendiendo de categorías como finalmente pasó. Pero como todavía estoy dentro de este proyecto me es difícil salirme un poco para observar lo que he vivido. Siento un profundo orgullo de haber trabajado tanto tiempo con la selección nacional y de haber estado con tantos futbolistas que han pasado. Soy feliz trabajando en la selección y para mí es una satisfacción enorme.

-Teniendo en cuenta que no debe ser lo mismo trabajar con un futbolista sub 15 que un sub 20, en parte, ¿el técnico hace de psicólogo y cambian los mensajes según la edad?

-Un entrenador es un docente en todas las categorías pero con los jóvenes hace más hincapié en ciertos aspectos teniendo en cuenta que una parte importante de su vida están con el cuerpo técnico. Por supuesto que cambia, y sobre todo, de una sub 15 a una sub 20: sus proyectos, ilusiones, su presente, hasta el mismo estilo de vida. Desde el punto de vista futbolístico también es totalmente diferente.

[b-]¿Cómo se controla a un futbolista adolescente en las salidas por la noche?[/b]

-El futbolista es una persona. Nuestro proyecto apunta más a lo humano. De todos modos,
Fue el técnico de la selección panamericana que ganó la medalla de oro en 2015.
Fue el técnico de la selección panamericana que ganó la medalla de oro en 2015.
hay una realidad y es que en un porcentaje muy menor se da en que un chiquilín a esa edad sea un profesional con todas las letras, es muy difícil. Si nos enfocáramos solamente en el jugador de fútbol quedaríamos con un grupo muy reducido. La intención de nuestra metodología es brindarles la posibilidad a todos y respetar la individualidad. Nosotros presentamos una idea, forma y ponemos las pautas, luego los futbolistas citados deben ajustarse de acuerdo a ellas y a lo que consideramos con el cuerpo técnico. Parte de la formación que hacemos es justamente en lo profesional. Hacerles entender que ciertas cosas hay que dejar de lado en beneficio de otras, pero no someter a un niño adolescente a una vida distinta a la de su edad.

-¿Cuáles son los principios y lineamientos que debe tener el futbolista para integrar una selección de Coito?

-Las características que lo convocan al jugador son las condiciones para jugar al fútbol, esa es la condición número uno. A partir de ahí, nuestra intención desde el punto de vista profesional hacia el jugador de la selección uruguaya de la actualidad es tratar de hacerlo crecer como persona. La parte humana para nosotros es lo más importante. Después nuestra tarea será evaluar la forma en la que el chiquilín encara los grupos, los proyectos de trabajo, los torneos, el respeto, dignidad, solidaridad y compromiso para con los objetivos que planteamos, eso en primer lugar. Y desde el punto de vista futbolístico, tendrá que ir creciendo y desarrollando sus condiciones. Nuestro objetivo es llevarlo de acuerdo a la exigencia que se va proponiendo de acuerdo a la edad, al nivel y al lugar donde juega. Quedarse con las mismas condiciones que lo trajeron a los 15 años no habla bien del chiquilín pero si cuando va evolucionando, madurando, creciendo y se va adaptando a una característica. Una cualidad fundamental para el futbolista es la adaptación a las exigencias a las que se va arrimando.

-¿Esos principios se inculcan en conjunto con los de la selección mayor?

-Está todo gobernado por un mismo proyecto, por una misma idea y una misma persona, que con distintos roles según la función de cada uno, y en el lugar donde está, intentamos respetarlo. Después, dentro de este mismo proyecto esta lo que cada uno recibe para transmitirle a sus futbolistas y elegirá la manera de cómo hacerlo, en que momento y con qué metodología. Los ideales y lineamientos del proceso de selección actual están alineados a lo que es el jugador de la sub 15 hasta el de la mayor.

-¿Cómo es la relación con Tabárez a la hora de trabajar y de qué manera participa con las selecciones juveniles?
"Para mi es un orgullo poder conversar con él, intercambiar opiniones, recibir conceptos e ideas".
"Para mi es un orgullo poder conversar con él, intercambiar opiniones, recibir conceptos e ideas".

-De mucho respeto. Tabárez es un referente muy grande y más aún para la edad que tienen los futbolistas de las selecciones juveniles. Influye positivamente en todo sentido, por su experiencia, por su capacidad y su don de persona. Para mi es una satisfacción y un orgullo enorme poder conversar con él, intercambiar opiniones, recibir conceptos e ideas. Después está en cada entrenador con que cosa nos vamos quedando.

-Por su reconocido trabajo en juveniles, por su conocimiento en la interna y por ser partícipe de este proceso, ¿se ha puesto como meta personal ser el sustituto de Tabárez cuando éste decida dar un paso al costado?

-No es una meta que yo persiga. Mi meta es tener una buena gestión en la selección sub 20, esa es mi tarea hoy. Un día se va a terminar la sub 20 y tendré la oportunidad quizás de dirigir a un equipo, en otro país o tendré la posibilidad de dirigir la selección mayor que es el cargo máximo que aspira cualquier entrenador en su país. Pero hay que ser consciente que es una posibilidad remota por la gran cantidad de entrenadores que hay. Soy joven y quizás tengo la ventaja que mi carrera prácticamente la he realizado dentro de la selección. Si bien no descarto la posibilidad, porque sería lo máximo, no es el objetivo con el que trabajo. Mi meta y mi cabeza está 100% metida en el torneo sudamericano sub 20.