Ceretta: Ignorar el tema de los medicamentos de alto costo es un error

Hablemos de Politica

17/06/2018 09:25

Ceretta: Ignorar el tema de los medicamentos de alto costo es un error

Captura Canal 12

Juan Ceretta durante una entrevista.

El referente en litigios por acceso a medicamentos de alto costo elogia el avance en conquistas sociales pero critica al sistema carcelario.

Juan Ceretta, Profesor de Forense III y Litigio Estratégico de la Facultad de Derecho, elogia varias de las políticas sociales llevadas adelante por el gobierno del Frente Amplio pero critica el sistema carcelario, dice que hay propuestas de la oposición que lo asustan y que José Mujica no debería volver a ser candidato a presidente.

-¿Cuál es el principal problema que Uruguay tiene hoy?

-No concretar en acciones algunos derechos consagrados en los últimos años. Hay derechos que falta hacerlos piel en la gente.

- ¿Cuál ha sido hasta el momento el mayor acierto del presidente Tabaré Vázquez?

-En el tema salud el gran acierto fue la campaña contra el tabaco, a nivel país y un ejemplo a nivel mundial.

-¿Y el mayor error?

-Hay un problema de base y no le corresponde solo a Vázquez sino también a los gobiernos anteriores, con el sistema penitenciario. Tenemos una flagrante violación de derechos humanos y, así como están hoy, las cárceles se volvieron universidades para delinquir donde no se rehabilita nadie o muy poquita gente. Es contraproducente el efecto de las cárceles así como están hoy. No hay una política de rehabilitación y hay que cambiar para obtener resultados. A nivel de salud creo que ignorar el tema de los medicamentos de alto costo es un error. Un gobierno comprometido con los derechos sociales de las personas debería elaborar un presupuesto en base a calcular cuánto sale proteger esos derechos y no que los derechos se consagren hasta donde nos alcanza el dinero.

- ¿Qué medida le gustaría que tomara el gobierno?

- Me encantaría que Uruguay sea el primer país sin hepatitis C. Hoy existe la cura para esta enfermedad, todos los países están promoviendo programas con objetivos concretos para liberarse de la enfermedad y Uruguay ni siquiera tiene una campaña para saber cuánta gente está infectada. La hepatitis C afecta fundamentalmente al hígado y la política que tiene Uruguay en esta enfermedad es pagarte un trasplante cuando tu órgano ya no resiste más o curarte de la enfermedad en una etapa de cirrosis cuando en realidad deberíamos pensar en un criterio a largo plazo para prevenir la enfermedad.

- ¿Cuál fue la última noticia de la política nacional que le dio alegría?

- Creo que Uruguay tuvo un gran avance con la ley de despenalización del aborto y luego se puede discutir alguna falla en la instrumentación. La reglamentación de las trabajadoras domésticas creo que fue una muy buena noticia. Puedo meter al Plan Ceibal también en esa lista.

- ¿Cuál fue la última noticia de la política nacional que lo hizo enojar?

-La campaña del senador Jorge Larrañaga de recolectar firmas para plebiscitar una reforma y las declaraciones del ministro Eduardo Bonomi respecto a la actuación del juez de Atlántida en el caso de San Luis.

- ¿La oposición está preparada para gobernar?

-Es una pregunta muy difícil. En algunos temas uno tiende a pensar que si pero hay otros en donde notoriamente no están preparados para gobernar y me dan miedo algunas cosas que escucho.

- ¿Imagina a Edgardo Novick presidente?

-A pesar de lo crítico que puedo parecer soy un acérrimo defensor del sistema de partidos políticos. Esto no quiere decir que rechace el nacimiento de otros partidos, pero defiendo los grupos que nacen de una manera más genuina y hago un paralelismo con el fútbol, no me gustan los equipos que no tienen un arraigo con el barrio y con su gente. Además no me cierran mucho las personas que quieren arrancar su carrera política ya queriendo ser presidente.

- ¿Cuál fue la mejor presidencia desde 1985 a la fecha?

-No se pueden comparar porque los contextos son muy distintos y te sitúan en situaciones políticas muy diferentes. Si vería todo lo que paso con la realidad de hoy te diría que la primera presidencia de Julio María Sanguinetti fue mala pero sería injusto porque hoy no hay presiones del poder militar o incertidumbres de ese tipo. Hoy nadie pone en riesgo la democracia uruguaya. Cada presidente tuvo su realidad y sus desafíos, destaco algunas cosas positivas de cada uno. De Sanguinetti por ejemplo tengo muchas críticas, como un olvido de los derechos humanos en el pasado reciente pero le destaco la recuperación democrática y la protección de los valores republicanos. El primer gobierno de Tabaré Vázquez tuvo un avance muy significativo desde el punto de vista legislativo.

- ¿Y la peor?

-De la de José Mujica no saco muchas cosas positivas, el actual gobierno creo que se quedó un poco estancado y de la presidencia de Luis Alberto Lacalle no me gustaron las políticas económicas aunque también ahí se puede ser injusto porque hay coyunturas internacionales que son determinantes.

- ¿Mujica debería volver a ser candidato a presidente?

-Más allá de la valoración que pueda hacer de su gestión, que soy muy crítico, creo que Uruguay, como muchos otros países, debe pensar en gente más joven. No podemos pensar un candidato de 80 años para el mundo de hoy.

- ¿Cuba es una dictadura?

-Cuba mal puede considerarse una democracia, tiene una ventaja en la protección de otros derechos, pero como sistema político no se puede admitir que es una democracia en todo el sentido del término.

- ¿Venezuela es una democracia?

-Cuento con la información que llega desde los medios de comunicación, lo que escucho, veo y leo me deja dudas, no estoy en condiciones de afirmar nada.

- ¿Hay corrupción en la política uruguaya?

-Para mí la honestidad es un término absoluto, uno es honesto o no lo es y lamentablemente en política la corrupción se mide en términos relativos. Evidentemente Uruguay en el contexto internacional no tiene un índice de corrupción elevado, pero los últimos episodios nos deberían hacer reflexionar sobre cómo estamos trabajando los valores.

- ¿Qué opina de los recientes casos de nepotismo y la respuesta que ha tenido el gobierno central y las intendencias?

-Hay tener cuidado con las designaciones directas, no me parece mal que un familiar trabaje para un intendente, el problema es el mecanismo al que accede a ese cargo. Lo que hay que cuidar es el método de acceso porque es la garantía de que acceden los más capaces y no los que tienen un vínculo personal con los jerarcas. No estoy a favor de la designación directa.

- ¿Deberían existir las tarjetas corporativas en ámbitos públicos?

-Adjudicarle corrupción a un medio de pago me parece infantil, el problema no es el mecanismo, el problema es el uso que se le da. En un sistema político serio las tarjetas no pueden ser un problema, lo que se debe generar es una cultura donde el jerarca no piense que es dinero propio del que puede disponer a su antojo.

- ¿Se considera feminista?

-Creo que no, debería definir su significado, pero si comparto la mayoría de sus reivindicaciones y el movimiento en si mismo me genera mucha simpatía.