Camiones destruidos en atentados incendiarios en el sur de Chile

Mundo

24/08/2018 09:46

Camiones destruidos en atentados incendiarios en el sur de Chile

EFE (Archivo)

Los autores presuntamente serían mapuches radicales que tienen un enfrentamiento con las autoridades por la posesión de la tierra.

Al menos cinco camiones y cuatro maquinarias forestales fueron destruidos en dos atentados incendiarios cometidos durante la madrugada de este viernes en el sur de Chile, según informaron fuentes judiciales.

El conductor de uno de los camiones resultó con algunas lesiones mientras escapaba de las llamas en uno de los atentados, que afectó a un predio de la empresa forestal Arauco en la localidad de Curanilahue, en la región del Biobío, precisaron las fuentes.

En ese lugar, a unos 590 kilómetros de Santiago, cuatro individuos armados y encapuchados destruyeron tres camiones pertenecientes a empresas contratistas tras intimidar a los conductores pasadas las 1.30 horas.

Uno de los chóferes resultó con lesiones leves al golpearse contra la rama de un árbol mientras escapaba de las llamas, de las que fue atendido en el hospital de Curanilahue.

Según la gobernadora de la provincia de Arauco, María Bélgica Tripailaf, que llegó hasta el lugar del ataque, los autores dejaron panfletos suscritos por la Coordinadora Arauco Malleco (CAM), una organización mapuche radical, adjudicándose la acción.

El otro ataque ocurrió dos horas después en la localidad de Pitrufquén, a unos 700 kilómetros de Santiago, en la región de La Araucanía, donde varios encapuchados, que hicieron disparos al aire. incendiaron por completo dos camiones, tres excavadoras y un cargador frontal.

El gobernador de la provincia de Cautín, Mauricio Ojeda, dijo a los periodistas que el vigilante del lugar atacado pudo ver "a cuatro o cinco" individuos encapuchados que tras incendiar los vehículos huyeron en medio de la oscuridad.

Los atentados fueron los primeros cometidos en la zona después de 20 días de calma, enmarcados en una serie de reuniones promovidas por el gobierno entre empresarios y líderes de comunidades mapuches para tratar de poner fin a la violencia rural, que entre enero y julio dejó 28 atentados incendiarios.

En el sur de Chile persiste desde hace décadas un conflicto entre comunidades mapuches que reclaman territorios ancestrales y empresas agrícolas o forestales que las poseen legalmente.

En los últimos años el conflicto ha derivado en episodios de violencia en los que han muerto varios comuneros, policías y agricultores, mientras varias decenas de mapuches han sido procesados y condenados por diversos delitos, principalmente atentados incendiarios.

EFE