Le dispararon en la cabeza, ganó un Nobel y desafió todas las amenazas

Mundo

29/03/2018 11:43

Le dispararon en la cabeza, ganó un Nobel y desafió todas las amenazas

Malala Yousafzai, ganadora del Nobel en 2012, regresó a su natal Pakistán luego del atentado sufrido en 2012.

La ganadora del premio Nobel de la Paz en 2014, Malala Yousafzai, volvió a su Pakistán natal por primera vez luego del atentado sufrido en 2012.

La militante a favor de los derechos de las mujeres en su región habló en Islamabad, donde dio un discurso en la residencia del primer ministro Shahid Khaqan y dijo que su sueño siempre fue volver: "Estoy muy feliz. Aún no puedo llegar a creer que estoy aquí. En estos últimos cinco años siempre he soñado con poder retornar a mi país".

Las autoridades del gobierno de Pakistán se mostraron encantados con su presencia y el mandatario expresó: "Estamos realmente encantados que nuestra joven, que tanto ha hecho por el nombre de Pakistán, esté de vuelta a casa. Todo el mundo le ha expresado su respeto, y aquí también es merecedora de un respeto absoluto".

Malala, que se mueve por Islamadab bajo una importante custodia policial, aún no relevó si visitará si ciudad natal Shangala o Mingora, donde sufrió un intento de asesinato por parte de talibanes paquistaníes al regresar de la escuela.

Hija de un director de escuela y de una madre analfabeta, Malala comenzó su activismo desde un blog con apenas 11 años donde retrataba la violencia y el miedo con el que vivían, lo que la llevó a ganar el Premio Nacional de la Paz.

El 9 de octubre, al regresar de la escuela, un bloque de yihadistas paquistaníes interceptaron un ómnibus escolar, preguntaron por Malala y cuando la identificaron le dispararon en la cabeza.

Exiliada en Inglaterra, donde fue operada y recuperó su salud, trabajó por el derecho a la educación de los niños de todo el mundo y ganó la máxima distinción del premio Nobel junto al indio Kailash Satyarthi.

Actualmente cursa economía, filosofía y ciencias políticas en la Universidad de Oxford.

Luego de ganar el premio Nobel los islamistas radicales del país volvieron a ponerla en la mira y debido a las amenazas no volvió a su país hasta hoy.