La Alternativa y Novick: internas polémicas, crisis y votos perdidos

Por: Danilo Costas

Sociedad

30/03/2019 05:20

La Alternativa y Novick: internas polémicas, crisis y votos perdidos
Federico Irazabal, Mariana Pomies y Eduardo Bottinelli.

Los dos partidos atraviesan una crisis de imagen tras las disputas públicas, perdieron intención de voto, pero tienen una oportunidad.

En menos de diez días dos partidos que preveían tener un tránsito tranquilo hasta las internas de junio, por tener a priori sus presidenciables ya designados, tuvieron crisis intestinas que los dejaron en una situación delicada.

La situación desatada en el Partido de la Gente tras las salidas de Gustavo Zubía y Guillermo Facello dejaron a la agrupación dirigida por Edgardo Novick en el centro de la polémica.

El exfiscal Gustavo Zubía decidió este mismo viernes desvincularse del Partido de la Gente (PG) y se tomará el fin de semana para analizar una posible incorporación a otros partidos, dejando fuera de las opciones a la Unidad Popular, al Partido Independiente y al Frente Amplio.

Las declaraciones de Selva Andreoli -quien a título personal aseguró en Canal 12 que en un mano a mano de balotaje no podría votar a otra opción que no sea el Frente Amplio- le merecieron opiniones en contra dentro de La Alternativa que promueve a Pablo Mieres a la Presidencia apenas días después de presentar la fórmula paritaria.

“Lo de Andreoli fue sorprendente porque, en la primera entrevista que tienen juntos, ella se desmarca del acuerdo que teníamos”, dijo un legislador de ese partido consultado por ECOS.

"Todos los partidos tienen conflictos internos, lo que pasa es que en los partidos más chicos se hacen más visibles. En los partidos grandes las discrepancias internas suelen ser entre un dirigente ignoto y una figura y en los grupos chicos, como en estos casos, es poca gente que hace muchas cosas, por lo que las jerarquías son más cortas y las discrepancias ven la luz más rápido", dijo a ECOS la directora de la consultora Cifra, Mariana Pomies.

Para el director de Factum y Magíster en Sociología Eduardo Botinelli, en el caso de La Alternativa hubo un "desajuste" que le puede pasar factura y sostuvo que en ambos casos el incendio comenzó y se alimentó desde la interna de ambos partidos.

"En el caso del Partido Independiente o de La Alternativa hubo un desajuste entre lo que se piensa y lo que se iba a decir públicamente. Estos dos partidos tienen un problema central y es que, al no competir en las elecciones internas, les cuesta estar en la cabeza de la gente y en los medios de comunicación. Los dos se juegan un partido clave en octubre y desde La Alternativa ya se pronunciaron sobre el balotaje antes de competir. Otro tema es que el Partido Independiente le dio mayor incidencia al comentario porque podía quedar como un desliz a nivel personal, pero dirigentes desde adentro alimentaron el fuego. Daniel Radío dijo ese mismo día que lo peor que le podía pasar al país era que ganara el Frente Amplio otra vez. Entonces, desde la interna de los partidos, se generó el incendio y le tiraron más nafta", dijo consultado por este portal.

El sociólogo y consultor en comunicación política Federico Irazábal coincide con Bottinelli en que la nula competición en las internas les juega en contra.

"Tanto el Partido de la Gente como el Partido Independiente tienen una desventaja central y es que no compiten, entonces no salen por ningún lado. De todas formas cada escenario tiene una desventaja y una ventaja y en este caso es que ambos grupos pueden esperar a que se calmen las aguas porque la competencia de verdad para ellos está en octubre y no ahora. Entonces las disidencias las pueden tratar puertas adentro, bajar la pelota al piso y no destrozarse públicamente en medio de una contienda electoral", dijo el especialista.

Para Pomies los dos partidos están atravesando una crisis pero tienen una oportunidad clara para dejar un mensaje positivo.

"Yo creo que al electorado uruguayo cada vez le molesta más que se prohíban las disidencias y que se imponga a votar por disciplina partidaria. Entonces, en este contexto, creo que el Partido Independiente tiene una posibilidad de dar un mensaje claro sobre la diversidad de opiniones. Si reconocen que son distintos porque es una coalición de diferentes partidos y mantienen la estructura tal cual está, pueden dar un mensaje de unidad y salir airosos de la situación", apuntó.

Para Bottinelli los partidos deben superar rápido el trance porque se generaron una mala imagen tras estas dos disputas mediáticas.

"La Alternativa debe resolver rápido esta situación y no parece razonable que el proyecto se caiga. Si queda claro que deben discutir internamente donde pararse y como hacerlo, para no dar estos pasos en falso. A nivel de la opinión pública los dos quedaron mal parados porque es muy difícil que sean noticia en los medios de comunicación si no tienen una competencia interna y salieron en todos los medios por estas discrepancias. Tuvo mucha más repercusión el problema entre la fórmula Mieres-Andreoli que el lanzamiento de la fórmula misma. El Partido de la Gente directamente no es noticia y vuelve a los medios por el episodio negativo que produce. De todas formas, pese al mal trago, Novick tiene una posibilidad a partir de julio porque ya no se hablará de partidos sino de liderazgos y el Partido de la Gente es muy personalista, por lo que sin Novick no se sostiene", agregó.

Irazábal coincide en esa lectura sobre el Partido de la Gente y dice que, pese al problema común, la estructura de ambos partidos es muy diferente.

"La Alternativa tiene una estructura de coalición pura porque son distintos grupos aunque si uno analiza a fondo hay sectores que se parecen más a proyectos personales que a partidos. Es el proyecto de Amado, el proyecto de Franzini Batlle o el proyecto de Valenti y Andreoli. De todas formas tienen una contención institucional a nivel de partido para resolver las cosas en una asamblea interna. En el Partido de la Gente es Novick quien decide por sí o por no y nunca dejó de ser el partido de Novick. Incluso, hasta la irrupción de Zubía, Novick era el único tipo con peso, reconocimiento y dinero como para sostener y armar un partido desde cero. Está mal que se lo quieran venir a sacar. ¿Quién es Zubía para sacarle el liderazgo de su propio invento? El Partido de la Gente no tiene estructura y hasta su vicepresidente (Facello) puso en duda la convención pidiendo una foto. Es un partido de carácter autocrático", sentenció.

Según los especialistas consultados las divergencias públicas generaron un deterioro en la imagen pero aún es temprano para hablar de una fuga de votos.

"Acá lo que está en cuestión es que cualquier pelea interna te hace perder votos y justo les toca a dos partidos chicos que tomaron la bandera de otra forma de hacer política. Las migraciones de los votos que se pierdan pueden ser diversas. Habrá quienes sigan una personalidad fuerte como Zubía y habrá otros que no sepan para donde agarrar. Si el Partido Independiente gira hacia la derecha el voto de los desencantados del Frente Amplio no los va a capturar y lo mismo pasa con los votantes más de centro-derecha si el bloque se acerca mucho al Frente Amplio", resumió Pomies.

Para Bottinelli los dos partidos ya tienen una afectación a nivel de intención de voto y ese fenómeno responde a no competir en la internas.

"El fenómeno de las internas golpea porque al no tener competencia la gente se interesa menos. Si se analizan las últimas encuestas de nosotros vemos que los dos tuvieron una caída de dos puntos en la intención de voto. El Partido de la Gente pasó de siete puntos a cinco y el Partido Independiente lo hizo de seis votos a cuatro. En el caso del Partido de la Gente la pérdida de votos no se relaciona directamente con estos problemas internos, sino con otras candidaturas que le pusieron una tapa. La candidatura de Juan Sartori le robó votos y la vuelta al ruedo de Julio María Sanguinetti también lo afectó", añadió.

Irazábal fue el más contundente al analizar la pérdida de votos de Novick pero coincidió en los nombres con Bottinelli.

"Novick perdió votos por la consolidación en la campaña de Sartori porque le disputó el mismo espacio. Es un empresario ajeno a los vicios de la política, es un outsider que viene de un mundo más ejecutivo, es más joven y tiene una plataforma política tradicional que lo sostiene como el Partido Nacional. La candidatura y la consolidación de Sartori lo hizo tambalear a Novick y Sanguinetti lo terminó de golpear porque había colorados que integraban el Partido de la Gente al no encontrar un liderazgo fuerte en su partido. Si Novick y Facello se pelean pierden imagen, reputación y credibilidad pero no pierden votos porque ya los perdieron con Sartori y con Sanguinetti", cerró el especialista.