Condenan a 26 años de prisión a femicida de su madre en Malvín Norte

Sociedad

26/03/2019 15:14

Condenan a 26 años de prisión a femicida de su madre en Malvín Norte

El hombre había transformado los últimos 30 años de vida de la anciana en un calvario. Ella vivía un infierno en su propia casa.

La Justicia decretó 26 años de prisión para J.G.F.R., de 55 años, por el asesinato de su madre, en la vivienda que ambos compartían en Malvín Norte, en marzo del año pasado. La fiscal Sabrina Flores pidió que el delito fuera muy especialmente agravado por femicidio, lo que fue aceptado por la jueza.

Este episodio, que saltó a la luz el 16 de marzo de 2018, hizo público lo que los vecinos de la víctima sabían desde hace tiempo y que se arrastraba desde hacía unos 30 años. El ahora condenado había transformado la vida de su madre, que murió a los 86 años, en un calvario a fuerza de golpizas y abusos psicológicos y económicos. Ella era la dueña de casa.

La mujer llevaba anotada en un cuaderno las situaciones en que su hijo la agredía física y psicológicamente. Ya había antecedentes: ella había interpuesto una denuncia por violencia doméstica en 2013.

La última golpiza fue el 16 de marzo de 2013, entre las nueve y las diez de la noche. La ahorcó y la golpeó con sus puños, dejándola en el piso. Luego llamó a su sobrino, nieto de la víctima y pidió ayuda, diciéndole a la mujer se había caído.

El joven, que conocía el trasfondo familiar, llamó a su padre. "Algo le pasó a la abuela", le dijo. Temía que sus pensamientos fueran los correctos. Este hombre, cuñado del asesino, fue a la vivienda de la mujer, encontrándola tirada en el piso, en un charco de sangre. El ahora sentenciado repetía su excusa. Pero la anciana todavía estaba lúcida: "Él me pegó... él me quiso matar...".

Llegó el nieto de la mujer y su novia. Llegó la ambulancia, que la derivó a la mutualista Médica Uruguaya. La anciana repetía a quien la atendía que su hijo la había querido matar. El asesino estaba sentado en la mesa de la cocina, ensangrentado. En un momento, se fue por los fondos de la casa.

Las heridas sufridas por la víctima, de 86 años, eran tales que nunca se recuperó. Pasó casi siete días en el CTI: murió el 23 de marzo de 2018 a las 15.30.

Antes de su muerte, la víctima fue sometida durante treinta años por su hijo. Para la fiscal actuante, la jurisprudencia hacía que este caso encuadrase en el concepto de femicidio, que ocurre en los casos de "odio, desprecio o menosprecio" hacia la mujer por su condición de tal. "Es la privación dolosa de la vida de una mujer cometida por su cónyuge o cualquier descendiente o ascendiente en línea recta o colateral hasta en cuarto grado, hermana, concubina, adoptada o adoptante, o tenga alguna relación afectiva o sentimental de hecho, sabiendo el delincuente esta relación”, fue una de las doctrinas esgrimidas.