Caso Carmelo: no descartan hipótesis de secuestro y solicitaron apoyo

Publicado: 18/01/2019 16:27
Caso Carmelo: no descartan hipótesis de secuestro y solicitaron apoyo

La Fiscal Paola Nebot tomó declaraciones y dijo que todas las hipótesis, incluso la de un secuestro frustrado, están sobra la mesa.

La llegada por el Río Uruguay de un grupo comando que asaltó mediante un copamiento varias viviendas del Club de Campo El Faro disparó todo tipo de hipótesis sobre el móvil de los delincuentes, generó un cortocircuito entre la Policía y la Fiscalía, deslumbró al propio Director Nacional de Policía y activó un reclamo de los vecinos, quienes se quejan de que el río no tiene controles de seguridad y cualquier puede acceder al exclusivo recinto mediante el agua.

Durante este viernes la fiscal a cargo del caso, Paola Nebot, vio desfilar por la fiscalía a varias personas que brindaron su declaración.

"El contenido de las declaraciones es privado y secreto de la investigación, si podemos afirmar que no descartamos ninguna teoría, que estamos reuniendo elementos como para poder seguir una línea más solvente y esperamos el resultado de algunos elementos claves", dijo Nebot en diálogo con este portal.

Según informó ECOS, un grupo de entre cinco y diez personas armadas ingresaron al complejo que gestiona el empresario argentino Eduardo Cantón y se llevaron un botín en dólares.

Fuentes del Ministerio del Interior confirmaron a este portal que la cifra robada fue apenas superior a los 4.000 dólares y eso disparó la hipótesis de que el grupo fue a buscar algo que no encontró.

"Es difícil imaginar que un grupo de delincuentes se prepare tanto, con tanta coordinación y equipamiento para burlar la seguridad de un complejo privado y acceder al interior por el río por 4.000 dólares a repartir entre tantos. Evidentemente buscaban otra cosa y eso es lo que estamos intentando determinar", dijeron fuentes policiales vinculadas al caso.

El propio Director Nacional de Policía, Mario Layera, deslizó que el motivo de la banda sería el secuestro de un importante empresario argentino, algo que fue descartado ayer por la fiscal Nebot.

Consultada luego de la ronda de declaraciones sobre si mantenía la negativa a la teoría policial, la fiscal dijo: "La diferencia entre la Policía y lo que dije yo es que una parte sostiene y casi que afirma que el móvil del copamiento era un secuestro y yo dije que no tengo elementos como para salir a afirmarlo. En teoría estamos analizando todas las hipótesis, todas las teorías razonables están sobre la mesa y para eso aguardamos información, tanto de las declaraciones como de las pericias", afirmó Nebot.

La Jefatura de Policía de Colonia se apoyó en los técnicos de Policía Científica, de efectivos de Prefectura, Interpol y en investigadores especializados de la Dirección Nacional de Información e Inteligencia, una unidad de jurisdicción nacional que se presenta a trabajar en lugares destacados por su complejidad.

El vocero de la Jefatura de Policía de Colonia, Fernando Andino, dijo que se sigue trabajando sobre el campo, que la Policía Científica trabaja en el lugar y que la hipótesis planteada por Layera -sobre el intento de secuestro- está más vigente que nunca.

La Policía Científica tiene mucho por hacer, ya que los agentes incautaron un bolso que tenía ocho pares de esposas, cargadores de balas calibre 243 con 49 balas y un cargador Glock 9 milímetros con 14 proyectiles. Todos esos elementos serán sometidos a pericias y es lo que espera la fiscal para poder avanzar en la investigación.

El origen de los delincuentes también es un misterio y hay dos líneas de investigación paralelas a nivel policial. Una sobre el supuesto de que sean uruguayos y otra sobre que la banda haya llegado a Carmelo desde Buenos Aires.

El ruido de un motor -dato que entregaron los vecinos de las viviendas que sufrieron el atraco- es un indicio que los delincuentes no llegaron caminando por el río sino que lo hicieron mediante una embarcación de porte mediano para poder trasladarlos a todos.

Otro punto que juega en contra de la investigación son los plazos. Según informaron a ECOS, el copamiento fue sobre la medianoche pero el aviso a Prefectura se hizo casi a las cinco de la mañana. Si se tiene en cuenta que la distancia que une a Carmelo de Argentina son 15 minutos en viaje por el río, las posibilidades de un escape exitoso son muy altas.

Incluso efectivos de Prefectura rastrillaron la zona pero no encontraron a nadie.

Vecinos del complejo que prefirieron mantener su anonimato dijeron a ECOS que la seguridad por el río era un punto que reclamaban hace un tiempo y que, al no existir controles de seguridad por ese margen, las viviendas quedan expuestas a que "cualquiera pueda hacer cualquier cosa".