Maldonado: modalidades cambian pero siguen los problemas con jóvenes

Sociedad

16/01/2019 15:03

Maldonado: modalidades cambian pero siguen los problemas con jóvenes

Peleas, consumo de alcohol en menores y concentración en lugares públicos son los aspectos que preocupan a las autoridades.

La detección de venta de bebidas alcohólicas a menores de edad en diferentes comercios de Maldonado durante este verano hizo que la intendencia de ese departamento intensificara los controles.

Desde la comuna señalaron que las modalidades de diversión de los jóvenes cambian cada temporada, pero que se siguen detectando los mismos problemas: consumo de alcohol y drogas, peleas, lugares sin habilitación y concentración en espacios públicos.

Dos temporadas atrás, el problema estuvo centrado en las fiestas privadas sin habilitación que se realizaban, principalmente, en la zona de La Barra. “Ya para el verano pasado, este problema fue erradico debido a que la Junta Departamental aprobó modificaciones en las sanciones por ruidos molestos y fiestas clandestinas. Las multas son muy elevadas”, dijo Jorge Píriz, director general de Higiene y Medio Ambiente de la Intendencia de Maldonado.

Pero, el problema de los jóvenes continúa y para este año se ha centrado en los espacios públicos y fuera de los boliches bailables. “Ahí es donde hemos detectado el consumo de alcohol en menores y también algunas peleas”, señaló el jerarca.

Al iniciar la temporada, la comuna tiene en sus calles a todo su cuerpo inspectivo para fiscalizar este tipo de situaciones. Fue así que notaron que varios comercios estaban vendiendo bebidas alcohólicas a menores de edad.
Ante eso resolvieron reunirse con autoridades del INAU, diferentes direcciones departamentales y de la jefatura de Policía.

Además del control de los inspectores, sanciones y multas a los locales que venden alcohol a menores, se resolvió una mayor presencia policial en algunos puntos estratégicos donde se da la mayor concentración de jóvenes.

“El control policial está sirviendo como disuasivo, con la presencia de policías los jóvenes se van de los lugares. El problema es que se trasladan a otros puntos y tenemos que ir detrás de ellos”, dijo Píriz.

Y agregó: “Las modalidades cambian y los lugares también, pero se siguen dando los mismo problemas. Es por eso que estamos atentos a lo que sucede cada noche”.

El consumo de bebidas alcohólicas en menores de 18 años es algo muy normal, según las autoridades, “pero está prohibido y tenemos que controlarlo”. Según el último relevamiento de la Junta Nacional de Drogas, la edad promedio de iniciación en el consumo de alcohol en Uruguay es a los 14 años.

Además del consumo de alcohol en menores, las autoridades están alerta ante una nueva modalidad que refiere al consumo excesivo de bebidas energizantes. “Si bien estas bebidas son de venta a todo público, excepto para menores de tres años, según indica el Ministerio de Salud Pública, su consumo excesivo genera alteraciones en el comportamiento”, dijo Píriz.

Sunsets que se transforman en fiestas

Las celebraciones que se dan al atardecer son cada vez más frecuentes en los balnearios de Uruguay, y Punta del Este y Maldonado no están ajenos a eso. El problema que detectaron las autoridades es que esos eventos se desarrollan más allá de la hora permitida e incumplen con la normativa.

“Los sunsets deben terminar entre las 11 y las 12 de la noche, pero hemos detectado que algunos están hasta las 3 ó 4 de la mañana. De esa forma dejan de ser sunsets para convertirse en fiestas”, dijo Piriz.

Los otros lugares conflictivos son fuera de los boliches bailables en donde se da una concentración importante de jóvenes. “Lo que hemos hecho es hablar con los dueños de los boliches para buscar la forma de evitar eso. Además de anular aquellas fiestas que no están habilitadas”, dijo el jerarca quien agregó que ya son varias las fiestas que inhabilitaron en lo que va de la temporada.

Tanto como por la realización de fiestas sin habilitación como por la venta de alcohol a menores de edad, existen sanciones económicas importantes. Píriz dijo que las mismas son acumulativas y que pueden llegar a los 10.000 dólares en una noche.

El problema es que, comparado con las ganancias que pueden tener, eso no afecta a los comerciantes. Por eso es que, ante la reiteración, se procede a la inhabilitación preventiva o incluso a la clausura total.

INAU pide la colaboración de la población

La directora de Espectáculo Públicos del INAU, Alejandra Pacheco, informó que en promedio son unas 200 denuncias que se reciben por año ante la venta de bebidas alcohólicas a menores de edad.

Por tal razón, destacó la importancia que tiene la población en ese aspecto y más en la época de verano donde la temporada es acotada, y eso le permite mejoras en su accionar.

Por eso, exhortó a la población a que denuncie este tipo de situaciones. Las vías paras hacerlo son a través de un llamado telefónico al 0800 5050 o mediante el sitio web del INAU.