Preservar las dunas: un desafío de cada verano

Sociedad

12/01/2019 08:37

Preservar las dunas: un desafío de cada verano
MVOTMA

La Dirección Nacional de Medio Ambiente y la Prefectura Naval trabajan fiscalizando para evitar el tránsito de vehículos sobre las dunas.

Con la llegada de miles de turistas, las dunas de la franja costera uruguaya se ven afectadas producto del tránsito de los mismos. Con el programa Dunas Sin Ruedas la Dirección Nacional de Medio Ambiente (Dinama) busca concientizar sobre cómo afecta la circulación de vehículos y las sanciones que se aplican si se detecta esa falta.

Con la temporada ya iniciada, el Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente (MVOTMA) trabaja en conjunto con la Prefectura Nacional Naval para controlar y sancionar a aquellos que ingresan a la playa en vehículos, atravesando las dunas.

“En nuestras salidas, empezamos a identificas que está habiendo un cambio cultural y ahí es donde las políticas públicas terminan siendo efectivas, cuando los propios veraneantes empiezan a cuestionar y denunciar conductas y prácticas como la de acceder con vehículos a la playa”, dijo Alejandro Nario, director nacional de Medio Ambiente.

A pesar de eso, Nario señaló que se han detectado situaciones en diferentes zonas de la costa uruguaya, que tienen la particularidad de ser diferentes según el departamento. Por ejemplo, en Colonia y San José es frecuente ver que se circula por las dunas en vehículos livianos como motos y cuatriciclos, mientras que en el Este se utilizan vehículos de mayor porte como jeeps o camionetas 4x4.

Nario señaló que una problemática que se da todos los años es el desconocimiento de los visitantes extranjeros sobre la normativa. En una primera instancia se los notifica sobre que infracción que están cometiendo y, en caso de reiterarse, se procede a una multa.

En Uruguay, la Ley 19.736, aprobada en 1996, indica que la sanción por transitar en vehículos por las dunas es de una multa de 25 Unidades Reajustables, unos $27.500 aproximadamente. Por cada reiteración, el monto de la sanción podrá incrementarse en un 50%.

Además de la circulación de vehículos, otro de los problemas son las construcciones sobre las dunas, así como también los comercios y lugares de fiestas que son controlados por la Dinama.

El director de la Dinama destacó la relevancia que tienen las dunas como barreras protectoras ante eventos climáticos extremos. “Alcanza ver con qué fuerza afectan los eventos climatológicos en aquellas zonas donde las dunas han sido alteradas por el hombre”, señaló.

Además de no utilizar vehículos sobre las dunas, se exhorta a la población a utilizar los accesos habilitados para ingresar a la playa; proteger la vegetación costera y no utilizarla como leña, ya que ésta permite que la arena se quede en la playa; y no retirar arena, canto rodados o conchillas porque eso acelera la erosión. Esto último también significa una sanción.